ISCM-H

Facultad Dr. "Miguel Enríquez"

 

 

 

 

 

 

 

Deformidades más frecuentes en el paciente de Lepra.

 

 

Autores: Marianlie Navarro Maestre. (*)

Damián Romero Vázquez. (**)

 

 

 

 

Asesor: Mercedes Sosa Castillo. (***)

 

(*) Estudiante de 5to. Año de Medicina.

(**) Estudiante de 6to. Año de medicina.

(***) Especialista de 2do. Grado en Dermatología

 

Ciudad de la Habana

2001

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"La lepra no es temida por sus características

infecto- contagiosas, sino por las deformidades

que produce."

Arvelo

RESUMEN

 

Se realizó un estudio descriptivo retrospectivo con el objetivo de identificar la existencia y las principales deformidades que se produjeron en 15 pacientes que estuvieron ingresados en el Hospital Miguel Enríquez en el período comprendido entre Enero de 1990 y diciembre del 2000. Se revisaron las historias clínicas de estos pacientes y se recogieron los datos referentes a edad, sexo, procedencia y presencia de incapacidades físicas. Menos de la mitad de los pacientes se vieron afectados por alteraciones morfológicas y dentro de los que las presentaron, la región del cuerpo que predominó fue la cara, seguida de las manos. Los hallazgos más frecuentes fueron la alopecia de cejas y pestañas y las alteraciones nasales. El sexo masculino se vio más representado mientras que los pacientes de la tercera edad tuvieron la mayor incidencia.

 

 

INTRODUCCIÓN

 

La lepra es una enfermedad infecto-contagiosa, granulomatosa, crónica, producida por Mycobacterium Leprae o bacilo de Hansen, el cual nunca ha podido ser cultivado, que afecta piel, nervios periféricos y puede ser sistémica. Su diagnóstico se basa en cuatro parámetros: clínico, inmunológico, histopatológico y bacteriológico (1).

La lepra es una de las enfermedades humanas más antigua. Los restos óseos que muestran las alteraciones leprosas específicas (erosión de la espina nasal anterior y del proceso alveolar del maxilar) se hallaron doscientos años antes de Cristo. Aristóteles la llamó " Leoniasis" y no es hasta 1847 que Hansen descubrió por primera vez " Los bastones delgados pardos" que se corresponden con el agente causal; por lo que la lepra es conocida también como enfermedad de Hansen (2).

Una enfermedad escamosa y ulcerosa de la piel puede generar miedo y repulsión. La lepra como consecuencia de su misterioso origen, sus formas caprichosas de ataque, su instalación insidiosa, su progreso constante, sus manifestaciones destructivas que dejan deformidades en los pacientes y su resistencia al tratamiento; se ha visto rodeada en muchos sitios de un aura de superstición, terror y tabú. En este aspecto la lepra representa una enfermedad única en la historia de la medicina y la civilización (2).

Afortunadamente y gracias a los grandes adelantos de la medicina moderna, en la actualidad se ha reducido considerablemente la incidencia de esta temible entidad tanto en Cuba como en el mundo. No obstante todavía se presentan casos aislados que, aunque raras veces evolucionan hacia las deformidades que expondremos.

 

Uno de los grandes avances de la ciencia moderna es ayudar al hombre a obtener un completo bienestar físico, mental y social y es evidente que llevando a cabo un programa eficaz en la detección precoz y control de pacientes portadores de lepra podemos reducir el establecimiento de incapacidades o deformidades físicas históricamente repulsivas. Por todo lo antes expuesto y por lo apasionante del tema nos propusimos el siguiente trabajo.

OBJETIVOS

 

 

 

MATERIAL Y MÉTODO

 

Se realiza un estudio descriptivo- retrospectivo con el objetivo de identificar las deformidades que más frecuentemente presentan los pacientes portadores de Lepra. Nuestro universo de trabajo lo constituyeron 15 portadores de la Enfermedad de Hansen en sus distintas variedades, que fueron atendidos en el Hospital Docente Miguel Enríquez en el período comprendido entre Enero de 1990 hasta Diciembre del 2000.

Se revisaron las historias clínicas de estos pacientes y se recogieron los siguientes datos:

Edad.

Sexo.

Procedencia.

Deformidad.

Se revisó el examen dermatológico (censo de incapacidades), insistiendo fundamentalmente en el hallazgo de lesiones en:

Cara.

Manos.

Pies.

Se confeccionan gráficos y tablas en relación con los datos encontrados.

Se incluyen fotografías de algunas de las incapacidades detectadas.

 

ANÁLISIS Y DISCUSIÓN DE LOS RESULTADOS.

Tabla 1: Distribución de los pacientes con lepra por edad. Hospital Miguel Enríquez, 1990 - 2000.

EDAD

No

%

Menos de 20 años

0

0

20-35 años

5

33.3

36-50 años

1

6.7

51-70 años

6

40

Más de 70 años

3

20

TOTAL

15

100

Fuente: Historias clínicas

Como se observa en la tabla 1 hubo mayor incidencia de la enfermedad en pacientes entre 51 y 70 años para un 40%, le siguió en frecuencia el grupo entre 20 y 35 años para un 33.3%. Lo primero no coincide con la bibliografía consultada la cual señala que esta es una enfermedad adquirida fundamentalmente durante la niñez y la adolescencia (3, 4).

 

Tabla 2: Distribución de los pacientes por sexo. Hospital Miguel Enríquez, 1990 - 2000.

 

Sexo

No.

%

Femenino

3

20

Masculino

12

80

Total

15

100

Fuente: Historias clínicas.

La tabla 2 nos muestra la distribución de los pacientes con lepra según el sexo. En ella podemos apreciar un predominio marcado del sexo masculino para un 80% lo que se corresponde plenamente con lo descrito en la literatura en la que se cita una proporción de 3:1 a favor de los hombres (4, 5).

Tabla 3: Hallazgo de deformidad en dichos pacientes. Hospital Miguel Enríquez, 1990 - 2000.

Presencia de deformidades

No

%

SI

7

46.7

NO

8

53.3

Total

15

100

Fuente: Historias clínicas.

Al observar esta tabla podemos comprobar que menos de la mitad de los pacientes (46.7) presentó alguna deformidad como consecuencia de su enfermedad. Esto se debe a la realización de un diagnóstico precoz mediante el examen neurocutáneo y a la implantación de una terapéutica adecuada para esta enfermedad (4).

La mayoría de estos pacientes eran procedentes de Ciudad de la Habana, principalmente de San Miguel del Padrón y Guanabacoa, para un 60%, aunque es importante señalar que 3 de ellos eran procedentes de la región oriental del país y llevaban poco tiempo en la ciudad.

La bibliografía reporta que la lepra se asocia frecuentemente a climas cálidos y húmedos. Cuba a pesar de ser un país tropical que cumple con ambas condiciones climáticas, tiene una incidencia muy baja de lepra a diferencia de otros países, reportándose la mayor parte de los casos en la región oriental

(5, 6).

 

 

 

Tabla 4: Regiones del cuerpo afectadas en los pacientes que desarrollaron deformidades. Hospital Miguel Enríquez, 1990 - 2000.

Región afectada

No.

%

Cara

5

7.14

Manos

3

4.28

Pies

1

1.42

Fuente: Historias clínicas.

Como se puede apreciar en la tabla 4 la región del cuerpo más frecuentemente afectada fue la cara. Esto se corresponde con la literatura revisada. Las lesiones que más predominaron fueron: la alopecia de cejas y pestañas y las alteraciones nasales. En las manos, lo que más se encontró fue anestesia cutánea y neuritis. Los miembros inferiores resultaron ser la zona menos afectada y se vio el mal perforante plantar (5,6).

 

 

CONCLUSIONES

 

 

 

 

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

  1. Mayorga, J., Vargas, F.: Valoración baciloscópica del paciente con enfermedad de Hansen. En Revista mexicana de Dermatología, Vol 41, 1997: 103-105.
  2. Browne, S.: Enfermedades micobacterianas: Lepra. En Dermatología en medicina general de Fitzpatrick. 3ra edición. Editorial médica panamericana, Buenos Aires, 1990: 2415-2429.
  3. Fitzpatrick, T., Johnson, R.: Color atlas and synopsis of clinical dermatology. 2nd edition, McGraw- Hill, New York, 1994: 334-340
  4. Fitzpatrick, T., Polano, M. K.: Atlas de dermatología clínica. Ediciones Doyma, Barcelona, 1990.
  5. Hernández-Vaquero, G.: Dermatología. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de la Habana, 1990: 264-293.
  6. Amezcua, E., Castellanos, G. F.: Lepra: Pasado, presente y perspectivas para el futuro. Mexico: INDRE, 1992; 15.