El flujo normal del humor acuoso, a través de su vía principal, sigue un trayecto unidireccional que partiendo de la glándula ciliar situada en el cuerpo ciliar, pasa a la cámara posterior, atraviesa el orificio pupilar para llegar a la cámara anterior de donde se evacua a través de dos vías, una de ellas poco conocida y estudiada que es la vía uveoescleral que en condiciones normales supone entre el 10% y el 15% de la totalidad del humor acuoso circulante y la otra, más estudiada que atravesando la malla trabecular, alcanza el canal o conducto de Schlemm del que parten unas venas de desagüe o venas del acuoso que dirigen entre el 85% y el 90% del humor acuoso hacia las venas epiesclerales. (VER IMAGENES)


Regresar al concepto principal