ISCM- CH

Facultad de Ciencias Médicas Miguel Enríquez

 

 

 

 

 

LA FECUNDACIÓN ARTIFICIAL O EXTRA- CORPÓREA.

FIVET. CONSIDERACIONES ACTUALES.

 

 

 

 

 

AUTORES: Damián Romero Vázquez (*)

Marianlie Navarro Maestre (**)

TUTOR: Dr. José R. Romero Villar (***)

 

 

 

 

 

 

(*)Estudiante de 6to año de Medicina

(**)Estudiante de 5to año de Medicina

(***)Especialista de 2do grado y profesor auxiliar de Medicina Interna

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ciudad Habana- 2001

 

RESUMEN

 

 

La fecundación artificial o extracorpórea con transferencia embrionaria más conocida como fecundación in vitro, constituye la solución para un porciento significativo de parejas que por razones que van desde causas orgánicas, funcionales o postquirúrgicas hasta psicológicas, no han podido concebir un hijo en un lapso de tiempo prudente (2 años) realizando otros tratamientos alternativos. La FIVET consiste en la obtención de un ovocito maduro por medio de técnicas médico quirúrgicas y de esperma masculina para su fecundación a nivel de laboratorio y su posterior implantación en el seno materno, evitando o saltando una serie de pasos que deberían ocurrir naturalmente en el aparato reproductor femenino. A pesar de los aspectos que puedan plantearse en su contra, esta es una consecuencia del desarrollo del ser humano desde el punto de vista tecnológico que puede hacer que una pareja humedezca sus ojos ante la sonrisa de un niño que la naturaleza por si sola no le podría entregar jamás.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

 

Una de las satisfacciones más grandes que puede tener una pareja es la presencia de un hijo. En cambio, es cada vez mayor el número de éstas que no puede lograrlo ¨naturalmente ¨. Son muchos los mecanismos que deben funcionar perfectamente para que se produzca la fecundación humana, por este motivo es que se hace tan frecuente la aparición de este trastorno en el mundo actual.

El hombre es un ser inigualable en inteligencia. Su capacidad creadora es incluso en estos momentos inimaginable. Es por estas cualidades que el hombre en su desarrollo científico técnico, no vaciló en buscar un mecanismo, para conseguir lo que se conoce por fecundación in – vitro.

La FIVET se empezó a practicar sin mucho éxito en animales (especialmente ratas, conejos, ovejas y vacas) ya a finales del siglo XIX, pero con mayor éxito, aún en animales, alrededor de los años 60.

Los experimentos a nivel humano y animal (ratas y conejos) datan de la década del 30, pero con un cierto éxito a partir de los años 60. Cabe recordar que ya para el año 1963 la prensa mundial anunciaba que el profesor boloñés Pretucci había conseguido en ciertas ocasiones, a nivel de laboratorio, la fecundación de células germinales ¨in vitro ¨, que alcanzaron desarrollarse hasta por tres o cuatro semanas, sin ser transferidas ¨in útero¨. Anteriormente a este trabajo de Petrucci, el Dr. J. Rock, de la Universidad de Harvard, había logrado lo mismo unos años antes, pero su trabajo en aquel momento no fue hecho público, lo mismo que los trabajos del investigador Shetties en los años 50. Para el año 1969 se había empezado a aplicar a nivel humano, con transferencia, pero sin éxito alguno. Van a ser los Doctores ingleses Robert Edwards, Barry Bavister y Patrick Steptoe, quienes para el año 1978 (25 de julio) logran el nacimiento del I bebé probeta, la niña Louise Brown (inglesa), en el hospital público de Oldham, Manchester, Inglaterra, con gametos de sus padres John y Lesley Brown.

Para el mes de Marzo de 1984 nacía en Los Angeles, EE.UU., el primer bebé de un óvulo fertilizado pero de otra mujer diferente a la gestante. Un mes después, en Abril del mismo año, nacía en Melbourne, Australia, la niña Zoe Leyland de un embrión previamente congelado, lo que hizo que fueran estudiosos australianos los primeros en realizar procesos de congelación y descongelación de embriones humanos con un relativo éxito.

A partir de estos años 80 fueron cada vez más los así llamados bebé probeta que nacieron en diferentes países por esta técnica.

En nuestro trabajo pretendemos brindar un acercamiento hacia este interesante tema, comentando lo referido a la técnica que se emplea, algunos conceptos sobre la infertilidad y otros comentarios que nos parecen interesantes.

No quisiéramos terminar esta introducción sin llevar a la reflexión el siguiente planteamiento ¨Un hijo es el resultado necesario del amor entre un hombre y una mujer¨. ¿Qué pasaría si alguno de ellos no pudiera su parte en la reproducción ? ¿ Dejaríamos a una madre sin la satisfacción de ver llorar a una criatura salida de su seno ? ¿ Privaríamos a un padre de esa alegría que significa que un ser diminuto diga ¨Papᨠ?.

Por detalles como éstos es que nos dimos a la tarea de estudiar el tema.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

OBJETIVOS:

 

 

 

General: Abordar la fecundación artificial o extracorpórea como una técnica que puede despertar una polémica interesante en nuestros tiempos.

 

 

 

Específicos: - Explorar la FIVET buscando una posible definición y técnica así como algunas consecuencias implicantes.

- Enunciar algunos conceptos sobre infertilidad como causa directa de una

decisión de FIVET.

- Comentar los tipos y variantes de la FIVET más ampliamente utilizados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MATERIAL Y MÉTODO:

 

 

Se realiza una revisión bibliográfica con el objetivo de estudiar los conceptos actuales sobre la fecundación in vitro o transferencia embrionaria ( FIVET) partiendo de las bases médico – científicas, éticas y nacionales que deben encabezar cualquier actividad de investigación sobre el tema.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DESARROLLO

 

La fecundación artificial, o extra-corpórea, o FIVET, o ¨ in vitro¨, o transferencia embrionaria se podría definir como aquel conjunto de intervenciones técnico- médicas que van desde la obtención de óvulos ( por medio del ciclo espontáneo o natural de la ovulación

poco usado -, o bien por medio del ciclo inducido a través de una super- ovulación provocada a través del suministro de ciertos medicamentos que alteran las funciones hormonales), y espermatozoides para que realicen la fecundación fuera del seno materno, a nivel de laboratorio, y una vez fecundados ser implantados en un útero para su posterior desarrollo natural intra- uterino. Lógicamente se exige un estudio previo, llamado ¨screening¨, de aquellas personas cuyas células germinales van a ser utilizadas en este proceso de reproducción asistida, para evitar así posibles enfermedades hereditarias al niño.(3)

Una vez conseguida la fecundación ¨in vitro ¨, y en el momento ulterior considerado óptimo, se procede al traslado o ¨ transferencia de los embriones¨ (TE) – se recomiendan tres embriones -, al interior del útero de la mujer. Ambas maniobras constituyen la FIVTE, cuyas fases técnicas se resumen así:

1. Recogida del óvulo/s (ovocito/s) de la mujer:

. Hospitalización de la mujer al noveno día del ciclo menstrual (en los ciclos largos, más tarde).

. Dosificación diaria de estradiol 17B y realización de ecografía con ultrasonido, para diagnosticar exactamente el día en que tiene lugar la ovulación. Dosificación de la hormona luteotropa (LH). Tratamiento hormonal de super-ovulación (7 a 10 óvulos promedio).

. Si no se producen ciclos espontáneos, se hace una estimulación con inductores de la ovulación, tales como el clomifeno o la gonadotropina coriónica (HCG).

. Si se produce un pico hormonal espontáneo de LH, a las treinta y dos-treinta y cuatro horas se realiza en el quirófano bajo anestesia una ecografía o una laparascopía con neumoperitoneo (por una pequeña apertura quirúrgica en la pared anterior del abdomen se introduce dióxido de carbono en la cavidad abdominal, hinchándola; a continuación se introduce un laparoscopio o tubo óptico que permite ver en el interior del abdomen- y por lo tanto los ovarios-, puncionar sus folículos maduros y aspirar el líquido folicular con los óvulos u ovocitos que contenga. (Actualmente se realizan técnicas transvaginales).

Se aspiran normalmente sólo los folículos mayores de 18 mm. En previsión de que los ovocitos de segundo grado están maduros. En más de un 90 por 100 de los intentos, se obtiene al menos un óvulo (si no se acentúa con exacta cronología, o los óvulos son inmaduros y generalmente no válidos para la FIV – demasiado pronto-, o han caído en la cavidad del abdomen y no pueden recuperarse – actuación demasiado tardía-). Actualmente ya es posible que los ovocitos inmaduros recogidos por la aspiración del folículo puedan ser madurados en el laboratorio.

. Vertido del líquido folicular aspirado en un recipiente estéril aclarando la jeringuilla

de aspiración con el medio de cultivo que aquél contiene (por ejemplo, el INRA B2 MENEZO)

.. Traslado del cultivo a una caja isotérmica a 37 grados.

. Se procede al análisis del líquido folicular en atmósfera estéril.

. Se realiza el cultivo de los ovocitos en un tubo de 1 mm. que contiene un medio de cultivo enriquecido con albúmina sérica humana, durante 6 horas y en un desecador a 37 grados, con una atmósfera de 5 por 100 de oxígeno, 5 por 100 de anhídrido carbónico y 90 por 100 de nitrógeno.

2. Recogida del semen.

Se obtiene una muestra de semen por automasturbación del varón:

. Se procede a la licuefación del esperma (semen ).

. Se añaden 10 ml. de medio de cultivo.

. Se realiza un lavado por centrifugación suave, consiguiéndose así un precipitado con espermatozoides. También puede utilizarse semen previamente congelado.

La concentración de espermatozoides móviles necesaria es de medio millón por ml.

En determinados casos debe procederse a la selección y ¨capacitación¨de los espermatozoides útiles del semen ( por ejemplo, en la oligospermia, etc).

3. Contacto de los gametos y fecundación ¨in vitro ¨:

. Se une cada uno de los óvulos con los espermatozoides (entre 50 y 150.000 ml.) seleccionados y se mantienen juntos durante dieciseis-dieciocho horas, en una placa de vidrio.

. Se comprueba la iniciación de la fecundación ¨in vitrio¨- generalmente ocurre en el 55-60 por 100 de los óvulos de los programas FIV-, con formación de uno o varios cigotos. Si ocurre así, comienzan su división celular (mórula).

. Los óvulos fecundados se mantienen en el medio de cultivo y en un incubador durante doce-veinticuatro horas, tiempo en el que aproximadamente un 80 por 100 van dividiéndose en células o blastómeros.

4. Transferencia de embriones (TE).

. En la base de división celular, con 4, 8 ó 16 células, se transfieren los embriones al útero de la mujer por vía transcervical (a través del cuello el útero) y por medio de un fino catéter esterilizado especial, maniobra que debe realizarse en el quirófano. Se recomienda la transferencia de los embriones entre las veinticuatro-cuarenta horas y ocho horas después de la fecundación y cuando se han dividido en 2-4 células, pues parece que su contacto precoz con la mucosa uterina reduce el porcentaje de abortos debido a esta técnica.

. Se revisa el catéter ya retirado para comprobar que no se han arrastrado los embriones, y así el posible embarazo no sea fustrado por esta causa.

Terminada la FIVTE la mujer permanece en reposo y en decúbito de varias horas a un día, volviendo posteriormente a su domicilio. Si se consigue el embarazo-confirmable dos semanas más tarde- se realizarán los controles y las prescripciones oportunas durante el mismo.

Entre los factores que contribuyen al éxito de la FIVTE, se pueden mencionar los siguientes:

. La edad biológica de la madre y la calidad espermática.

. El buen estado de la pelvis femenina.

. La recogida de ovocitos maduros al realizar la aspiración folicular.

. Que el aspirado folicular no esté mezclado con sangre de la rotura folicular o de la pared abdominal.

. Que la técnica se realice correctamente, y en especial que la temperatura de la caja isotérmica se mantenga a 36-37 grados.

. La identificación de la mujer y su marido o compañero con el equipo de la FIVTE.

. Que se actúe con perfecta sincronía en todos los momentos, tanto de la ovulación como de la maduración de la mucosa uterina, etc.

. Que el equipo técnico-médico junto con el ambiente clínico sean los idóneos.

 

Cabe en este momento destacar que dentro del protocolo con que se trabaja nunca fertilizan ¨más de seis óvulos por paciente a fin de no permitir la posibilidad de obtener más de seis embriones y verse por ello obligados a desechar alguno o transferirlos todos, con riesgo de embarazo múltiple por esa razón¨, como tampoco están de acuerdo con el empleo de tecnologías complementarias, de uso frecuente en otros países, y que indudablemente mejorarían las estadísticas nacionales al respecto, como la ¨micromanipulación, criopreservación de preembriones, congelamiento embrionario, inseminación heteróloga y empleo de úteros de terceras personas...prefiriendo depurar al máximo todos los pasos, con la finalidad de obtener los mejores resultados posibles bajo el principio de respeto absoluto al concepto de inviolabilidad de la vida y la dignidad humana, que conceptuamos presente desde el momento mismo de la fecundación

Antes de referirnos a las técnicas de Reproducción Asistida es conveniente abordar el tema de la infertilidad, sus causas, prevención y tratamiento. ´INFERTILIDAD ´es un término que se utiliza para referirse a las parejas que no han podido concebir y tratan de concebir- pudiendo ser una situación no definitiva-, aproximadamente, durante un determinado tiempo (dos años), con la ayuda de diferentes tratamientos, o bien, pueden concebir, pero debido a factores muy variados, no pueden llevar adelante el embarazo. La esterilidad, en cambio, es la incapacidad definitiva o irreversible para concebir, aunque en algunas situaciones esta imposibilidad natural puede corregirse por intervenciones médico-quirúrgicas. Existe en todos los países un grupo de parejas infértiles, que es de un 3-5 % en promedio, mientras que otros hablan de un 10 a un 15 % promedio (EE.UU.). pero pueden existir factores que incrementan la prevalencia de la infertilidad, hasta ser de un 20-30 % en algunos casos, o como ocurre en el área rural de Nigeria donde se alcanza la tasa límite de un 54.1%. Si estos factores adicionales se pudieran identificar se prevendría probablemente la infertilidad y el recurso a la FIVET, más complejo y costoso, disminuiría radicalmente. La incapacidad de la pareja para lograr un embarazo tiene distintas atribuciones. En América Latina, el 22 % se debe a un problema masculino, el 25 % a un problema de ambos, en el 10 % de los casos no se detectó causa, y en el 13 % de los casos resulta embarazo. En cuanto a la causa específica de infertilidad en la mujer, en América Latina, el 3 % se debe a la endometriosis, el 31 % a un factor ovárico. El 44 % a un factor tubárico y un 35 % a una causa no demostrable.

Son de nuestro particular interés las mujeres infértiles por factor tubárico, pues éste constituye la indicación primaria para la Fertilidad In Vitro y Transferencia Embrionaria (FIVET). Las causas de este tipo de infertilidad son variadas, tales como la enfermedad pélvica inflamatoria, antecedentes de salpingectomía por esterilización o embarazo ectópico, malformaciones congénitas de las trompas y la exposición in útero al dietiletilbestrol.

Es mejor prevenir que curar, y esto es especialmente cierto en el caso de la infertilidad, cuyo tratamiento es con cierta frecuencia costoso, frustrante e ineficaz, como vamos a ver más adelante. La infertilidad asociada con infecciones, muy frecuentemente en los países en desarrollo, se puede prevenir eliminando las causas de infección, entre las cuales sobresalen las enfermedades de trasmisión sexual (ETS), como la gonorrea y la chlamydia. La actividad sexual en jóvenes y adolescentes está aumentando, así como las relaciones extra-matrimoniales y la promiscuidad, que traen consigo un aumento de las ETS, y por lo tanto, problemas de infertilidad.

Hay que agregar que existen algunos factores que pueden favorecer la infección pélvica, en cuanto causa de infertilidad, como son el uso del Dispositivo Intrauterino (DIU) y el aborto provocado, tanto clandestino como en hospitales. Por ejemplo, sólo por Chlamydia, las infecciones posteriores al aborto legal en un estudio fueron de un 17 %. Además, en EE.UU,. se ha producido un aumento del 300 % en los embarazos ectópicos desde la legalización del aborto. En 1994 la incidencia fue de 4.8 por 1000 nacimientos, mientras que para 1998 había aumentado a 14.5 por 1000 nacimientos.

Como se mencionó antes, la esterilización quirúrgica, que suele ser irreversible, es una indicación para la FIVET, y en un estudio realizado por la OMS se comprobó que aproximadamente, al 20 % de las mujeres en unión se les ha realizado la salpingectomía; de hecho antes de los 10 años de unión, el 10 % de las mujeres ya se han esterilizado, ya a los 14 años de unión, el 20 % están esterilizadas.

Esta realidad es preocupante porque como se indica en la Encuesta de Salud Reproductiva de 1994, ¨El carácter irreversible del método es un inconveniente en la medida que hay personas que se arrepienten de haberse hecho la esterilización¨. En la Encuesta Nacional de Salud Reproductiva de 1993, cerca de la cuarta parte de las esterilizadas indicó que no se volverían a operar y en más de la mitad de los casos porque les gustaría tener hijos, mientras que el 20 % no se volvería a operar por ¨razones de salud ¨, es decir, aparentemente estas personas consideran que la esterilización ha tenido efectos negativos en su bienestar ¨.

De todo lo anterior se deduce que antes que todo, es necesario promover una ¨campaña de prevención de la infertilidad¨, con el fín de disminuir los factores que la causan. Esta debería de incluir a los medios de comunicación y la educación formal, así como un plan preventivo desarrollado por el sistema nacional de salud.

Previniendo la infertilidad se habrá ganado mucho camino a nivel social. Pero en los casos en que – aún así – la patología se presente, será necesario recurrir a tratamientos que eliminen el problema en su origen. En el caso de infertilidad masculina, la oligospermia puede ser una manifestación de varicoceles, lo cual se puede solucionar ligando la vena espermática correspondiente, mejorando la calidad del semen y las probabilidades de embarazo en un 53 % de los casos. La oligospermia también puede tratarse con clomifeno, y los que la padecen deberán evitar el consumo de alcohol, tabaco y drogas, así como la exposición del escroto al calor y al frío excesivos. Por su parte, el hipotiroidismo se puede tratar con suplementos de hormonas tiroides, y la impotencia o galactorrea es tratable en algunos pacientes con bromocriptina. Como se puede ver, existen tratamientos para la infertilidad masculina, no obstante se requieren además de médicos especialistas en urología, especialistas en andrología, que están más capacitados que un endocrinólogo general para atender los problemas hormonales masculinos

En cuanto a la infertilidad femenina, cuando se debe a anovulación u oligoovulación, el problema también se puede tratar hormonalmente. En caso de que la ovulación marche bien, para descartar que el problema se deba a un factor cervical, será necesario hacer exámenes para la detección de Chlamydia, gonorrea, micoplasma T, tricomonas, infecciones micóticas o las causadas por la Garderella, y se deben someter al tratamiento según proceda. Las anomalías estructurales y los pólipos cervicales se tratan por medio de procedimientos quirúrgicos. La mala calidad del moco cervical se puede tratar hormonalmente , y para la presencia de anticuerpos hostiles a los espermatozoides ( infertilidad inmunológica), se recomienda terapia aislante por 6 o 9 meses hasta que desaparezcan los anticuerpos. En cuanto a los factores uterinos como fibromas, útero bicorne o tabicado, desviado hacia atrás y móvil, los pólipos endometriales y la menorragia, así como la senequias, pueden ser tratados clínicamente, al igual que la endometriosis y el síndrome de ovario poliquístico. Ahora bien, en el caso que más nos interesa, el tratamiento de factores tubáricos es posible con tuboplasia, como la salpingolisis, la fimbriolisis, la salpingostomía , la implantación tubárica in útero, así como la escisión del segmento ocluído y la unión de los extremos permeables. El éxito de la microcirugía tubárica es aproximadamente del 25 %, mucho mayor que el éxito de la FIVET, y sin las pérdidas embrionarias de ésta, y corrigiendo el problema en el origen; aunque el equipo médico que cure de esta manera la infertilidad no aparezca luego por la televisión.

Al mencionado éxito hay que agregarle el logrado por la cirugía con rayos láser de CO2. El 60 % de las parejas infértiles tratadas apropiadamente logran finalmente el embarazo. No obstante, el porcentaje de éxito sería mayor si se dedicaran más esfuerzos y recursos en mejorar el diagnóstico y tratamiento de estos problemas, lo cual se ha dejado de hacer en muchos países debido a la centralización del trabajo en la Reproducción Asistida. Por ejemplo, un editorial de la revista ¨Medical Journal of Australia¨ enfatiza el enorme costo de la FIVET, mientras que el ¨estudio de las causas de infertilidad o su prevención primaria en Australia está virtualmente abandonado¨. También el editor de la revista ¨Fertility and Sterility¨; Dr. Roger Kempers, afirma que se prevé la desaparición en los próximos años de la cirugía ginecológica para resolver los problemas de infertilidad, debido a la dedicación a la Reproducción Asistida.

Finalmente, hay que poner la atención en la infertilidad por causa no conocida (idiopática), que como se indicó anteriormente constituye más del 10 % de los problemas de infertilidad. Hay que señalar que es evidente la necesidad de continuar con la búsqueda de modelos de diagnóstico más precisos y profundos de la causa de la infertilidad. Sin duda entre ellos se encuentran los factores psicológicos en la pareja.

Habrá que tomar en cuenta que la FIVET al fallar en la mayoría de los casos, y al producir la muerte de la mayoría de los embriones, sin duda agravará la situación afectiva entre los esposos. Cabe indicar que los medios de comunicación suelen conseguir entrevistas con los esposos que logran tener un hijo con la FIVET, pero no las consiguen de los esposos que no lograron nada, que son la mayoría. La FIVET añade a la mayoría de las parejas que son infértiles, el atributo de ser infecundas ( haber concebido pero sin tener un nacimiento), y esto no puede ser permitido por el bien de las parejas, y por respeto a la dignidad intrínseca de los embriones humanos. Antes será necesario facilitar el proceso de adopción, para darle hijos a una pareja que después de todos los tratamientos no han podido tener un hijo biológico; y para darle a un niño abandonado una familia que lo acoja.

Cuando se hace referencia a la fertilización in vitro y transferencia embrionaria (FIVET), se suele hacer incapié en la posibilidad para las parejas estériles de tener un hijo biológico. No obstante, como se verá a continuación, existe otra cara de la FIVET, que nos hace concluir que con ella, la ciencia pierde en parte su sentido al perjudicar al ser humano embrionario y al abrir la puerta a la manipulación de la vida humana, que podría perjudicar, sensiblemente, a nuestra sociedad.

Entre los tipos y variantes principales de la FIVET, están las que se realizan tanto a nivel intra-matrimonial como las que se llevan a cabo a nivel extra-matrimonial, las que, respectivamente, todavía algunos llaman la FIVET ¨homóloga y heteróloga¨.

 

 

 

 

 

 

Entre las variantes de la FIV cabe mencionar las siguientes:

. La GIFT (gametes intra-fallopian transfer) o TI(T)G: la fecundación no se realiza propiamente a nivel de laboratorio, sino ¨naturalmente¨ a la altura de las trompas de Fallopio, en las que el mismo acto quirúrgico (laparascopías o minilaparascopía) para la obtención de los óvulos por aspiración, óvulos maduros y semen (previamente seleccionado y capacitado), se colocan juntos para que ahí fecundicen y sigan su proceso normal, hasta obtenerse las fases siguientes para un embarazo natural (cigoto, mórula, blastocisto, individuación-anidación, embrión, feto).

Hoy día, para la aspiración de los oocitos, se prefiere más la obtención de los mismos por vía transvaginal, con la ayuda de un catéter y de la ecografía, que la laparascopía, la cual requiere anestesia y hospitalización.

. La TET (transferencia embrionaria a las trompas): en esta segunda variante se transfiere el embrión FIV, y no los gametos. Por medio de una intervención quirúrgica, a las trompas, y no al útero, para que desde ahí continúe su avance hacia la implantación uterina.

El principal riesgo, a pesar de que se ofrece a los gametos, o bien al embrión, un ambiente más fisiológico e idóneo, es la gestación ectópica o embarazo extra-uterino.

. La ZIFT, que consiste en la transferencia del cigoto a las trompas (el cigoto es la célula, con su propio núcleo, que resulta de la fusión o cariogamia de los núcleos de los dos gametos masculino y femenino, aproximadamente 12-24 hrs. después de depositados los espermatozoides en la cavidad vaginal).

. La MESA, viene a ser una micromanipulación que hace referencia a la aspiración microquirúrgica de espermatozoides en el epidídimo, que luego se usarán en la FIV.

. La SUZI, micromanipulación que consiste en una inseminación-inyección llevada a cabo en la sub-zona pelúcida (membrana gruesa y transparente que rodea al óvulo y que se desarrolla ya en el ovario).

. La ICSI, micromanipulación que hace referencia a la inyección intracitoplasmática de espermatozoides.

. La PZD, variante micromanipulativa de la FIV que hace referencia a una disección parcial de la zona pelúcida ovular.

. La PROST, consiste en la transferencia intra-tubárica del ¨pre-embrión¨en el estadio ¨pro-nuclear¨, o sea antes de la cariogamia que dará origen al cigoto, durante las primeras 6-12 hrs. aproximadamente.

. El PRETT, que consiste en la transferencia intratubárica del ¨pre embrión¨en el estadio de blastocisto, alrededor del séptimo-octavo día después de la fecundación; aunque algunos afirman que este estadio se origina alrededor del cuarto día.

. La Microinseminación + FIV, que consiste en la transferencia simultánea de ambos procedimientos (ver SUZI ICSI).

. ¨Combinado¨, consiste en la combinación de técnicas de microinseminación, excluída la ICSI, más el ¨Hatching asistido¨ (o sea acompañada de un proceso de incubación asistida).

. Donación de ovocito /FIV/GIFT, hace referencia a la fecundación ¨in vitro¨o transferencia de gametos con ovocitos donados y espermatozoides ¨del esposo¨.

En cuanto a los índices de desarrollo intra-uterino del embarazo, tenemos los siguientes datos aproximativos:

La causa médica más común por la que se recomienda la FIVET, y que a su vez es el principal motivo de esterilidad femenina, es la obstrucción u oclusión de las trompas de Fallopio y/o tubárica, sobre todo cuando la micro-cirugía no ha dado los resultados esperados, o bien por esterilidad inmunológica o idiopática. También se recomienda en la esterilidad por malformaciones congénitas de los ovarios que no pueden ovular ni con estimulaciones; en este caso se necesitarán óvulos donados; para prevenir enfermedades congénitas; por incompatibilidad de base inmunológica entre el semen del varón y el moco del cuello uterino; en casos de impotencia del varón por alteraciones del semen o bien por esterilidad masculina.

Entre las consecuencias implicantes de la FIVET, que algunos estudiosos mencionan, están las siguientes:

Para que este proceso de división celular ocurra, tiene que darse, como es sabido, la fecundación del óvulo por parte del espermatozoide, de ordinario a la altura de las trompas de Falopio; proceso este que dará origen a la aparición de los dos pronúcleos¨-célula diploide- (los núcleos del espermatozoide y del óvulo antes de su fusión o cariogamia), durante aproximadamente las primeras 6-12 hrs.; para dar paso a la formación de una única célula humana con su propio núcleo, fruto de la fusión nuclear del espermatozoide y del óvulo, llamada ¨cigoto¨, aproximadamente entre las 12-24 hrs. Posteriores a la fecundación; iniciándose así el proceso, propiamente, de ¨ segmentación cigótica ¨, que se le conoce con el nombre de ¨mitosis¨, el cual alrededor de las 30 hrs. post-fecundación alcanza el estadio de dos células o blastómeros, que a su vez se van multiplicando; hacia el tercer día el cigoto, ya con alrededor de 12-16 blastómeros fruto de la mitosis, alcanza el estadio de ¨mórula temprana¨, estadio este que se podría ubicar entre el segundo-tercer día y el séptimo día aproximadamente; así se empieza a dar paso, a través del viaje tubárico, al estadío posterior al de mórula, conocido con el nombre de ¨blastocisto ¨, que aparece alrededor del séptimo-octavo días post-fecundación; cuando a su vez se inicia el proceso de ¨anidación-implantación uterina ¨ que irá concluyendo entre los días trece-catorce.

 

 

 

 

 

 

 

 

CONCLUSIONES:

 

 

 

de nuestros tiempos y aunque tiene sus detractores constituye la forma de concebir para parejas consideradas infértiles por todos los medios conocidos.

- La FIVET consiste en la obtención de ovocitos maduros por medios quirúrgicos médicos y de espermatozoides por automasturbación masculina con la posterior fecundación a nivel de laboratorio e implantación in – útero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RECOMENDACIONES:

 

 

  1. Fomentar el seguimiento por parte de nuestro Sistema de Salud y en especial por el médico de atención primaria de aquellas parejas que no hallan podido concebir en un tiempo prudente para poder valorar la posibilidad de la FIVET.

  2. Agotar todos los procedimientos clínicos – quirúrgicos para lograr el embarazo antes de tener que llegar a un método tan costoso y que lleva a la pérdida de muchos embriones que nunca vivirán.

  3. Brindar apoyo en todo momento a aquellas parejas que a pesar de haber hecho o agotado todas las posibilidades, no hallan logrado concebir; para convencerlos de la posibilidad de adoptar un hijo que les brindaría el cariño que necesitan y recibiría la familia que no tiene.

  4. Evitar la deshumanización de la técnica prohibiendo el experimento con otras especies ( colocar embriones humanos en especies similares ) que violarían la ¨dignidad del embrión ¨ .

  5. Continuar el estudio sobre este interesante tema.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

 

  1. A.A.V.V.. ¨El don de la vida. Ética de la procreación de la vida. Edit. PS., Madrid, 1999.

  2. González Núñez, Angel: ¨Antes que el cántaro se rompa ¨. Edic. San Pablo, Madrid, 1996.

  3. Blazquez, Niceto ¨FIVET y procreación¨. Cuadernos BAC 150, Madrid 2000.

  4. Ganong W.F. : Manual de fisiología médica, 15a. Edición. E.U.A. 1997.

  5. Allen F.H. and Diamond, L.K. : ¨Fecundación in - vitro ¨. Boston. Edit. Little Brown, 1995.

  6. Gato Fernández Javier. : ¨La sombra de la infertilidad ¨. Edic. Paulinas, Madrid, 2000.

  7. Moretti, Jean Marie. : ¨Cómo obtener un ser humano sin sexo ? ¨Edit. Henden, Barcelona, 1995.

  8. Panguazzi, Arnaldo. : ¨Reproducción y sus variantes ¨. Edit. . Herder, Barcelona, 1999.

  9. Blazquez, Niceto. : ¨La manipulación embrionaria ¨. Cuadernos BAC: 120. Madrid, 1995.