boton1.jpg (4199 bytes)

FACTORES SOCIOPSICOLÓGICOS EN EL ASMA BRONQUIAL.

        Autores: Yenisey Pérez Lobaina

Anmel Sánchez González

Alumnos de 2do Año de la carrera de Medicina

Tutores: Lic. María Teresa Abreu García

Lic. Elsa Regalado Miranda

Resumen

El asma bronquial es una enfermedad crónica no transmisible cuya causa no está muy bien estudiada. El papel que juegan los factores psicológicos y sociales, así como la cascada de hechos que estos provocan hasta desencadenar las crisis aún son un terreno poco explorado. En este trabajo damos a conocer diferentes teorías planteadas por fisiólogos y psicologos con relación a esta enfermedad. Se da a conocer las caracteristicas de una paciente asmática con el objetivo de encontrar factores sociopsicológicos específicos capaces de favorecer el desencadenamiento y/o el empeoramiento de sus crisis de asma; para ello se le realizó una entrevista y se investigaron aspectos tales como: el modo de vida familiar, el estilo de vida y las caracteríticas psicológicas de la paciente.

INTRODUCCIÓN

Es habitual encontrar que un sujeto con limitaciones físicas o afecciones crónicas desarrollen diferentes actitudes ante su enfermedad. Unos por una parte se sumergen en sus vivencias orgánicas, otros buscan refugio en el trabajo o ignoran su enfermedad. Estas actitudes no dependen tanto del grado de limitación física sino del grado de ajuste psicológico y de la repercusión de la enfermedad sobre el individuo.(1)

El asma bronquial es una enfermedad crónica de las vías respiratorias circunscrita principalmente a los bronquios de pequeño y mediano calibre, acompañada de hipersecreción y edema de la mucosa ocasionando una marcada reducción de la luz bronquial.(1) Clínicamente se manifiesta por episodios paroxísticos de disnea, tos y sibilancias; se presenta por episodios, alternándose periodos de exacerbación aguda con otros asintomáticos.(2)

Las variables psicológicas específicas y cómo éstas se implican en el control, frecuencia y severidad de las crisis, son aspectos insuficientemente estudiados y demostrados en la literatura, básicamente porque los mecanismos psicológicos son difíciles de medir, además, suelen ser específicos e individuales a partir de su sistema de vínculos, experiencias y memorias condicionadas.(3)

El primer intento de explicar el comportamiento de los factores psicológicos de esta enfermedad lo hicieron los seguidores de la Escuela Psicosomática Norteamericana que, partiendo del modelo psicoanalítico, comparan el ataque de asma con el ataque de llanto de un niño, que al verse frustrado o castigado, o que por miedo o terquedad, llora en forma de acceso, hasta que se produce una real dificultad respiratoria. En ambos casos, el "ataque" constituye una descarga de tensiones acumuladas.(3)

Weiss, considera que el ataque de asma equivale al llanto por la madre, a una no resuelta o excesiva dependencia de la figura materna y a la ansiedad de separación de ésta. También otro psicoanalista, Tallaferro, explica que los desórdenes respiratorios son expresión de conflictos durante la fase oral del desarrollo de la libido.(3)

La teoría córtico-visceral, desarrollada a partir de las investigaciones de Pavlov y Bykov centra su explicación en un sistema de respuestas condicionadas, formadas a lo largo de la experiencia vital del individuo asmático, especialmente miedo, asociado a experiencias negativas o de amenaza vital en relación con la enfermedad.(3)

Faulkner, usando el broncoscopio, estudió el efecto sobre los bronquios de los distintos estados emocionales. Los estados de inseguridad y frustración producen espasmos y estrechamiento de la luz bronquial, en tanto que estados placenteros inducidos por sugestión, los dilatan.(3)

MacFadden y colaboradores (1969), demostraron que el 50 % de un grupo de pacientes desarrollaba una resistencia aumentada de las vías respiratorias cuando se les sugería que estaban inhalando un broncoconstrictor, mientras inhalaban solución salina. Este ejemplo demuestra la unidad funcional del SN que coordina e integra la información y regulación neurovegetativa del SN autónomo y el central a través del hipotálamo, los mediadores hormonales y neurotrasmisores específicos que traducen los significados emocionales en pensamientos capaces de provocar respuestas fisiológicas y viceversa.(3)

Actualmente comienza a utilizarse con mucha fuerza el término "medicina conductual o del comportamiento" que relaciona el funcionamiento orgánico y el fisiológico como una unidad de interinfluencia y relación mutua, incluyen no sólo las enfermedades psicosomáticas, sino también aquéllas en que supuestamente los factores psicológicos no tienen un rol etiológico, vincula disciplinas como la inmunología y la endocrinología. El sistema inmunológico del organismo, su baluarte defensivo, puede ser afectado desde el punto de vista del comportamiento, conduciendo al aumento o disminución de la susceptibilidad a las enfermedades.(3)

Estudios realizados en la Universidad de Rochester, han demostrado que, en efecto, el sistema inmunológico puede ser condicionado con procedimientos clásicos de condicionamiento, como los utilizados por Pavlov.(3)

Conocemos un camino directo entre la mente y la inmunidad a través de las conexiones anatómicas que comunican al cerebro directamente con órganos tales como el bazo y la glándula del timo. También, las secreciones hormonales -inducidas por patrones emocionales y del pensamiento- proporcionan un segundo camino entre la mente y el cuerpo a través del flujo sanguíneo.(3)

Los fisiólogos han demostrado la mediación de reflejos vagales aumentados en el asma, provocados por factores psicológicos y han podido bloquear ataques de asma de esta naturaleza con atropina; ya sabemos que las fibras musculares de los bronquios reciben una doble inervación autónoma, impulsos vagales que producen contracción e impulsos simpáticos que producen relajación. Asimismo, se ha demostrado que la hiperactividad bronquial puede ser también provocada por estímulos psicológicos, traducidos en el sistema nervioso central, mediante una actividad parasimpática aumentada.(3) (Ver siguiente esquema)

Todos estos estudios e investigaciones intentan explicar la inserción de los factores psicológicos en la causa del asma bronquial y como tal hay que estudiarlos en cada caso pues actúan como desencadenantes de la crisis (rol etiológico), empeoran las crisis (rol en el curso y evolución de la enfermedad) o resultan de las vivencias negativas asociadas a la enfermedad (rol pronóstico). También condicionan a la persona enferma de asma, activan cada vez un sistema de miedos irracionales de base objetiva en experiencias traumáticas anteriores y dificultades reales enfrentadas con anterioridad, que van determinando los mecanismos de adaptación del individuo y lo dejan paralizado y cada vez más vulnerable. Si estos síntomas inicialmente reactivos y funcionales se estabilizan, las posibilidades del éxito de la intervención psicológica se ven reducidas.(3)

El estudio psicológico del asmático para diagnosticar el proceso de enfrentamiento a la enfermedad y poder reeducarlo en el mejor control y adaptación a la misma, cobra especial importancia en el estudio integral de la enfermedad. Se deben evaluar sus resultados sin olvidar que esta enfermedad de origen multifactorial debe ser tratada también con este enfoque sin sobrevalorar, ni desdeñar ningún aspecto, para poder ofrecer una mejor calidad de vida a nuestros pacientes, para enseñarlos a optimizar sus capacidades residuales y a no vivir atrapados por el miedo a la enfermedad o estigmatizados por ésta.(4)

Teniendo en cuenta lo planteado anteriormente, decidimos realizar un estudio a una paciente asmática haciendo énfasis en los factores psicológicos y sociales que acompañan su enfermedad.

OBJETIVOS

MATERIAL Y MÉTODO

Estudiamos una paciente que padece de asma bronquial grado III a la cual se le realizó una entrevista con vistas a obtener información acerca de los factores psicológicos y sociales que influyen en el desencadenamiento y/o empeoramiento de su enfermedad. Para ello se analizaron aspectos como:

  • Modo de vida
  • Necesidades y motivos
  • Estados afectivos
  • Temperamento
  • Eventos de importancia en su desarrollo ontogenético.

ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Paciente SCPG de sexo femenino, de 63 años de edad.

Estado civil: casada.

Grado de escolaridad: 4to grado.

Enfermedad crónica a estudiar: Asma Bronquial (grado III).

Otras enfermedades: Hipertensión arterial, artrosis, úlcera duodenal, hernia discal.

Área de salud a la que pertenece: Policlínico Héroes del Corynthia. C. Habana.

  1. Modo de vida:
# EDAD SEXO ESCOLARIDAD 0CUPACIÓN POSICIÓN EN LA DINÁMICA FAMILIAR
1 70 Masculino Bachiller Jubilado Jefe de núcleo
2 63 Femenino 4to grado Jubilada Esposa(paciente)
2 31 Masculino Secundaria Básica Estibador Hijo
3 26 Masculino Bachiller Militar Hijo
4 10 Femenino --------- Estudiante Nieta

Las relaciones entre los componentes de la familia son buenas excepto cuando el hijo mayor llega embriagado a la casa y provoca malestar familiar. Muchas de las crisis de asma de nuestra paciente, son precedidas por eventos familiares de esta índole.

Oscila dentro de límites normales.

Teniendo en cuenta que la casa posee un solo cuarto donde duermen todos los que allí conviven llegamos a la conclusión de que existe hacinamiento. Es importante destacar el papel de esta variable en la profilaxis y manejo de las crisis de asma. Ya que el hecho de dormir varias personas en la misma habitación, limita la adecuada circulación de aire en la misma.

El apartamento se encuentra ubicado en un cuarto piso. Buenas condiciones materiales.

Refiere tener poco tiempo libre que aprovecha para descansar. Si tuviera más tiempo libre le gustaría ir al cine.

Imposibilidad para limpiar, caminar con mucho sol, subir escaleras y refiere pereza durante el día como consecuencia de la tos, la rigidez del tórax, los dolores o los problemas para respirar que le impiden un buen sueño durante la noche.

Poca relación con el médico de familia ya que dice que éste nunca se encuentra. Acude al Policlínico sólo en caso de crisis de la enfermedad (el Policlínico se encuentra a ocho cuadras de la casa) y mantiene buenas relaciones con su alergista en el hospital "Calixto García".

No fuma, no bebe ni toma café, pero posee hábitos medicamentosos producto de su enfermedad (cortisona, aminofilina, salbutamol).

Su esposo y su hijo mayor fuman cigarrillos y tabaco respectivamente por lo que podemos considerar a la paciente como fumadora pasiva y por tanto tener en cuenta la incidencia del humo del cigarro en su enfermedad.

El hijo mayor además ingiere bebidas alcohólicas frecuentemente.

Toma infusiones de cordobán, romerillo y eucalipto.

Fue sometida a peritaje médico pero se dedica al cuidado de niños pequeños como trabajadora por cuenta propia. Se siente satisfecha con esta labor y explica que con ella le hace un bien a las madres necesitadas.

Lleva 50 años de matrimonio. Plantea no tener relaciones sexuales hace varios años debido a la edad que poseen y que el asma también le ha afectado, pues por las noches casi siempre está agitada y poco a poco fue evitando esta actividad. Nos impresiona que esta es un área conflictiva en la vida de la paciente, donde existen abundantes prejuicios. No profundizamos mas en la misma ya que la paciente al tocar este aspecto se mostró significativamente hermética y decidimos dejar la exploración mas profunda de la misma para cuando estemos en 3er año y contemos con mayor cantidad de conocimientos para realizar dicha exploración.

  1. Análisis psicológico:

La paciente posee un temperamento sanguíneo (dinámica, alegre, transparente, con facilidad para las relaciones interpersonales, entusiasta). Entre las cualidades volitivas de su personalidad puede considerarse como independiente, perseverante, con autodominio. Se caracteriza por ser cariñosa, solidaria, sincera noble. Reconoce estar un poco pasada de peso pero refiere sentirse a gusto con su figura.

Entre las necesidades objetivas predomina la relacionada con la esfera de la salud (ella explica la necesidad de un equipo eléctrico para darse el aerosol en su casa pues cada vez que va al policlínico [al cual acude solo en caso de crisis de la enfermedad] al regresar a su casa [camina ocho cuadras y sube hasta un tercer piso] el asma reaparece). Lo mismo sucede con las necesidades subjetivas y el mejor ejemplo es cuando la paciente asiste al alergista periódicamente aún cuando no tiene asma.

Su hijo mayor bebe con frecuencia producto de una desilusión amorosa que tuvo en el pasado, lo que le ocasiona a la paciente un sentimiento de malestar que la desequilibra emocionalmente.

La estructura jerárquica de motivos nos muestra en primer lugar motivos referentes al deber familiar, la felicidad personal y la salud.

Sus características están acordes con el grupo etáreo al que pertenece. Existen cambios biológicos con modificación de los caracteres sexuales secundarios, pérdida de la menstruación, etc. Desde el punto de vista psíquico existe una mayor lentitud en los procesos de aprendizaje, disminución de las facultades intelectuales, disminución de la atención, mayor sensibilidad a la fatiga y disminución del apetito sexual.

CONCLUSIONES

Los fisiólogos han demostrado que la hiperactividad bronquial puede ser también provocada por estímulos psicológicos y sociales (sugestión, reactivación de condicionamientos pasados, pensamientos, etc.) traducidos en el Sistema Nervioso Central, mediante una actividad parasimpática aumentada que a su vez aumenta la hiperreactividad bronquial y provoca una hiperventilación de origen psicológico, asociado a estados emocionales resultantes de la influencia de tales estímulos. La hiperventilación conduce al enfriamiento de las vías aéreas y a su sequedad, así como posiblemente a una mayor entrada de alergenos y elementos irritantes, presentes en el aire, todo lo cual es capaz de producir broncoconstricción en sujetos asmáticos susceptibles, ésta exacerbará a su vez la hiperventilación, entonces se añade un componente fisiológico y se establece así un círculo vicioso continuo y la crisis de asma.(3)

Los estados de inseguridad y frustración producen espasmos y estrechamiento de la luz bronquial, en tanto que estados placenteros inducidos por sugestión, los dilatan.(3)

En el caso de la paciente que se investigó consideramos de interés los siguientes aspectos:

  • La exacerbación de las otras enfermedades que padece provoca una tensión emocional.
  • Hacinamiento.
  • El perro que vive en su casa.
  • La lejanía del policlínico y la altura del apartamento.
  • Poca utilización del tiempo libre.
  • El humo del cigarro. Que traduce poco apoyo familiar en este aspecto, ya que fuman delante de ella.
  • El desequilibrio emocional que le provoca el hijo mayor cuando llega ebrio.
  • La dependencia psicológica a los medicamentos.

Todos estos aspectos provocan en determinadas circunstancias el desencadenamiento de crisis de la enfermedad.

En cuanto a las necesidades vemos que la paciente pone en primer lugar las necesidades relacionadas con la salud, puesto que el viaje al policlínico es un obstáculo para su mejoría.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Castañeda Alonso, Olga L. Algunas consideraciones psicológicas del asma bronquial. Tesis para optar por el título de especialista de 1er grado en MGI. C.Habana. 1991.
  2. Harrinson. Principios de Medicina Interna. 11na Edición. Editorial Interamericana. Pág 1305. 1990.
  3. Rodriguez,G.; Rodríguez,J.C.: Factores psicológicos del asma bronquial. Rev.Cub.Med.35(1). Enero-Abril, 1996.
  4. http://www.el-mundo.es/salud/534/index.html.Fuente Washington, septiembre.8/99(EFE).