La enfermedad cerebrovascular (ECV) ocupa sin lugar a dudas un lugar importante dentro de las causas de morbimortalidad por enfermedades crónicas no transmisibles en nuestro país (1), siendo además, una de las principales causas de discapacidades a nivel mundial. Constituyen la tercera causa de muerte en Cuba y en la mayoría de los países desarrollados, superada por las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Por otra parte, alrededor de un tercio de los sobrevivientes a un ictus cerebral son incapaces para valerse por sí mismos y aproximadamente el 75 % pierde sus facultades para reincorporarse laboralmente, considerándose la causa más frecuente de incapacidad. Las enfermedades cerebrovasculares tienen, además, un enorme costo por los recursos necesarios en el sistema de salud para su atención en fase aguda; además de los cuidados a largo plazo de los sobrevivientes con su consecuente handicap.

No cabe duda que en lo anterior influyen problemas relacionados tanto con el diagnóstico como con un tratamiento adecuado, y este será mas exitoso mientras mas temprano se inicie. Por esta razón es importante educar a la población en relación a la rapidez con que debe acudir al médico y en identificar los síntomas de alarma es una batalla necesaria, pero debe ir unida obligatoriamente a un manejo rápido por parte de los médicos (2).

El conocimiento de los factores de riesgo para padecer de estas enfermedades es de vital importancia, sin embargo, a pesar de los avances en la atención primaria, el nivel de conocimientos es aun insuficiente. Creemos que el mejor conocimiento de estos por la población es necesario, puesto que pudiera contribuir al decremento, no solo de la morbimortalidad en este tipo de pacientes, sino también a una disminución de las discapacidades por esta etiología (3).

Es cierto que los programas de salud están dirigidos en estas vertientes, pero consideramos que aún su aplicación es insuficiente, lo cual nos ha motivado a realizar el siguiente trabajo, con el objetivo de contribuir al conocimiento sobre qué conoce nuestra población de la ECV; así como estudiar el sexo y los grupos etáreos en los que con mayor frecuencia se presenta esta enfermedad; analizar el conocimiento de síntomas y factores de riesgos por la población; conocer la estadía hospitalaria y los costos por esta enfermedad.

| Resumen | Introducción | Material y Métodos | Discusión | Conclusiones | Recomendaciones | Bibliografía | Créditos |