boton2.jpg (4296 bytes)

El entorno sociopsicológico de las pacientes con cáncer de mama.

Autoras: Neyvis Pérez Expósito.

Mireisy Mesa Villalonga.

Alumnas de 2do Año de la carrera de Medicina.

Tutoras: Lic. María Teresa Abreu García.

Lic. Elsa Regalado Miranda.

RESUMEN:

Se realizó una revisión bibliográfica con el objetivo de profundizar en los aspectos psicosociales que influyen en los pacientes con cáncer de mama así como en los factores orgánicos, psicoemocionales y socioculturales que interfieren en su vida sexual. Resaltamos el papel que debe desempeñar el profesional de la salud ante esta patología y lo referente a la calidad de vida. La bibliografía consultada nos permite afirmar que la mayoría de las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama sufren un fuerte impacto emocional ante esta situación de amenaza, presentando diversas respuestas emocionales. Para adaptarse de nuevo a su cotidianeidad ponen en marcha estrategias de afrontamientos, pudiendo ser adaptativas o desadaptativas para ellas. El apoyo espiritual que le pueda brindar el médico a estas pacientes se torna imprescindible para satisfacer sus necesidades. La dedicación y la confianza que le inspire el profesional de la salud son elementos que ayudan a devolverle los deseos de vivir y a superar las inhibiciones en la esfera de la sexualidad.

INTRODUCCIÓN:

La oncología se ha transformado en los últimos 40 años, de ser un grupo diverso de enfermedades "huérfanas", atendidas solo por el cirujano y causantes de gran desaliento entre la mayoría de los médicos, en una disciplina compleja y fascinante cuya fuerza principal deriva de una sociedad elemental formada por especialistas en medicina, cirugía, pediatría, patología, radioterapia, psiquiatría y otras. A lo sumo, la oncología ha señalado el camino hacia una comprensión de la variabilidad biológica del cáncer y del éxito que se puede alcanzar a través de una terapéutica multimodal coordinada. (1)

El cáncer de mama es la enfermedad maligna más frecuente y la primera causa de muerte por cáncer en el sexo femenino, representa el 18.4 % de todas las localizaciones. Esta situación varía considerablemente entre distintas regiones del mundo. Estas variaciones en la distribución geográfica del cáncer de mama se han asociado a diferentes factores sociodemográficos como son la raza, la clase social, el status marital y la región de residencia. El cáncer de mama es más común en las mujeres solteras que en las casadas, en las zonas urbanas que rurales y en las mujeres que poseen un status social elevado. Se plantea que 1 de cada 10 mujeres desarrollará la enfermedad durante su vida. Su aparición está asociada a diversos factores entre los que sobresalen una predisposición genéticas, mutaciones y proliferación en respuesta a hormonas y factores de crecimiento. (2)

Una de las características epidemiológicas más importante es la aparición de este cáncer en miembros de una misma familia, surgiendo así el concepto de "cáncer hereditario" para definir aquellas familias que presentan múltiples casos de cáncer mamario en diferentes generaciones, así como su debut en edades tempranas, por debajo de 40 años. (2)

El cáncer de mama entra dentro de las enfermedades crónicas no transmisibles. Las repercusiones a todos los niveles (físico, psicológico y social) que tiene la enfermedad obliga a plantear el abordaje de la misma desde una perspectiva multiprofesional (médico, psicólogo, trabajador social) abarcando no solo el momento del diagnóstico o el manejo de los tratamientos, sino también después de los mismos, cuando la persona tiene que afrontar de nuevo su cotidianeidad. (3)

Por esto, el médico debe ser consciente del estigma social que dicho individuo sufre y de los efectos potenciales que esta marca tiene sobre sus relaciones, su vida laboral y la sensibilidad misma del paciente. (3)

Cuando el estigma se convierte en el proceso activo social que denominamos estigmatización, el estrés que debe soportar el paciente puede ser insoportable, más que suficiente para causarle depresión, pérdida del apetito, decaimiento, mala tolerancia y quizás mala respuesta a los tratamientos médicos. (4)

Hemos tenido la posibilidad de interactuar con pacientes que padecen esta enfermedad y a pesar del largo camino que nos queda por andar, sentimos la necesidad del apoyo espiritual que tienen estos pacientes y lo imprescindible que se torna para ellos la actitud del profesional de la salud para que puedan alcanzar el equilibrio emocional que tanto necesitan.

Por todo lo antes expuesto, en el presente trabajo nos proponemos profundizar en el estudio de los factores psicosociales que influyen en los pacientes con cáncer de mama, así como en los factores orgánicos, psicoemocionales y socioculturales que intervienen en su vida sexual destacando el papel del profesional de la salud ante esta patología y lo referente a la calidad de vida.

OBJETIVOS:

MATERIAL Y MÉTODO.

Se realizó una revisión bibliográfica utilizando técnicas automatizadas en una microcomputadora Pentium. También se obtuvo información del Departamento de Programas de Control del Cáncer perteneciente al Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología.

DESARROLLO:

ASPECTOS PSICOLÓGICOS DE LA MUJER DIAGNOSTICADA DE CÁNCER DE MAMA.

Todas las personas ante una situación de amenaza sufren un fuerte impacto emocional, que se manifiesta en numerosas y variadas respuestas emocionales que le permiten a la persona poder aceptar y adaptarse a la situación. Tanto el diagnóstico de cáncer como la extirpación de la mama, son dos situaciones de amenaza(3).

RESPUESTAS EMOCIONALES MÁS FRECUENTES:

Miedo,ansiedad,tristeza,depresión,angustia,rabia,ira,apatía,llanto,abatimiento,desesperanza.

Las reacciones emocionales en estas situaciones de amenaza son normales y no se consideran patológicas salvo que su duración, intensidad o frecuencia, sean excesivas e interfieran en el funcionamiento de la persona. (3)

ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO:

Todas las personas ponen en marcha distintas estrategias de afrontamiento para poder hacer frente ante las situaciones de amenaza y conseguir el control emocional: (3)

Algunas de estas estrategias son adaptativas ya que favorecen la adaptación y superación de la situación pero otras son desadaptativas. (3)

El mecanismo de afrontamiento más adaptativo es el espíritu de lucha, que implica varias estrategias de afrontamiento activo con la intención de modificar y solucionar el problema, incluye acciones directas para intentar paso a paso el afrontamiento de la situación. (3)

EJEMPLOS:

FACTORES SOCIALES QUE INFLUYEN EN LA VIDA DEL PACIENTE CON CÁNCER DE MAMA.

El entorno social en el que las personas se relacionan entre sí es especialmente importante para el paciente con cáncer. El trabajo, la escuela y la comunidad son lugares claves que ejercen una influencia significativa que debe tener en cuenta el profesional de la salud. Todos los miembros de estos entornos reaccionan ante los demás y se influencian mutuamente. Cuando a uno de los miembros de este entorno se le diagnostica cáncer y se enteran los demás, los comportamientos en la escuela o en el lugar de trabajo cambian. Esto se debe no solo a que están influenciados por las personas que participan en ellos sino también por los valores culturales. De ahí que estos entornos se conviertan en emplazamientos ideales donde puede observarse una conducta positiva y negativa, de apoyo y estigmatización. (4)

RELACIÓN PACIENTE- FAMILIA-MÉDICO.

Los objetivos de interés humano en la oncología están muy vinculados con los de orden terapéutico y científico. Los médicos, enfermeras y demás personal de salud desean curar al paciente o mejorar su estado para que alcance su destino como ser humano de la mejor manera posible. Para esto, hay que percibir las necesidades específicas de cada enfermo y su familia, y conocer el ambiente social del que provienen y al que deben volver. El médico les ayuda a preservar su dignidad, conocer sus debilidades y negarse ante cualquier tipo de frustración, animadversión o amistad excesiva que ponga en peligro la capacidad de decisión en favor de los mejores intereses del paciente. (1)

El paciente con cáncer y su familia enfrentan momentos sumamente difíciles. Necesitan un médico que sea positivo, honesto, compasivo, comprensivo, accesible, comunicativo y muy bien informado. Aunque el paciente con cáncer sabe que son muchos los médicos que participan en su atención, prefiere y necesita saber que hay un profesional en particular que asume la responsabilidad final de sus necesidades. (1)

Es importante que el médico le oriente a estas pacientes que existe la posibilidad de la cirugía reconstructiva, la que puede ser inmediata o tardía, con el objetivo de mejorar la estética, factor importante que influye en su calidad de vida.

Aún cuando el paciente se encuentre en la fase tardía de su enfermedad, en su casa, junto a sus seres queridos necesita el apoyo profesional ya sea mediante llamadas telefónicas o visitas a domicilio. (1)

LA SEXUALIDAD EN PACIENTES CON CÁNCER DE MAMA:

El tema de la sexualidad en pacientes con cáncer ha sido tradicionalmente poco tratado en la literatura especializada a pesar de que constituye una preocupación real y vigente en muchos enfermos a consecuencia directa de la enfermedad, de los tratamientos o del impacto emocional que ambas generan, que pueden exacerbar crisis o problemas de pareja preexistentes. Además, constituye un desafío para los profesionales que atienden a estos enfermos, al tratarse de un tema íntimo, de delicado manejo, que requiere de determinadas habilidades de exploración y tratamiento. (5)

Son numerosos los factores relacionados con el cáncer que puede interferir con la vida sexual del paciente y de su pareja. Síntomas y consecuencias de la enfermedad, como la anemia y la anorexia, pueden provocar debilidad y dificultar la actividad sexual, otras veces los tratamientos utilizados (drogas, radioterapia, intervenciones quirúrgicas) pueden producir efectos similares y hasta limitar considerablemente las relaciones sexuales. Sin duda, los factores de orden psicológico (creencias, impacto emocional de la enfermedad, motivaciones y afrontamientos) tienen gran importancia en la aparición de dificultades de orden sexual. La aparición de la enfermedad es un acontecimiento que puede generar temores, angustias y expectativas que empiezan a deteriorar la personalidad, con la reducción consecuente de las necesidades, motivos e ilusiones de la persona que la sufre. Ciertas secuelas quirúrgicas pueden producir trastornos de la imagen corporal, sentimientos de desagrado hacia sí mismo y hacia la pareja. Pero la sexualidad sigue siendo una necesidad de esa persona enferma, aún en estadios terminales y aunque disminuye el interés por el coito, se mantiene presente el deseo de proximidad y contacto físico que puede adoptar diversas modalidades de presentación. (5)

El poco deseo sexual es quizás la más compleja de todas las disfunciones sexuales. Algunos medicamentos antieméticos y opioides elevan los niveles de prolactina y ello disminuye los deseos sexuales. El síntoma de la esfera sexual más sobresaliente es la reducida lubricación y expansión vaginal, con un coito seco y doloroso. Con frecuencia la mujer presenta lastimaduras en la región vaginal y vulvar después de la actividad sexual. La atrofia vaginal particularmente severa que se presenta en las mujeres con cáncer de mama tratadas con antiestrógenos que provoque irritación uretral recurrente, una fuente frecuente de dispareunia. (5)

En los primeros días luego del diagnóstico, una mujer necesitará más que nunca la atención de su esposo o pareja, también él tendrá que tratar con el cáncer un día tras otro. Tras la mastectomía, la mujer y su cónyuge deben tratar de reducir sus inhibiciones sexuales, y hablar abiertamente sobre sus ansiedades. No puede darse un consejo único, ya que cada mujer es única y tiene una relación única con su pareja. Hay mujeres que han empezado una relación duradera, por primera vez, luego de una operación por cáncer de mama. (5)

Al apoyarnos en la familia, especialmente en el cónyuge, al involucrarlo como un agente estabilizador de la felicidad familiar, y a la vez propulsor del cambio necesario ante las nuevas situaciones, garantizaremos un tratamiento más integral y abarcador, que desborde la sexualidad y permita alcanzar niveles superiores de bienestar, satisfacción y felicidad. Luchar por ello no es una utopía, es una meta alcanzable para la superación de problemas sexuales en el marco de una relación armónica y crecimiento espiritual. (5)

FACTORES QUE INFLUYEN EN LA CALIDAD DE VIDA.

La calidad de vida es un concepto subjetivo y multidimensional cuya definición es polémica. Algunos autores consideran que comprende tres dimensiones: la física, la psicológica y la social. La dimensión física incluye aspectos de la vida cotidiana y de la sintomatología clínica (dolor y fatiga), así como aspectos relacionados con el trabajo y la recreación, la dimensión psicológica se relaciona con el estado anímico (la depresión y la ansiedad), con las funciones cognitivas (memoria y concentración) y con el sentimiento de bienestar. Por último la dimensión social comprende la participación del paciente en las actividades sociales y familiares, sus relaciones de género y su vida profesional. (6)

Al considerar la calidad de vida referida a sujetos enfermos se enfatiza en la integración de la enfermedad a la vida cotidiana del paciente, y en el grado de satisfacción de éste con su condición actual, sin tomar en cuenta la opinión del médico la de otros profesionales de la salud. Es importante no confundir la calidad de vida con la salud, puesto que, aunque sus evaluaciones se complementan, son de naturaleza esencialmente diferente. (6)

Toda la situación patológica interfiere de manera particular con la capacidad del individuo para satisfacer sus necesidades. La calidad de vida guarda una relación directa con la medida en que dichas necesidades son satisfechas. (6)

Las persona suelen asociar la enfermedad neoplásica, quizás más que cualquier otra enfermedad grave, con el temor a la muerte, la lesión corporal, la pérdida de la autonomía, recidivas, desamparo, pérdidas de capacidad, valor social, atractivo físico, autoestima, independencia económica, posibilidad de desempeñar su anterior papel en la sociedad y de la respuesta social. (6)

Estas preocupaciones sobre la calidad de vida, en la práctica se manifiestan en forma de preguntas que el paciente normalmente realiza por ejemplo: (4)

Estos son factores que conducen a una reducción de las fuentes positivas de la calidad de vida y a un notable incremento de la ansiedad, la incertidumbre ante el futuro y otros estados de malestar. (6)

CONCLUSIONES:

Tanto el diagnóstico de cáncer como la extirpación de la mama, son dos situaciones de amenaza que conllevan a un fuerte impacto emocional que se manifiesta en numerosas respuestas emocionales como son: Miedo, ansiedad, tristeza, depresión, angustia, rabia, ira, apatía, llanto, abatimiento, desesperanza. Para conseguir el control emocional todas las pacientes ponen en marcha distintas estrategias de afrontamientos. Algunas de ellas son adaptativas y otras desadaptativas. El entorno social en el que se desenvuelven ( familia, escuela o centro de trabajo y la comunidad ) ejercen una influencia significativa sobre ellas. Varios factores interfieren con la vida sexual del paciente y de su pareja como son: La anemia, la anorexia, drogas, radioterapia, intervenciones quirúrgicas, medicamentos antieméticos y opioides, antiestrógenos, creencias religiosas, impacto emocional de la enfermedad, motivación y afrontamiento. Estas pacientes necesitan un médico positivo, honesto, compasivo, comprensivo, accesible, comunicativo y muy bien informado para que ellas y su familia puedan enfrentar los difíciles días después del diagnóstico. El médico tiene que percibir las necesidades específicas de cada enfermo y su familia así como conocer el ambiente social del que provienen y al que deben volver. Las personas asocian la enfermedad neoplásica con el temor a la muerte, la lesión corporal, la pérdida de la autonomía, recidivas, desamparo, pérdidas de capacidad, valor social, atractivo físico, autoestima, independencia económica, posibilidad de desempeñar su anterior papel en la sociedad y de la respuesta social. Estos son factores que conducen a una reducción de la calidad de vida de estos pacientes.

Actualmente se trabaja para mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer: Reduciendo al mínimo el dolor que provoca dicha enfermedad, mejorando la estética de estas a través de la cirugía reconstructiva que puede ser temprana o tardía y luchando porque vivan el tiempo que les queda con el menor número de limitaciones posibles.

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Cecil,Loeb.: Tratado de Medicina Interna; 20 edición.1996. vol 2. Pág 1157.
  2. Gonzáles,Sofía.et al.:Revista Cubana de Oncología. 1998; 14 (1): 22-23. (De su versión virtual.)
  3. Tomado del Congreso La lucha contra el Cáncer. 1999. Madrid. España. Dpto de Progrmas, INOR,C. Habana.
  4. Rosenberg: Principios y práctica de oncología. Vol 1. 1990. 247-248.
  5. Grau,Jorge.et al.:Revista Cubana de Oncología. 1999; 15 (1): 49-65. ( De su versión virtual.)
  6. Lugo,Josefina.et al.:Revista Cubana de Oncología. 1998; 14 (3): 161-70. ( De su versión virtual.)