Cont..
                                                                                                 
Resultados y  Discusión

Conociendo la importancia del uso del condón no todos lo utilizan, siendo pocos los que lo hacen siempre (tablas 7 y 8). Al comparar los resultados de la encuesta con el curso 1998-99(5) observamos que a pesar de la cantidad de campañas de divulgación realizados por los medios de difusión masiva estimulando el uso del condón en la prevención de las ITS y el SIDA el número de nuestros estudiantes del sexo femenino que refieren no usar nunca el condón ha incrementado, ya que de un 14,1% en Medicina y un 15,9% en Enfermería en el curso anterior pasa a un 42,6% y un 24%, respectivamente. En el sexo masculino, sin embargo, disminuye la proporción de los que refieren no utilizarlo nunca en Medicina ya que de un 20,4% en el curso anterior pasa a un 3,6%, y aumenta la proporción en Enfermería a un 31,25%.

En cuanto a las vías de transmisión (tabla #5)
observamos con satisfacción que ha incrementado la frecuencia de los integrantes del sexo femenino en ambas carreras y de sexo masculino de medicina que identifican el sexo anal como una de las vías principales de transmisión así como ha incrementado en ambas carreras la proporción de los estudiantes que identifican el sexo oral como una vía de transmisión.
Paradójicamente, en ambas carreras las muchachas identifican con mayor frecuencia, como vía de transmisión, al sexo con penetración sin condón, sin embargo refieren con mayor frecuencia no usar nunca el condón en sus relaciones sexuales.
El aspecto fundamental de esta investigación es la revelación del desconocimiento que tienen nuestros estudiantes del RIESGO a que están expuestos por el grupo al que pertenecen. Estos coinciden con los resultados obtenidos en la aplicación de esta encuesta a estudiantes de Ciencias Médicas de nuestra facultad en el curso precedente y al menos en parte con otros resultados de estudios similares en nuestro país(2,7).
Consideramos que sería muy beneficioso la aplicación de la encuesta a otros grupos de adolescentes y jóvenes, por su utilidad diagnóstico. De hecho esta ya a sido aplicada en otros grupos tales como estudiantes de secundaria básica, estudiantes becados del ISA, sirviendo de base para la elaboración y desarrollo de programas de prevención de salud sexual.
Es evidente la utilidad potencial de la aplicación de la encuesta puesto que puede constituir un instrumento valioso al contribuir a identificar las "necesidades de aprendizaje", especificar en cada centro diagnosticado en la esfera en cuestión, posibilitando así la elaboración de programas de capacitación específicos para cada centro de la comunidad donde se haya aplicado.