TITULO: Música y Medicina .... AUTORES: Arturo Acosta Ortiz y Liubert Videaux Maceo.... Tutor: Alfredo Brooks Monier.

 

 

AUTORES: Arturo Acosta Ortiz

                           Liubert Videaux Maceo

                                             Estudiantes de cuarto año de Licenciatura  en Enfermería

                                 

Hoteles Premium

                    TUTOR: Alfredo Brooks Monier

Técnico en informática

 

 Dirección electrónica: mailto:hff@infosol.gtm.sld.cu

                                           mailto:alfredo@guaso.gtm.sld.cu

Grupo Hotelero GRAN CARIBE

 


RESUMEN

 

Se realizó una revisión bibliográfica sobre el tema de la musicoterapia, así como los efectos que tiene la acción de la música sobre diferentes tipos de pacientes, sobre todo con trastornos mentales. Se abordan las diferentes etapas por las cuales ha pasado la musicoterapia desde nuestros antepasados hasta la actualidad y su repercusión en Cuba.

 

INTRODUCCION

Fue José Martí, , quien en 1878 expresó: “La música es la forma más bella de lo bello, es el hombre proyectado mas allá de sí mismo...”, para mas adelante añadir: “...Gratísima, como un murmullo de libertad y redención”. Y ya ahí, en ese concepto martiano, vemos cómo relaciona a la música como algo capaz de redimir, que es poner termino a alguna adversidad y que por tanto produce bienestar. Pero si tenemos presente que fue Martí quien dijo que donde estuviera lo bello “aparece la luz, la fuerza, la alegría” y al considerar a la música como la expresión máxima de lo bello, está implícito —y explícito, por qué no— que ésta es capaz de producir bienestar ¿alguien lo duda? Pero no todo comienza ahí, sino que tiene, como casi todas las cosas, sus antecedentes, que aquí datan de miles de años. Juliette Alvin (1967), una de las pioneras de esta especialidad científica, la define como  "El uso dosificado de la música en el tratamiento, rehabilitación, educación y adiestramiento de adultos y niños que padecen trastornos físicos, mentales y emocionales". Para otros autores, la Musicoterapia tiene un verdadero sentido psicoanalítico y lo enmarcan dentro de lo psicoterapéutico de inspiración psicoanalítica, que encuadra entre las psicoterapias de corta duración y de activación.  Estudia el complejo sonido - ser humano en un enfoque diagnóstico y lo utiliza para fines terapéuticos, sea este sonido musical o no (1976). El término Musicoterapia se presta a confusión, porque la música en sí no tiene verdadero efecto curativo.

resumen

OBJETIVOS

Ø      Dar a conocer algunos de los efectos de la musicoterapia, así como su repercusión en Cuba.

DESARROLLO

El uso de la música es tan antiguo como el mismo hombre, podemos diferenciar tres etapas en la evolución de este uso.

Primera Etapa Mágica  -  Religiosa

Ya en los papiros médicos egipcios del año 1500 A.C., se hace referencia al encantamiento de la música relacionándola con la fertilidad de la mujer. En la Biblia encontramos como David efectuaba música curativa frente al rey Saúl.  Muchas leyendas, cosmogonías y ritos sobre el origen del universo en diversas culturas, el sonido juega un papel decisivo.

Segunda Etapa Precientífica

Los griegos dieron a la música un empleo razonable y lógico, sin implicaciones mágicas religiosas, utilizándola como prevención y curación de las enfermedades físicas y mentales. En el siglo XV, Ficino se esfuerza por una explicación física de los efectos de la música, uniendo la filosofía, medicina, música, magia y astrología.  Ficino aconsejaba que el hombre melancólico ejecutara e inventara aires musicales. En el siglo XIX, Esquirol, psiquiatra francés, ensayó la música para curar pacientes con enfermedades mentales.  Tissot, médico suizo, diferenciaba la música incitativa y calmante y estimaba que en el caso de epilepsia estaba contraindicada la música.

Tercera etapa Científica

Dalcroze rompió con los rígidos esquemas tradicionales permitiendo el descubrimiento de los ritmos del ser humano, único punto de partida para la comunicación con el enfermo. En Estados Unidos desde la Primera Guerra Mundial, los hospitales de veteranos contrataban músicos como ayuda terapéutica, preparando así el camino par la Musicoterapia.  Esta valiosa experiencia sirvió para que los médicos la tomaran en cuenta y en 1950 se fundó la Asociación Nacional de Terapia Musical. En Inglaterra se fundó la Sociedad de Terapia Musical y Música Remedial dirigida por Juliette Alvin.  Luego cambió su nombre por Sociedad Británica de Musicoterapia que extiende el grado de musicoterapeuta y también edita un boletín mensual.

objetivo

MÚSICA Y MEDICINA. CUBA

 

Nuestros antecesores incorporaron instintivamente la música a sus ritmos curativos que aún en la actualidad, las tribus primitivas la continúan  utilizando en sus artes médicas. La cultura moderna, por su parte, también reconoce la  facultad que tiene para aliviar sus males físicos y mentales.

Se sabe que la música ejerce su acción fisiológica mediante estímulos psíquicos. La música atrae la atención del oyente en tal grado que excluye otros estímulos, inclusive los dolorosos o desagradables, hecho que fue aprovechado por Mesmer, quién recurría a la música de arpa para inducir estados hipnóticos. Aparentemente, el hombre carece de suficiente número de neuronas para responder plenamente a todos los estímulos que llegan simultáneamente. En consecuencia, si la música domina  la atención, el número de neuronas que permanecen sin estimular es insuficiente para que el individuo pueda reaccionar en forma apreciable al dolor o al miedo. La simpatía hacia la música que  se observa en los niños que padecen de autismo parece estar íntimamente relacionada con su trastorno mental. Se plantea por los investigadores que reaccionan a la música con una preocupación profunda y desusada. En algunas personas, ciertos tipos de música parecen provocar descargas corticales que se traducen por convulsiones epilépticas. Se señala en este sentido que la música instrumental y rápida es más peligrosa. Investigaciones realizadas señalan que, en general, la música despierta en los psicóticos reacciones afectivas adecuadas, como en las personas normales, pero los esquizofrénicos y los maníacos cometen más errores que las personas normales y las que sufren de depresión, al identificar el tono de una composición musical. El miedo a las operaciones constituye con frecuencia una fuente de trastornos emocionales en pacientes hospitalizados, aun en casos de cirugía menor. Por su acción calmante, la música es un recurso valioso en la preparación preoperatoria del paciente, aunque se señala que es importante elegir el tipo de música, pues pueden obtenerse resultados opuestos a los deseados.

CONCLUSIONES

La posición del médico con respecto a la música es muy singular: no solo se interesa en esta por placer personal sino también por su utilidad terapéutica. Muchos médicos se dedican activamente a la música. Nadie duda de los efectos de la música sobre los diferentes estados de ánimo, hasta dónde llegan sus efectos, quizás aún no se sepa, pero muchos han acudido a ella en momentos difíciles. El trovador cubano, Silvio Rodríguez, lo definió muy bien, en su canción titulada “Soy como soy” al decir: “Se que hay dolores que no curarán ni la más esmerada canción...” ¿Le reconocemos también efecto limitado? Tema para meditar y reflexionar, espero que saquen sus propias conclusiones.

 

BIBLIOGRAFIA

1.      http://www.encolombia.com

2. Revista cubana de medicina.( Música y Medicina), Volumen 23 Número 2  Diciembre –1997

 

 

       RESUMEN    INTRODUCCIÓN    DESARROLLO   OBJETIVOS    CONCLUSIONES  BIBLIOGRAFIA