Consideraciones éticas de la donación y trasplante de órganos y su repercusión social.  Concepción cubana.
ÍNDICE

RESUMEN

OBJETIVOS

MATERIAL Y MÉTODO

INTRODUCCIÓN

DESARROLLO

LOS TRASPLANTES EN CUBA

ROBO DE ÓRGANOS

LA DONACIÓN EN VIVO

ANEXOS

ENCUESTA

CONCLUSIONES

BIBLIOGRAFÍA



INSTITUTO SUPERIOR DE CIENCIAS MEDICAS DE LA HABANA

Facultad de Ciencias Médicas “Salvador Allende

 

¨    Autores

1.   Joana   Sánchez   Calero

2.  Mabel González  Izquierdo

3.  José  Johanes  Romo Bello

4.  Ociel  Castellanos Márquez

Estudiantes de 2° año de Medicina

 

 

¨    TUTORES

Lic. Leyda Echevarría Monzote

Lic. Miguel Angel Torres Alfonso

 

2002

 

“Nosotros tenemos derecho a donar algo de nosotros mismos, es lo más legítimo, hay que crear una cultura porque encima del dolor de la muerte surgen sentimientos en relación al cadáver, pueden ser explicables, muy naturales, todo lo que se quiera, pero son racionales”...

“Hay 1 200 personas que todos los años pierden las funciones renales y la mitad se puede salvar, pero hace falta el riñón, y en cambio otros mueren en accidentes o otras causas y el riñón esta sano que puede ayudar a vivir a otras personas”...Fidel Castro

 

 

  

 ÍNDICE

 RESUMEN..........................................................................5

 OBJETIVOS........................................................................6

 MATERIAL Y MÉTODO......................................................7

 INTRODUCCIÓN.................................................................8

 DESARROLLO..................................................................10

 ANEXOS.........................................................................…19

 CONCLUSIONES...............................................................24

 RECOMENDACIONES..................................................…25

BIBLIOGRAFÍA..............................................................…...26

 

 

RESUMEN

 

El avance de las técnicas de trasplante de órganos viene desarrollándose desde principios de siglo.

 

La tarea de los que abordan el problema de la Bioética del trasplante de órganos consiste en sustentar y fortalecer la voz de la conciencia  humana, reconociendo aquello que es beneficioso para el hombre. La acción médica en materia de trasplantes servirá para que una sociedad en un momento dado llegue a ser verdaderamente humana, preocupándose por el desarrollo del potencial humano de todos sus miembros.

 

Nuestro Ministerio de Salud Pública cuenta con un plan nacional de trasplante de órganos, que permite aprovechar todas nuestras posibilidades en lo referente tanto al donante como al receptor. Nuestro plan garantiza la indicación precisa y la extracción del órgano donado en pacientes cuya muerte cerebral sea un hecho incontrovertible (14). Actualmente se  realizan trasplantes de corazón, riñón, pulmón, médula, cornea, sangre, hígado, etc.

 

 La selección de receptores en la asignación de órganos para el trasplante proporciona la oportunidad para el desarrollo potencial de las actividades y actuaciones no éticas que vienen dadas por factores como son: económicos, geográficos, raciales, edad y sexo. Otro de los dilemas que ha traído es el robo de órganos.

 

Existen criterios respecto a la utilización de órganos y tejidos para trasplantes: el consentimiento presunto y el consentimiento informado.

 

 

OBJETIVOS:

 

-GENERAL

 

  • Analizar los problemas éticos que generan los conflictos y desviaciones en las donaciones de órganos y el trasplante.

 

-ESPECÍFICOS

 

  • Identificar el avance alcanzado en el desarrollo de las técnicas de trasplantes de órganos en el mundo en general y en Cuba en particular.

 

  • Identificar los factores económicos, éticos-legales y médicos que inciden en los trasplantes en las sociedades capitalistas y su contraste con Cuba.

 

MATERIAL Y MÉTODO

 

Para la confección de este trabajo se realizó una revisión bibliográfica basándonos en documentos recientes y sitios Web. Además, hicimos una encuesta estructurada con ítem de fácil respuesta a personas de distintos niveles de escolaridad. Toda la información recopilada se estructuró haciendo un análisis filosófico y siguiendo un patrón bioético, apoyándonos en especialistas.

INTRODUCCIÓN

 

Desde épocas tempranas de la historia del conocimiento médico el deterioro que experimenta el ser viviente al paso del tiempo ha hecho que el hombre trate de buscar fenómenos, bien ha través de procederes terapéuticos con medicamentos o mediante reparación de los mismos (1). Por lo que sustituir los órganos dañados por otros sanos ha constituido la aspiración máxima del hombre en su lucha por la prolongación de su vida útil y alivio de sus males.

 

A lo largo de la historia de la humanidad cada cultura y cada religión ha tenido una fábula o un mito con relación a la sustitución de los órganos como un medio de aliviar el sufrimiento humano, sin embargo, han tenido que pasar muchos años para que este sueño se hiciera realidad.

 

El extraordinario proceso tecnológico y científico alcanzado en los últimos años y la influencia de esta tecnología sobre la vida humana relacionada directa o indirectamente con el nivel de vida de la población, ha logrado consolidar la práctica de los órganos como una altísima expresión del desarrollo tecnológico en nuestros días y ha ampliado las capacidades de reparación y renovación del organismo de aquellos que sufren, que están impedidos, aumentando la esperanza de muchos que de lo contrario morirían.

 

En el presente, el suministro de órganos y tejidos de cadáveres no han logrado resolver las necesidades de los pacientes que ansiosamente esperan por una donación. Todo este dilema actual, humanismo y tecnología, vida y muerte que constituyen la esencia de esta medicina audaz y polémica de finales del siglo XX han cambiado también nuestro modo de pensar e implica la necesidad de revisar y proyectar reflexiones éticas integrando la evaluación moral y tecnológica, que este fenómeno tan complejo ha generado. (3).

 

El término Bioética fue creado por Potter en 1971 inicialmente con un sentido ético-ideológico y poblacional y rápidamente se aplicó a los problemas de la salud pública e investigaciones, de manera tal que indujo el campo de estudio de la ética médica.

 

En la década del 80 la Bioética se extendió por todo el primer mundo y en la actualidad ha alcanzado a los países en vías de desarrollo especialmente Latinoamericanos:

 

v   Fundación de la Asociación Internacional de Bioética.

v   Creación del Comité Internacional de Bioética de la UNESCO (1993).

v   Celebración de Congresos Mundiales (Holanda, 1992; Argentina, 1994). (29)

 

La ética médica es una manifestación particular de la ética en general pero que trata específicamente los principios y ramas de conducta que rigen entre los trabajadores de la salud, su relación con el hombre sano o enfermo y con la sociedad, el error médico, el secreto profesional y la experimentación con humanos; pero el problema fundamental de la ética médica es la relación médico-paciente, la relación entre los trabajadores de la salud entre sí y de éstos con los familiares del paciente.

 

Por todo lo anterior nos proponemos dar a conocer el desarrollo de las técnicas de transplantes de órganos en Cuba y su contraste con sociedades capitalistas. Así como los problemas éticos que generan las donaciones y los trasplantes de órganos.

 

 

DESARROLLO

 

El hombre de hoy no es el mismo que Hipócrates y Galeno conocieron, pero los problemas de salud son diversificados y más complejos. La evolución de la medicina paralela al desarrollo de los conocimientos del hombre ha hecho surgir la nueva medicina, la nueva patología que no es sino nuevos enfoques de problemas ancestrales de la vida humana apoyados en mejores conocimientos y tecnologías. Aunque en nuestros tiempos la transformación de medidas de aplicación general en una esfera de alta comercialización, donde por las demandas se le imprime un giro mercantilista como alternativa de soluciones a problemas de supervisión, control y calidad de los servicios de atención médica.

 

La tarea de los que abordan el problema de la Bioética del transplante de órganos consiste en sustentar y fortalecer la voz de la conciencia  humana, reconociendo aquello que es beneficioso para el hombre. La acción médica en materia de transplantes servirá para que una sociedad en un momento dado llegue a ser verdaderamente humana, preocupándose por el desarrollo del potencial humano de todos sus miembros.

 

La práctica de los trasplantes se enmarca en relación con el principio y el fin de la vida. Nos enfrentamos ahora a problemas delicados que con frecuencia ponen en juego nuestros principios éticos

 

No fue hasta principios del siglo XX con el perfeccionamiento de las técnicas de anastomosis vascular desarrolladas por el investigador francés Alexis Carrel, las que permitieron realizar trasplantes de órganos en animales con supervivencia prolongada que se crearon las bases para el desarrollo de éstas técnicas quirúrgicas Por otra parte, Demijov, investigador soviético que en 1937 realizó un trasplante de corazón-pulmón en animales, aún antes del uso clínico de la circulación extracorporea.

     

El desarrollo de las técnicas de trasplantes de órganos está íntimamente ligado al de los órganos artificiales. Kolf desarrollo el primer riñón artificial en el año 1943, lo que permitió los primeros trasplantes renales en 1953, las cuales fueron los pioneros del transplante de órganos en la era moderna y constituyó la piedra angular de la transplantología actual, considerándose hoy en día el tratamiento de elección de la insuficiencia renal crónica terminal.

 

El primer trasplante clínico lo desarrollo Peter  Medawar quien interesado en los injertos de piel en las quemaduras de guerra durante la 2da. Guerra Mundial, utilizó piel procedente de diferentes personas sin relación de consanguinidad alguna y estableció las leyes básicas de la inmunología de la tolerancia que le valieron el Premio Nobel (4).      

Muchos fueron los estudios ensayados para lograr éxitos en estas técnicas y combatir el terrible fenómeno de rechazo.

Los primeros intentos en este sentido con drogas  fueron iniciados por Domeshek y Edward y aplicados en la clínica humana por Calne  en 1960.

En Inglaterra con el uso de la Mecaptopurina y luego la Azthioprina se inició la era de la inmunosupresión farmacológica (5).

El primer intento clínico de transplante de hígado en un niño de 3 años fue realizado por Starz en 1963, en Denver (EUA), que falleció por hemorragia a las pocas horas (6). Mas tarde, el propio Starz obtiene la primeras supervivencia prolongada por más de 13 meses(7), pero no fue hasta la fecha reciente que pudo incorporarse de forma sistemática a la práctica hospitalaria en el ámbito mundial(8).

 

Posteriormente, en 1965 Hardy realiza el primer trasplante de pulmón. Tras unos inicios decepcionantes a causa de inadecuada inmunosupresión, el trasplante pulmonar comienza su camino exitoso en 1981, iniciándose en Stanford con éxito este programa. Más tarde en Toronto, se sitúan los inicios de trasplante bi-pulmonar(9).

 

En 1967, Christian Bernard marcó un hito en la historia de la transplantología con el primer trasplante de corazón humano en Sudáfrica, convirtiédose en los primeros años en una terapéutica habitual dentro de las cardiopatías terminales(10).

 

Con el descubrimiento en 1976 por Borell de una sustancia inmunosupresora, la Ciclosporina, asistimos a una colisión  trascendental en el transplante de órganos(11).

   

Evidentemente, estos progresos en la técnica de trasplante se han acompañado inevitablemente de un creciente uso de órganos  procedentes de donantes fallecidos para lo que se ha tenido que entrar a considerar aspectos importantes, tales como:  

 

  •   La aceptación del concepto de muerte cerebral.

 

  •     El mantenimiento del cuerpo del donante en adecuadas funciones fisiológicas durante el proceso de obtención de órganos.

 

Ø    La comprensión de la transmisibilidad de enfermedades.

 

Ø    El desarrollo de la subespecialidad quirúrgica de obtención de órganos fundamentalmente en aquellos de mayor complejidad para su disección como es: hígado, y/o páncreas, corazón, pulmón, riñón, estableciéndose un nuevo término de “donación multiórganos” (4)

 

 

LOS TRASPLANTES EN CUBA

 

En nuestro país los primeros intentos de trasplantes datan de los trasplantes óseos realizados por Inclán, en la década del 40. No obstante el impresionante desarrollo científico alcanzado por Cuba en los últimos 30 años en el campo de la salud en virtud de una voluntad política que prioriza el nivel de salud de la población, ha hecho que la trasplantología cubana pueda exhibir sus modestos logros en este campo, habiéndose realizado prácticamente todos los trasplantes de órganos y tejidos que se llevan a cabo en los países de mayor desarrollo.

 

En Cuba el primer trasplante cardíaco se realizó en el hospital Clínico Quirúrgico “Hermanos Ameijeiras”, el 9 de diciembre de 1985, al paciente de 38 años de edad Jorge Hernandez Ocaña, quien falleció dos años después de la operación, hasta el presente se han realizado más de 92 trasplantes de corazón.

 

Sin embargo, el trasplante renal ocupa un lugar cimero en la historia de la Transplantología de Cuba. Se han efectuado 2338 trasplantes  renales con éxito desde que se realizara el primero de este tipo hace 26 años; con participantes de 8 instituciones a lo largo del país con una tasa de incidencia de transplantes renales de 18,7 por millón de habitantes, en el año 1994 la más alta en la historia de la Trasplantología en Cuba y la más alta en Latinoamérica (12).

 

En 1985 se realizó el primer trasplante de médula ósea realizados hasta el momento mas de 70 en el país. El primer trasplante de hígado, corazón-pulmón, páncreas y páncreas-pulmón, se realizó en 1986, así como los trasplantes óseos y artificiales de piel y córnea se realizan de forma regular en varios centros del país (13).

 

Los resultados de estos años constituyen una muestra del esfuerzo realizado para introducir en Cuba una terapéutica privativa de país con alto nivel de desarrollo científico.

 

Nuestro Ministerio de Salud Pública cuenta con un plan nacional de trasplante de órganos, que permite aprovechar todas nuestras posibilidades en lo referente tanto al donante como al receptor. Nuestro plan garantiza la indicación precisa y la extracción del órgano donado en pacientes cuya muerte cerebral sea un hecho incontrovertible (14).

 

Con el extraordinario progreso de trasplante, han surgido otros problemas de diverso índole.

 

El primero y más importante es el relacionado con la obtención de órganos. La disparidad entre el número de órganos disponibles y el número de pacientes que podrían potencialmente ser beneficiados por su trasplante es cada vez mayor, y aunque constituye un típico problema de los países desarrollados en la actualidad también es válido en los países subdesarrollados aún con las limitaciones actuales de la aplicación y la posibilidad de acceso a las sofisticadas y costosas técnicas de trasplante.

 

A diferencia del trasplante renal, en el cual, la diálisis puede sustituir de por vida si el órgano no está disponible, el trasplante de corazón, hígado, y corazón- pulmón son procederes imprescindibles para la vida, y la dificultad para encontrar un donante conduce invariablemente  a la muerte del paciente, tal es que se estima, que del 5-10% de los pacientes seleccionados para trasplantes de corazón mueren antes de que un órgano adecuado pueda ser encontrado. (15) Estimados similares son aplicable al hígado. (8)

 

Esto hace que la selección de receptores para la asignación de órganos para el trasplante proporcione la oportunidad para el desarrollo de actividades y actuaciones no éticas ha la hora de establecer los parámetros para seleccionar el receptor y que se vea de hecho condicionado por un conjunto de factores como son: 

 

Ø    Económicos

Ø    Geográficos

Ø    Raciales

Ø    Edad y sexo.

 

El acceso ha las técnicas sustitutivas es radicalmente distinto según el país de origen, no solo por motivos tecnológicos sino fundamentalmente de carácter económico. Estas desigualdades plantean los más profundos dilemas éticos.

 

Una situación habitual en cualquier país del tercer mundo lo es la carencia de los medios suficientes para cubrir un programa de transplante o un sistema estructurado de obtención de órganos.

 

La disponibilidad de recursos es un factor que influye de forma negativa en el cumplimiento de la ética del trasplante constituyendo una ventaja para los pacientes con recursos económicos o soporte familiar que les permite viajar en ocasiones a otros países en busca de tecnología de avanzada o de disponibilidad de órganos, mientras que los pacientes con recursos económicos limitados en ocasiones, o bien no tienen acceso a los servicios de salud o escasamente pueden encontrarse en una lista de espera local.

 

Otros factores a considerar de importancia lo es la eventual discriminación racial en sociedades multiétnicas como la norteamericana que se añade al componente económico. Por ejemplo, los negros y otras minorías étnicas como los hispanos reciben menos trasplantes que los blancos. (16)

 

Otras circunstancias como la pobreza, la marginación y la manifiesta carencia de una cobertura sanitaria en los países tercermundistas hacen que por supuesto no tengan acceso a estos adelantos de la ciencia.

 

Otro objeto ha tener en cuenta lo constituye la edad. La denegación del trasplante en base a la edad del receptor, en quienes esta forma de tratamiento podría ser de gran eficacia ha sido utilizado como una vía para la asignación de tan importantes recursos como son los cuidados de salud a los más jóvenes  que a los viejos.

 

Esto parece particularmente injusto y no ético cuando en muchos países de alto nivel de desarrollo se gasta grandes cantidades de recursos en terapias menos efectivas que el trasplante de órganos como la cirugía del cáncer, sugiriéndose que el órgano disponible debe ser para aquellos individuos concebidos como los más importantes de la sociedad. (4)

 

En los países desarrollados el cadáver constituye la principal fuente de órganos, pero a pesar de los programas bien organizados y financiados de recolección de órganos y una contribución de un 30% de los donantes vivos en el caso del riñón, hay un incremento cada vez mayor de la escasez. (19)

 

Estudios psicológicos realizados han demostrado que las razones por las cuales el público en general dona sus órganos están basados en sentimientos de reciprocidad, obligación moral, generosidad, otros evocan razones de solidaridad. (22)

 

Como vemos, la mayoría de estos argumentos son motivaciones altruistas que es necesario potencial y tener en cuenta que están relacionadas con el contexto social inmerso y dependiente del nivel sociocultural.

 

En las últimas décadas del siglo XX desgraciadamente la humanidad ha sido testigo de una nueva forma abominable de explotación del hombre por el hombre: el tráfico de órganos.

 

El comercio de órganos parece haber lanzado una sombra sobre la práctica del transplante.

 

La Asamblea Anual de la OMS incitó a todas las naciones a actuar en prevención del comercio de órganos.

 

En los países no desarrollados sufren de forma más cruenta sus efectos, en la India, por ejemplo, el comercio de riñones procedentes de donantes vivos no emparentados constituye una práctica común.

 

La situación es tan dramática que se ha planteado que si la venta de riñones sigue al ritmo actual, la mayoría de los pobres de India tendrían un solo riñón para el año 2000 (19).

 

Lo mismo ocurre en los países del Medio Oriente, Norte de África y Latinoamérica.  En muchos de éstos ni siquiera es ilegal y en otros si. (24) No son excepciones tampoco de esta abominable práctica los países desarrollados por Estados Unidos, donde se admiten donaciones que muestran tintes de verdaderas transacciones económicas.

 

El desenfrenado comercialismo ha hecho que el pago no es solo al donante quien solo recibe una pequeña parte de lo que en un desesperado receptor está dispuesto a pagar, sino también al mediador y al corredor quienes en ocasiones forman parte de un team médico involucrado en el trasplante; siendo lo más importante el lucro y no la salud del donante o del receptor.  Algunos defensores de estas ideas faltas de concepto moral, han planteado frecuentemente que el comercio de órganos ayuda a los ricos a obtener mayor salud y a los pobres a mejorar su stándard de vida. (25).

 

Es evidente que este fenómeno trae aparejado consecuencias éticas y morales para la sociedad y para la profesión médica así como los efectos negativos para el donante/ receptor y el programa de trasplante.

 

 

Algunos ejemplos de robo de órganos en el mundo:

 

La policía rusa investiga acusaciones de que glándulas extraídas furtivamente de cadáveres en las morgues públicas de Siberia se envían de contrabando fuera del país para ser vendidas con fines médicos.

 

31.ENERO.01 Crece escándalo por robo de órganos a niños.
Se agravó en Gran Bretaña el escándalo en torno al robo de órganos a menores, luego de que el Great Ormond Street Hospital de Londres, uno de los más renombrados del mundo, admitió haber vendido los tejidos extraídos a niños sin el permiso de sus padres. Un portavoz del hospital informó que se trata de tejidos obtenidos durante operaciones de corazón, vendidos a una compañía farmacéutica estadounidense. (ANSA)

En el mundo actualmente han comenzado a surgir poderes compradores de órganos humanos. Hay muchas ciudades donde desaparecen niños por algunos días y posteriormente reaparecen pero con señales visibles de haber sido sometidos a alguna forma de cirugía que les ha extraído algún tipo de órgano. De esto se sabe por aquellos que reaparecen, pero cuántos casos habrá de los cuáles ni siquiera se sabe porque los niños no reaparecen. Si esto ocurre, es porque existen compradores y consumidores de ese tipo de productos: ¡órganos humanos robados a otros seres humanos, en particular niños! Obviamente dada la gravedad legal y moral de este tipo de actos, alguien debe estar pagando muy bien para que haya quienes corran el riesgo de realizar la extracción (cirugía) y el tráfico de órganos humanos.

 

Esta situación no puede decirse que sea edificante, tan solo una acción legal coordinada de los países que considerasen delito el tráfico de órganos podría poner un cierto coto a este desenfreno.

 

En Cuba, no han existido manifestaciones que pudieran vincularse al tráfico de órganos.  Las bases organizativas del Programa Nacional de Trasplante y el estricto control sobre las actividades inherentes al proceso de extracción- implante garantizan que el fenómeno en cuestión no pueda originarse.

 

En los últimos años se ha producido una serie de rumores apoyados por la prensa sensacionalista en relación con posibles conductas no éticas en el trasplante de órganos que sin duda han calado en la opinión pública internacional y crear un estado de alarma generalizada provocando como consecuencia efectos nocivos en la conducta de las personas en relación con la donación de órganos. (26)

 

Es evidente que la comercialización del cuerpo humano puede adquirir formas muy variadas.  Ya en la 44 Asamblea de la OMS en 1991, se recoge como principio rector No. 55 que "el cuerpo humano no puede, no debe ser objeto de ninguna transacción comercial (27), es por eso, que es responsabilidad de todos combatir y condenar tan abominable práctica.

 

No obstante, al tener en cuenta que la única fuente actual de Órganos y tejidos para trasplantes, son los donantes humanos, se hace necesario plantearse una serie de consideraciones éticas y establecer una serie de conceptos inseparables de todo proceder en el que interviene el hombre, teniendo en cuenta que se trata de un procedimiento tan complejo como la donación ­trasplante de órganos, evitando así las desviaciones negativas que puedan surgir y que expondremos a continuación.

 

El primer concepto es la definición de órgano para trasplante, señalándose que es aquella parte del cuerpo humano formado por un conjunto estructurado de tejidos que si es extraído no puede ser regenerado por el organismo.  Se excluyen los testículos, ovarios, embriones, óvulos, espermatozoides y sangre.

 

Otro importante factor a tener en cuenta es el diagnóstico de muerte del donante cadáver.

 

Aunque esta bien establecido que la definición de diagnóstico de muerte es un problema de índole científico debemos tener en cuenta que su conceptualización origina reacciones de componentes emocional, religioso y filosófico que hacen difícil la práctica de la extracción de órganos.

 

La descripción de la "muerte cerebral" como equivalente a todos los efectos científicos, legales y éticos de la muerte definida tradicionalmente constituye el hecho fundamental que hace posible los trasplantes de órganos.

 

Los investigadores cubanos han dado una nueva definición de la muerte humana donde por primera vez se incorpora la conciencia como núcleo fundamental y  la define como:

 

"La pérdida irreversible de la capacidad y del contenido de la conciencia".(28).

 

Esta definición permite a la sociedad comprender la muerte del ser humano como fin de la vida, sin reservas y sin dudas pudiéndose convertir en donantes de órganos y tejidos viables para otros pacientes a quienes la trasplanto logia si puede brindar esperanza reales de la vida.

 

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el abominable tráfico de órganos.  Los principios rectores sobre trasplante de órganos humanos aprobados en la 44 Asamblea Mundial de la Salud de 1991 (27) señalaban que el cuerpo humano no puede, no debe ser objeto de ninguna tracción comercial.  Así como los médicos y demás profesionales de la salud no deberían participar en procedimientos de trasplante de órganos si tienen razones para precisar que esos órganos han sido objeto de transacción comercial.

 

En ninguna circunstancia deberá existir compensación alguna para el donante, ni se exigirá al receptor precio alguno por el órgano trasplantado.

 

El consentimiento del donante.  Este puede expresarse atendiendo a las siguientes consideraciones:

 

El consentimiento expreso: que supone la definición en vida del potencial donante respecto a su voluntad positivo de ser donante de órganos, la cual debe ser hecho por escrito (según normas de algunos países) o simplemente expresado de forma oral (según otros).

 

Y, el consentimiento presunto: implica la suposición de que si el potencial donante no se definió en vida en contra de la donación entonces estaba a favor de la donación (29).  Ambas deben combinarse con la autorización familiar.

 

Cualquier desviación de estas consideraciones seria éticamente reprobable.

 

El debido respeto al cuerpo humano, teniendo en cuenta que el cuerpo del fallecido representa para los familiares la última memoria del que acaba de morir, es necesario observar ciertas medidas de respeto hacia el cadáver después de la extracción del órgano con el fin de no herir sensibilidades.

 

Los aspectos que se refieren a la donación en vivos y el receptor son también importante a tener en cuenta.

 

 

 

 

 

La donación en vivos:

El consentimiento de la donación ínter vivos debe ser expresada por escrito.  Es necesario que el donante sea informado exhaustivamente sobre las consecuencias de la decisión que va a tomar.

 

Debe restringirse lo más posible este tipo de donación siendo las más aceptadas las que se efectúan entre individuos emparentados genéticamente.

 

La aceptación del receptor:

El receptor de un órgano debe expresarse por escrito. Su aceptación para efectuar el trasplante, una vez que haya recibido la información adecuada para concurrir a este acto terapéutico.

 

Un aspecto muy importante lo constituye la distribución de órganos: La distribución, asignación o reparto de órganos para trasplante debe realizarse bajo el principio de justicia y  equidad basándose en criterio exclusivamente médicos (4):

 

- Necesidad médica del receptor.

- Probabilidad de éxito de trasplante.

 

Y de acuerdo a los conocimientos científicos vigentes en el momento, debe excluirse cualquier consideración de índole geográfica, racial, sexual, religiosa, edad, etc.

 

La extracción o trasplante de órganos solo podrían ser realizados en instituciones legalmente autorizadas y por personal entrenado para este fin.

 

 

 

 

 

ANEXOS


 

    

Tipos de trasplante que se realizan en CUBA.

  1.-Óseos y osteo-articulares

v Hospital ortopédico “Frank País”(CH)

v Hospital “Hermanos Ameijeiras”(CH)

v Hospital “Saturnino Lora”(S.de Cuba)

v Hospital “Vladimir I. Lenin”(Holguín)

v  Hospital “Manuel Ascunce”(Camaguey)

 2.-Córnea

v  Desde 1973 se hacen trasplantes de manera regular en varios hospitales y servicios oftalmológicos           

 3.-Médula ósea

v  Instituto de Hematología desde (1985)

v  Hospital”Hermanos Ameijeiras”(CH)

 4-Hígado                                                 

v Sé comenzó en 1986 en el Hospital “Hermanos Ameijeiras”,”CIMEQ” y “Vladimir I. Lenin”

  5.-Renales

v  El primero con éxito fue en 1970

v  Instituto de “Neurología”

v  Hospital Pedriático de “Centro Habana”

v  CIMEQ

v  Hospital “Saturnino Lora”

v  Hospital ”Manuel Ascunce”

v Hospital “Provincial de Villa Clara”

 

 

 

 

COSTO DE  ALGUNOS ÓRGANOS.
 


 

CORAZÓN

ØEl valor de un corazón de segunda mano es de $91.000, precio por uno instalado. El costo del órgano es de $12.750 con el correo incluido, mientras que el precio del médico es de $10.000 y el del hospital de $62.000.  

 


CÓRNEA

Ø  Es de $15.000, cifra que cobra el Lions Bank de Nuevo México, E.U.A. a los hospitales(córneas               sacadas a los cadáveres con autorización)


 

MÉDULA ÓSEA

ØEs de $6000 el precio de una médula ósea en mercado negro para los búlgaros. 

HíGADO

Ø  Un costo de un trasplante incluyendo el órgano es de $7 500 para los nativos de la India. Los turistas pagan hasta $500 extra.

 

BAZO

§    El valor de una proteína echa en  las células del bazo que se utiliza para combatir las deficiencias del sistema inmunológico (CELL LINES) es de $3 000 000.


 

PULSONES

Por $ 43 000 se trasplanta un par de pulmones junto con un trasplante de corazón.


 

§   
SANGRE

Es de $1 500 el precio de pago que recibió Tomas Conter por su sangre en (EUA) y que tiene unas de las mas valiosas del mundo ya que contiene un alto grado de anticuerpos conocidos como (ANTI_LEWIS B).El valor en el mercado negro es de $8 la pinta de sangre.

 

Ø  En Colombia una facultad de medicina pagaba por los cadáveres $200.La policía sospecha que los custodios de la universidad mataban a palos a los desamparados y vendían sus cuerpos a la universidad "Libre de Barranquilla” la cual fue cerrada recientemente.

 

 

 

 

ENCUESTA

 

SEXO...       EDAD...       ESCOLARIDAD...         MUNICIPIO...        RAZA...

 

Trabajo sobre el transplante de órganos   

 

PREGUNTAS:

 

 

1.  ¿Sabes lo que es un transplante de órganos?

           SÍ......        NO......

 

2.  ¿Conoces si hay robo de órganos en Cuba?

           SÍ......         NO......

 

3.  ¿Conoces si esto ocurre en otros países?

            SÍ......         NO......

 

4.  ¿Tienes algún familiar transplantado?

            SÍ......          NO......

 

RESULTADOS  DE      LA ENCUESTA

                         

PREGUNTAS

NO

% Sí

% NO

     1

 40

  3

   93

  6,96

        2

 0

  43

--------

 100

        3

 40

  3

   93

  6,96

        4

  3

 40

  6,96

   93

 

 

 

 

CONCLUSIONES

 

El trasplante de órganos no es solamente una práctica de la medicina

moderna, es algo mas, es una nueva esperanza de la vida de la

Humanidad en una sociedad basada en la confianza y la solidaridad,

por lo que todos nuestros esfuerzos deben ir encaminados a preservar

su desarrollo y asegurar su futuro.

 

No obstante, debido a las desigualdades de desarrollo del mundo contemporáneo, existentes entre los países desarrollados y no        desarrollados, provoca que en muchos países su utilización sea aún       un sueño y no una realidad en la lucha por la supervivencia y el       mejoramiento de la calidad de vida.

 

En nuestro país basado en una sociedad justa, cuyo principio fundamental es la equidad social, se han creado las bases para soslayar muchos de los problemas que hoy flagelan a gran parte del mundo, una voluntad política y una alta prioridad a los servicios de salud de nuestra población han sido los responsables de los niveles alcanzados, comparables con los países desarrollados, sentando las bases para el desarrollo de estas modernas técnicas.  No obstante en estos últimos años de serias dificultades económicas causadas por el recrudecimiento del bloqueo, Cuba ha demostrado que cuenta con un sistema de salud capaz de enfrentar estos obstáculos y continuar el proceso de mejora de la mayoría de los más importantes indicadores que valoran los niveles alcanzados en nuestro país, entre ellos el trasplante de órganos.

 

Por otra parte, debido a la escasez de suministros de órganos y tejidos para resolver las necesidades de los pacientes que esperan por esta técnica se hace apremiante desarrollar la filosofía en la sociedad contemporánea de que con una parte viva de una persona socialmente muerta puede evitarse la muerte biológica de personas que aún pueden continuar viviendo, pero para lograr este tipo de pensamiento se necesita que se produzcan cambios culturales y políticos a nivel mundial, cuya repercusión social esté encaminada a reformar los principios de la confianza y la solidaridad, alentando la necesaria donación voluntaria de órganos.

 

Con el gran desarrollo de la trasplantología en los últimos años se han establecido un conjunto de premisas que son necesarias para que esta técnica sea desarrollada con los principios éticos y morales adecuados pues como sabemos, en esta concurren factores de gran interdependencia, como son donantes, receptor, equipo asistencial multidisciplinario, etc., todo en el marco de un sistema de salud y de un

contexto socioeconómico de un país determinado, por lo que se hace preciso la creación y aprobación de un documentos ético-legal (en los países que no exista) que impidan las desviaciones negativas que puedan generarse en este complejo fenómeno, pues es evidente que en el afán de preservar la salud y de la supervivencia humana, la ciencia demanda cada día los nuevos procederes que están irremediablemente vinculados a aspectos de índole ético-morales que reclaman de la humanidad conductas éticas adecuadas.

 

 

 


RECOMENDACIONES

 

Con la realización de este trabajo nos hemos propuesto aunar esfuerzos encaminados a la labor médico educativa sobre nuestra población, por tanto, exhortamos a todo el personal médico y paramédico a realizar una importante función.

 

  

BIBLIOGRAFÍA

 

 1- González N. El reto de los trasplantes.  Avances Medicos. 5,           1995,     53-55.

 2- Kliestein R. From Wooden Limbs to Biomaterial Organs.  The ethics  of organ replacemet  and artificial organs.  Artificial Organs. 19 (5): 475-480. 1995.       

3-Klinkmann H. Societates scietarium.  Leibnlz.  Rede enlaeslich        der investitur ALS praesident der Berliner Akademic der        Wissenschafter.  Am 29   Junio. 1990.Weppertal; Akso, 1990

4-Mónaco AP, Transplantation.  The state of the Art.  Vol. 22:3. 1990, 896-90 1.

5-Terascky PI (ed.) Clinical Transplants UCLA.  Tissue Tipping Laboratory.  University of California, Los Angeles 1989.

6-Starzl TE, Marchioro TL, Von Kaulla KN, Hermainn G., Britain RS.  Homotransplantation of the liver in human.  Surg Ginecol Obstet. 117: 659-676. 1963.

7-Starzl TE, Groth gg, Brettschneider L. Y Cols.  Orthotopic homotransplantation of the human liver.  Ann.  Surg. 392-415, 1968.

8-The new era of transplant.  Newsweek 38-44.  Gosto 29, 1983.

9-Morel F. Trasplante Pulmonar.  Coordinación y Trasplante.  El Modelo español en: Matesanz-Miranda (eds).  España 1995, 225-26

10-Pulpón LA, Pradas G. The Spanish registry of introthoracia organ transplantation and circulatory assistance.  Transplant of organ and tissues. 1(2): 1990, 78-79.

 11-Borel JP.  Comparative study of in rivo and in vitro drug affects of cells mediated   cytotoxity.  Immunology 31: 631-634. 1976.

12-Dotocós E., Trasplante de médula Osea. Una terapéutica de nuestros días.  Avances  médicos. Aiio3: No. 7. 1996, 3 6-3 8.

13-González N., El trasplante de Órganos en Cuba.Rev.  Cub.  Med.  Vol 28-6. 597-99. 1989.

14-Jhonson H.K. Obligations of the health care community in organs procurement. Transplantation proceeding.  Vol 22:3. 928-930. 1990.

15-Callender CO.  The results of transplantation in blocks: just the tip of the iceberg.  Transplant Proc. 21: 3407-3410. 1989.

16-Sahin A.F. Islamic Transplantation ethics.  Transplant.  Proced.  Vol. 222:3. 1990. 939.

17-Bai K. The definition of death the Japanese attitude and experience.  Trasp. Proceed.  Vol 22:3. 1990. 991.

18-Daar A.S., Salhudeen AK, Pingle A, Woods HF Ethics and       Commerce in Live Donor Renal Transplantation.  Transplant P-roc.  Vol   22:3. 1990. 922­924.

19-Odell A. Attitude to organ donation.  South Afr.  Med.  J. 80: 167-168. 1991.

20-Puntos 6ticos de conflictos que pueden generar el trasplante de órganos.  Rev.  Esp. Transpl. 2: 9-12. 1993.

21-Batten HL.  The social construction of altruism in organ donation.  De.  Shoetree J and Harries R.J. Am.  Psicol. Assoc. 1990, 83-86.

22-Discurso del Comandante en Jefe Fidel Castro en el Acto de clausura del Congreso de   La UJC.  Palacio de Las Convenciones. 1982.

23-Door AJ.  Rampomt commercialism and "rewarded" "gifting" defining the acceptable.  Nefrologic 14: 74­77. 1994.

24-Contarovich F. Valuco sacrificed and valves 'oined by the commerce of organs. TheArgentine Experience.  Transpl.  Proc.  Vol 22:3. 925-27. 1990.

25-Ferrer 1. Pol6mica europea por el tráfico de órganos.  El País 23-10. 89.

26-Resolución A3-0074/93.  Sobre la prohibición del comercio de órganos destinados al trasplante.  Diario oficial de la Comunidad Europea.  No. C 268/26-29. 4-10-93.

27-Machado C. Teoría Científica @ Cuando se muere realmente? Avances Médicos.  Aifto 111.  No. 7. 42-44. 1996.

28-Rods L, Vanrenterghem M, Waer M, Christians MR, Gruwez J., Michielsen P: Three years of experience with a "presumed consent" legislation in Belgium.  Is impact of multi-organ donation in comparison with other European countries.  Transplant Proc. 23:903-04.1991.

29-Revista "16 de Abril "  No188-1995. Título : Eutanasia ¿Una solución para morir dignamente? ,Por el Dr José Ramón Acosta Sorriego.

30-Gaceta Médica de México ( Vol. 129, No 4).Tema " El médico entre salud y enfermedad". Título: El ejercicio profesional. Situación  actual y perspectivas   futuras. Actividad institucional.