Título: Estudio Morfológico en el Tratamiento Radiante del Adenocarcinoma Uterino.

Temática: Enfermedades crónicas no transmisibles.

Autores: 1-. Yoel Orozco Muñoz.

2-. Fe Dora Peñate Tamayo.

Tutora: Dra. Ada Aparicio. Especialista de 1er grado de Anatomía Patológica.

Año: 2002.

Institución: Instituto Superior de Ciencias Médicas¨ Serafín Ruiz de Zárate Ruiz ¨. Santa Clara. Villa

Clara.

Especialidad: Medicina.

Correo Electrónico: calemil@capiro.vcl.sld.cu

 

Resumen:

La gran mayoría de los cánceres endometriales son adenocarcinomas. La mayor parte de los casos son detectados con la presencia de sangramiento vaginal anormal, en el estadio I y II, y para ellos se recomienda tratamiento con cirugía sola o unida a radioterapia. Se estudiaron un total de 7646 informes de biopsias comprendidas entre el 1 de julio de 1998 y el 30 de junio de 2000, de casos operados en el Hospital Universitario Celestino Hernández Robau, para extraer aquellos de pacientes operados por Adenocarcinoma de útero en un total de 29 pacientes. De los cuales se analizaron su edad de incidencias. Además del estudio histocitológico que presentaron las pacientes que fueron irradiadas previamente y de las pacientes que no fueron irradiadas previamente. Se encontró que la mayor incidencia correspondía a las edades de 56 a 65 años con 11 casos (38%). Sin embargo consideramos que un 31% para pacientes de menos de 55 años es un tanto elevado. Además estudiándose un primer grupo de 7 casos de operadas sin haber recibido radiaciones previas pudiéndose determinar el factor pronóstico de esta enfermedad en estas pacientes sin ningún tipo de dificultad. Estudiándose un segundo grupo de 22 casos que en el momento de la operación si habían recibido radiaciones previamente con 8 casos sin determinarse restos tumorales y 14 casos (63.6%) que presentaron resto tumorales a pesar de ser irradiados previamente dificultándose el determinar en estas pacientes su pronóstico para la evolución de su enfermedad .

Concluyéndose que el tratamiento con radioterapia hace difícil toda apreciación histocitológica, ya que la necrosis es aveces tan grande que solo son visibles los contornos celulares, y que en general este tratamiento previo con fines curativos solo tiene éxito en tumores con infiltración superficial del endometrio sin toma del miometrio. Todo esto refuerza nuestros resultados de 63.6% de los postirradiados con restos tumorales.

Introducción:

La gran mayoría de los cánceres endometriales son adenocarcinomas. Estos ocurren típicamente en mujeres ancianas: aproximadamente el 80% son postmenopausicas en el momento del diagnóstico, con una discreta tendencia a disminuir la edad en los últimos tiempos y su mayor incidencia es entre 55 y 65 años. Se asocia a historia de obesidad, diabetes, hta , infertilidad y en muchas hay antecedentes de hiperplasia endometrial previa.

En términos pronósticos se miden 3 factores:

A-. Grado tumoral:

G1-. Adenocarcinoma bien diferenciado, incluido el tipo endometroide.

G2-. Adenocarcinoma moderadamente diferenciado con zonas parcialmente sólidas.

G3-. Adenocarcinoma indiferenciado parcial o totalmente sólido, incluidos los carcinomas serosos

y los de células claras.

B-. Grado de infiltración a miometrio.

C-. Estadio:

I-. Carcinoma circunscripto al cuerpo uterino.

II-. Carcinoma que afecta al cuerpo y cuello uterino.

III-. Carcinoma que se extiende fuera del útero sin afectar la pared pélvica.

IV-. Carcinoma que toma la pared pélvica además la mucosa vesical y rectal.

La mayor parte de los casos son detectados con la presencia de sangramiento vaginal anormal, en el estadio I y II, y para ellos se recomienda tratamiento con cirugía sola o unida a radioterapia. En estos casos la supervivencia va de 70% a 90% a los 5 años.(1)

Objetivos:

1-. Analizar la incidencia del Adenocarcinoma de endometrio en los grupos etareos.

2-. Comparar los resultados de pacientes operados de Adenocarcinoma de endometrio con o sin

irradiación previa.

Material y Métodos:

Se revisaron un total de 7646 informes de biopsias comprendidas entre el 1 de julio de 1998 y el 30 de junio de 2000, de casos operados en el Hospital Universitario Celestino Hernández Robau, para extraer aquellos de pacientes operados por Adenocarcinoma de útero, extrayéndose los siguientes datos:

1-. Edad.

2-. Irradiación preoperatoria o postoperatoria.

3-. Resultados de las biopsias de útero.

Resultados y discusión:

De un total de 7646 pacientes encontramos 29 pacientes con Adenocarcinoma de endometrio, lo que constituye el 0.37%.

En la tabla 1 se analiza la incidencia por edad, y se encontró que la mayor incidencia correspondía a las edades de 56 a 65 años con 11 casos (38%), seguido por las mayores de 66 años con 9 casos (31%). Sin embargo consideramos que un 31% para pacientes de menos de 55 años es un tanto elevado, sobre todo 2 de ellas que tenían 32 y 35 años respectivamente en el momento del diagnóstico. En la bibliografía consultada hemos encontrado para estas edades una incidencia del 21%.(2)

Nuestras 29 pacientes fueron divididas en 2 grupos de acuerdo al momento en que recibieron radioterapia.

Un primer grupo de 7 casos se operaron sin haber recibido radiaciones previas.

Un segundo grupo de 22 casos que en el momento de la operación si habían recibido radiaciones previamente.

Para ambos grupos la cirugía consistió en una Histerectomía total abdominal con salpingoforectomía bilateral.

Como puede apreciarse en la tabla 2 las 7 del primer grupo presentaron Adenocarcinoma bien diferenciado(G1), 2 de ellos con extensión al cuello(E-II). No hubo ningún caso en E-III o E-IV.

En la tabla 3 se analizaron los hallazgos microscópicos y macroscópicos de los casos previamente irradiados (segundo grupo). Encontramos que solo el 36.4%(8 pacientes) no presentaron evidencias de tumor a pesar de haberse estudiado totalmente el endometrio, contra un 63.6% que si tenía restos, de estos últimos (7 pacientes) el 32% presentaron un adenocarcinoma (G1) y solo 2 casos se encontraban en estadio II.

En la bibliografía actualizada consultada la mayor parte de los autores presentaban casos con radiaciones postoperatorias (3,4). Solo un autor estudió una serie con tratamiento radiante previo a la cirugía y plantea que no encontró correlación entre los factores pronósticos clásicos (grado tumoral, infiltración del endometrio y estadio) y la evolución posterior de las pacientes.(5)

La mayor parte de los textos de patología reconocen que el tratamiento radioterapia hace difícil toda apreciación histocitológica, ya que la necrosis es a veces tan grande que solo son visibles los contornos celulares, y que en general este tratamiento previo con fines curativos solo tiene éxito en tumores con infiltración superficial del endometrio sin toma del miometrio. (1). Todo esto refuerza nuestros resultados de 63.6% de los postirradiados con restos tumorales.

Conclusiones:

1-. Recomendamos que se realice un estudio más profundo con el fin de determinar si esta

modalidad terapéutica, que es la utilizada en nuestro medio, es útil o no para mejorar el

pronóstico de las pacientes.

2-. Recomendamos ampliar el estudio de las posibles causas que estén incidiendo en la aparición de

esta patología en edades más tempranas.

Bibliografía:

1-. Crum CP. Aparato Genital Femenino. En Robin ST. Patología estructural y funcional. 6ta ed.

España, 2000 .p.1105-1107.

2-. Leo L. Endometrial Carcinoma in women 45 years of age or younger. Eur.J. Gynaecol Oncol

1996. p. 403-405.

3-. Mundt AJ. Do convencional pathologic features lose their pronostic significance for postoperatory

radiation therapy in patologic stage I-II endometrial adenocarcinoma. Int J Cancer. 2000.

p. 224-230.

4-. Mohan DS. Long-term outcomes of therapeutic pelvic lymphadenectomy for stage I endometrial

adenocarcinoma. Gynecol Oncol. 1998. p. 165-171.

5-. Maingon P. Preoperative radiotherapy in stage I-II endometrial adenocarcinoma. Radiotherapy

Oncol. 1996. p. 201-208.