Resumen

 Se realizan artroscopía de rodilla a 53 pacientes mayores de 60 años en el periodo comprendo del 1ro de Septiembre al 31 de Diciembre del 2001 en el Hospital "Mártires del 9 de Abril", de Sagua la Grande. 

Los principales síntomas referidos fueron aumento de volumen ( 37 pacientes ), dolor (34 pacientes ), crepitación (28 pacientes ) y maniobra de Mc Murray y Boller positivo (23 pacientes ). 

Los diagnósticos presuntivos mas manifestados fueron lesión meniscal (19 pacientes), gonartrosís y condromalacia con 12 pacientes cada uno. 

Los hallazgos artroscópicos fueron condromalacia ( 24 pacientes ), lesión meniscal ( 19 pacientes). 

Los procederes  que mas se practicaron  fueron meniscectomía (19 pacientes), legrado (17 pacientes) y lavado a todos los pacientes.

Los resultados fueron óptimos pues mejoraron 48 pacientes que son el  90.6 %

 Introducción

 La artroscopía es una tecnología de punta muy útil en el diagnóstico y tratamiento de las afecciones de las articulaciones. Introducida en nuestro país en al década del `70 por el profesor Lombas e impulsada en los años `90 y llevada todas las provincias del país. Nuestro hospital recibe las bondades de esta técnica en 1997 y desde esa fecha se viene practicando en hombro, tobillos y rodillas fundamentalmente en esta última articulación. Del universo de pacientes intervenidos hemos notado que son pocos los mayores de 60 años que se han operado, quizás por el erróneo criterio de que los resultados  no serian tan óptimos como los logrados en pacientes jóvenes o que aplicar una anestesia a estas edades resulta riesgosa para ellos.

Con el presente trabajo proponemos demostrar que las lesiones que se encuentran son solubles artroscopicamente y condicionan una buena evolución post-operatoria con el incremento del bienestar físico de dichos pacientes con un mínimo de complicaciones. 

Material y Métodos

 Se realiza un estudio de 53 pacientes mayores de 60 años: 33 mujeres y 20 hombres con un rango de edades que oscilan entre los 60 y 80 años, con una media de 64.4 años y una desviación estándar de más menos 9.03 años intervenidos artroscopicamente de afecciones de rodilla en el periodo comprendido en entre  el 1ro de Septiembre y el 31 de Diciembre del 2001. El proceder se hizo de forma convencional utilizando para ello un artroscopío de la marca Richard Wolf® con video marca Sony Trinitron, con utilización de isquemia y la instalación de solución salina por gravedad. Para la recolección , procesamiento y análisis estadístico de los datos se utilizo el programa SPSS para Windows versión 9.0 y las tablas hechas fueron confeccionadas mediante el paquete informático Office 2000.

 

Los  resultados finales fueron evaluados de la siguiente forma:

Mejorado: incluye  alivio o solución de los síntomas; recuperación de las actividades que realizaba antes de padecer la afección; puede o no estar satisfecho con el proceder.

Igual: sigue con los síntomas; no recuperación de las actividades que realizaba antes de padecer la afección; insatisfacción con el proceder.

Peor: pero que antes del proceder; disminucion de su capacidad fisica; no esta satisfecho.

Resultados 

Tabla 1. Principales sintomas que aquejan los pacientes.

 

Sintomas

Numero

Por ciento

Aumento de volumen

17

32.1

Dolor

34

64.2

Antecedente traumatico

2

7.8

Sinovitis a repeticion

1

1.9

Fuente: Historia Clínica y Estadísticas.

 

Se recogen los principales síntomas de los pacientes siendo el dolor y el aumento de volumen con  34 y 17 pacientes para un 64.4% y 32.1% respectivamente los que más se presentaron.

 

 Tabla 2. Principales elmentos al examen fisico. 

Examen fisico

Número

Por ciento

Mc Murray Boller positivo

23

43.4

Crepitación

28

52.8

Deformidad

12

22.6

Dolor al movimiento

6

11.3

Fuente: Historia Clínica y Estadística.

 

Al examen físico los elemento que más se presentaron fueron crepitación con 28 pacientes para un 52.8%; maniobra de Mc Murray y Boller positiva  con 33 pacientes para un 43.4% y deformidad con 12 pacientes para un 22.6%.

 

Tabla 3. Diagnóstico presuntivo que tenían los pacientes. 

Diagnóstico presuntivo

Número

Por ciento

Gonartrosis

12

22.6

Condromalacia

12

22.6

Lesión meniscal

19

35.8

Genus varus

2

7.2

Cuerpo libre

2

7.2

Fractura medial

1

1.9

Sinovitis crónica

3

5.7

Osteocondritis

2

7.2

Hidroartrosis permanente

1

1.9

Fuente: Historia Clínica y Estadísticas.

 

Al momento de la intervención los pacientes llegaban con el diagnóstico presuntivo de su área de salud son los siguientes diagnósticos:

 

Lesión meniscal con 19 pacientes para un 35.8%; Condromalacia y Gonartrosis con 12 pacientes para un 22.6% y en menor medida Cuerpo libre, Genus varus, Sinovitis, Osteocondritis.

 

Tabla 4. Hallazgos artroscopicos. 

Hallazgos artroscopicos

Número

Por ciento

Condromalacia

24

45.3

Lesión de menisco interno

15

28.3

Lesión de menisco externo

4

7.5

Rodilla degenerativa

5

9.4

Osteocondritis

5

9.4

Cuerpo libre

3

5.7

Fractura Medial

1

1.9

Sinovitis Crónica

3

5.7

Fuente: Historia Clínica y Estadísticas.

 

Al realizarse la artroscopía se hallaron afecciones que se describen como Condromalacia con 24 pacientes para un 45.3%; lesión meniscal tanto de menisco interno y externo en 19 pacientes para un 35.8%; otras aparecieron en menor escala.

 

Tabla 5. Proceder artroscopíco.

 

Proceder artroscópico

Número

Por ciento

Legrado

17

32.1

Menicectomía

19

35.8

Biopsia

3

5.7

Lavado artroscópico

53

100

Excerisis de cuerpo libre

3

5.7

Fuente: Historia Clínica y Estadisticas.

 

Estas lesiones son susceptible de ser tratadas artroscopicamente fueron el lavado articular a todos los pacientes; meniscectomía a 19 pacientes para un 35.8% y legrado a 17 pacientes para un 32.1%.

 

Tabla 6. Resultados finales.

 

Resultados

Número

Por ciento

Mejorado

48

90.6

Igual

3

5.7

Peor

3

5.7

Total

53

100

Fuente: Historia Clínica y Estadísticas.

 

Los resultados finales pueden considerase satisfactorios pues la inmensa mayoría, 48 pacientes mejoraron y solo 6 pacientes quedaron igual o peor.

  Discusión

 Fue el dolor la causa más común de consulta de estos pacientes, pues es este el síntoma más invalidante de todos y el que más motiva la visita a las consulta de Ortopedia. 

Otro síntoma que también de presento es el aumento de volumen, aquí debe tenerse muy encuenta si es por derrame o por deformidad, téngase  presente que estas personas tienen 60 años o más, y la artrosis y las deformidades angulares son muy frecuentes en esta etapa. 

Jackson(1) plantean que son el dolor y la deformidad las causas más frecuentes por la cual se interconsulta los pacientes. Al examinar a los pacientes la crepitación estuvo presente en más de la mitad de ellos esto se explica por el deterioro progresivo que sufre el cartílago con la edad por un lado el microtrauma repetitivo o el mocrotrauma que puede ocurrir en determinada etapa de la vida y por otro lado el deterioro que se le impone al cartílago a lo largo de la vida y que incluye deshidratación del mismo, disminución del numero de condorcitos y sustancias fundamentales. 

Desde 1988 ya Bauer propuso una clasificación donde tiene en cuenta estas  lesiones degenerativas y donde la crepitación es la manifestación externa de de ese fenómeno(2). 

Las maniobras no dejan de tener utilidad, pero no son del todo efectivas, pues al tener  los pacientes rodillas extremadamente dolorosas cualquier maniobra puede enmascarar la realidad. 

Los pacientes venían de su área de salud con una gama de diagnósticos presuntivos, algunos de ellos confirmados artroscopicamente, otros sin embargo muy lejos de  la realidad; de alli la importancia de que los examenes fisicos independientemente de ser realizados por ortopédicos en el area debe revizarse y verificarse por el equipo que personalmente se encargara de la realización de la artroscopia. A medida que aumenta la experiencia, el número de casos examinados, intervenidos, la certeza diagnóstica será cada vez mayor y mejor. 

González Griego(3) en un estudio realizado en el Instituto de Reumatología, tuvo una certeza diagnostica 44.4%, la cual afirma lo que nosotros contenemos. 

Las lesiones meniscales y condromalacia fueron los hallazgos artroscopicos más encontrados,  el tipo de lesión meniscal fue el degenerativo tanto para menisco interno como externo. Mc Bride(4) encuentra lesione similares ¿ por qué este tipo de lesión? Sencillamente el menisco sufre las mismas contingencias que el cartílago y los desgarros se superponen por lo que predominan las lesiones horizontales y de deshilachamiento tal es así que estas lesiones son excepcionales en niños y adolescentes(5). 

Alta incidencia tiene también la condrolomacia motivada en nuestro criterio que es coincidente con Shahriaree(6) en el microtrauma repetitivo y las perdidas de las propiedades del cartílago. 

Los procederes artroscópicos son los convencionales realizados y son los que se realizan convencionalmente en cualquier artroscopia(1,3,7,8). 

El lavado se le aplicó a todos pacientes; es el témino aplicado el proceso que implica lavado de la articulación con una cantidad copiosa se solución de irrigación generalmente con suero salino normal. Esto, desde luego forma parte de un proceso de desbridamiento, pero puede ser considerado como un tratamiento por si mismo. Los fragmentos de fibrina o detritus  de cartílago articular son a menudo visibles,  en el lavado con solución de irrigación y se admite que enzimas y otro fragmentos microscópicos también sean arrastrando a la articulación. El beneficio sistemático que se ha observado después del lavado se considera debido a la extirpación de estos fragmentos microscópicos que pueden causar una sinovitis y a la limpieza de enzimas como prostaglandinas y sustancias P que se conocen como sustancias dolorigenas(1). 

Los resultados a primera vista son satisfactorios e incluso con resultados mejores a los  reportados por Jackson(7) 80%, Zarins(1) 88% y otros(9,10,11) con resultados entre 50 y el 85%, pero no nos podemos dejar llevar por el optimismos pues se deberá esperar una recaída en algunos de esos pacientes, sobre todos en aquellos que tienen deformidades angulares en los cuales seria necesario una corrección por osteotomía de las mismas. 

Por otro lado no debemos albergar el más mínimo temor a las complicaciones pues estas en nuestra serie no se presenta y las descritas por las literaturas son mínimas y solubles(1,12,13) 

Bibliografía

 1.      Jackson R.W. Tratamiento Artroscópico de las Enfermedades Degenerativas. En: Zarins B, Cugat R. Principios de Artroscopia y Cirugía Artroscópica. Barcelona: Springer-VerlagIberica; 1993 pagina 210-213 

2.      Bauer M, Jackson R.W. Chondral Lesions of the Femoral Condyles: Systente of Arthroscopic. Clasification. Arthroscopy; 1988: 4; 97-102 

3.      González Griego J. Artroscopia de la Rodilla. Experiencia de un Reumatología. La Habana: Editorial Ciencias Medicas; 1992 pagina 40-72 

4.      Mc Bride G.G. Arthroiscopic Medial Menicectomy in the Older Patients. J Bone Joint Surgery; 1984: 66A; 547-551 

5.      Shahriaree H. Chondromalacia Patella. O’ Connor’s Textbook of Arthroscopic Srugery. Philadelphia, J.B. Lippinoctt; 1984 pagina 263 

6.      Ceperos S, Ey A, Salvador A, Ventura N. Patologia Meniscal del Niño y Adolescente. Cuadernos de Artroscopia. 1997: 4(1); 16-20 

7.      Jackson R.W, Silver R, Marans H. The Arthroscopic Treatment of Degenerative Joint Disease. Arthroscopy; 1986: 2; 114 

8.      Sprague N.F III. Arthroscopic Debridement for degenerative Knee Joint Disease. Clin Orthop; 1981: 160; 118 

9.      Johnson LL. Arthroscopic Surgery Principles and Practice. C V Mosby Co, St Louis, Missouri, 3er Ed. 1986 

10. Bert J.M, Maschka R.N. The Arthroscopic Treatment of Unicompartimental Gonarthrosis: A Five-Year Follw-Up Study of Abrasion Arthroscopy Plus Arthroscopic Debridament Alone. Arthroscopy; 1989: 5; 25-32 

11. Chandler E.J. Abrasion Arthroplasty of the Knne Cont Orthop; 1985: 11(2); 21 

12. DeLee J. Complications of Arthroscopy and Arthroscopic Surgery. Results of a National Survey: Arthroscopy; 1986: 1;214-220 

13. Small Nc. Compliactions in Arthroscopy the Knne and other Joint. Arthroscopy; 1986: 2; 253-258