ISCM-H

Facultad. Dr. Miguel Enríquez

 

 

 

Comportamiento del bajo peso al nacer en el Hospital Ginecoobstétrico de Guanabacoa.

 

 

 

Autores: Marianlie Navarro Maestre (*)

Damián Romero Vázquez (**)

Asesores: Dra. Mayelín Díaz Cuba (***)

Dra. Rosa María Alonso Uría (****)

 

 

 

 

(*) Estudiante de 5to año de Medicina

(**) Estudiante de 6to año de Medicina

(***) Médico General Básico

(****) Especialista de II grado en Neonatología. Profesora Titular.

 

 

 

CIUDAD DE LA HABANA

2001

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"A todos los niños del mundo"

Resumen

Se realizó un estudio descriptivo retrospectivo para evaluar el comportamiento de los recién nacidos de bajo peso en el Hospital Ginecoobstétrico de Guanabacoa. Para esto se investigaron los recién nacidos de bajo peso en dicho centro desde Enero de 1995 hasta Diciembre del 2000. Las variables estudiadas fueron los factores de riesgo para el bajo peso al nacer dependientes de la madre, los factores dependientes del feto y las complicaciones sufridas por estos recién nacidos. Se determinó el índice de BPN por año, el número de fallecidos y la causa de la muerte. El 65.25 % de las madres tenía entre 20 y 35 años. La anemia gestacional fue el antecedente más encontrado (35.22 %). Predominó el sexo femenino entre los BPN (55.80 %). Las complicaciones más frecuentes fueron las infecciones y el CIUR. Hubo 12 fallecidos y las principales causas de muerte fueron las infecciones y la asfixia.

 

 

Palabras claves: Bajo peso al nacer (BPN), factores de riesgo del BPN, complicaciones del BPN.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TABLA DE CONTENIDOS

 

 

 

Resumen ................................................................... 3

Introducción .............................................................. 5

Objetivos ................................................................... 7

Material y Método .................................................... 8

Resultados ................................................................ 10

Discusión .................................................................. 17

Conclusiones ............................................................ 21

Referencias bibliográficas ........................................ 22

 

 

INTRODUCCION

 

El bajo peso al nacer (BPN) es una de las causas más importantes de la mortalidad infantil y perinatal. Se considera que la mortalidad durante el primer año de vida es 40 veces mayor en los niños con bajo peso al nacer que en los nacidos con un peso adecuado. Los individuos que nacen con bajo peso tienen habitualmente múltiples complicaciones tanto en el período perinatal como en la niñez y frecuentemente en la edad escolar se hacen evidentes impedimentos físicos y mentales que no se habían destacado anteriormente, incluso se han estudiado niños con el antecedente de BPN que en su etapa adulta desarrollan trastornos psíquicos como inadaptación al medio (1).

El problema del BPN constituye una preocupación mundial y es más frecuente en países subdesarrollados.

En 1919 se realiza por primera vez una clasificación de los recién nacidos según el peso, llamándoseles prematuros a los neonatos de menos de 2500 gramos de peso al nacer (2).

En 1960, los expertos de la OMS recomendaron que la edad gestacional fuera considerada y el término de prematuro se reservara para los niños nacidos antes de las 37 semanas y el término bajo peso para los nacidos con menos de 2500 gramos, sin tener en cuenta la edad gestacional.

En 1963, Lubchenko da a conocer por primera vez la distribución en percentiles del peso al nacimiento y se consideró pequeño para la edad gestacional o crecimiento intrauterino retardado (CIUR) aquellos recién nacidos cuyo peso al nacer se encuentra por debajo del décimo percentil, lo cual se acepta actualmente (3).

En Cuba la incidencia del BPN antes del triunfo de la Revolución era del 20%, este indicador fue disminuyendo considerablemente gracias al mejoramiento del Sistema de Salud Nacional hasta el 1989 que alcanzó un 7.3%. A partir de 1990 las condiciones económicas a que se enfrentó el país repercutieron sobre las posibilidades nutricionales de la población y el índice de BPN comenzó a aumentar hasta alcanzar su cifra máxima en el 1993 de 9.0%. A raíz de esta situación se crearon una serie de medidas que tuvieron un rápido impacto y revertieron favorablemente la situación de los índices de bajo peso de forma tal que ya en el 1996 el índice fue de 7.3% (1,4).

Muchos han sido los trabajos realizados sobre el BPN y todos coinciden en que su causa es multifactorial, que es un problema de muy difícil solución y que su prevención primaria consiste en la identificación o corrección de los factores de riesgo (2).

El BPN puede obedecer a dos causas fundamentales:

Haber ocurrido un nacimiento antes del término de la gestación (parto pre -término).

Tener el feto una insuficiencia de su peso en relación con la edad gestacional (desnutrición intrauterina o crecimiento intrauterino retardado).

El parto pretérmino se ha relacionado con la edad muy joven de la madre, la sucesión rápida de los embarazos, la dilatación permanente del cuello uterino y con distintas enfermedades y complicaciones del embarazo.

El CIUR se ha relacionado con la desnutrición materna, factores ambientales y sociales, factores genéticos, la pobreza o los distintos factores socioeconómicos (2, 3).

Los principales factores de riesgo relacionados con el BPN identificados en Cuba son edad de la madre menor de 17 años, desnutrición, ganancia insuficiente de peso, hábito de fumar y antecedentes de recién nacido bajo peso así como el número de abortos, la enfermedad hipertensiva durante el embarazo y la gemelaridad (2, 4).

Por todo lo antes expuesto y teniendo en cuenta la importancia que este tema reviste, nos propusimos el siguiente trabajo.

 

OBJETIVOS

 

General:

Describir el comportamiento de los recién nacidos de bajo peso en Guanabacoa del 1995 al 2000.

Específicos:

  1. Determinar la incidencia del Bajo Peso al Nacer (BPN) en el hospital de Guanabacoa durante estos años.
  2. Analizar la influencia de factores de riesgo dependientes de la madre en el BPN.
  3. Analizar la influencia de factores de riesgo dependientes del feto en el BPN.
  4. Identificar las complicaciones más frecuentes del BPN.
  5. Señalar el número de fallecidos así como la causa de la muerte.

MATERIAL Y METODO

 

Para la realización de este trabajo se llevó a cabo un estudio descriptivo y retrospectivo con el objetivo de evaluar el comportamiento del bajo peso al nacer en el Hospital Docente Ginecoobstétrico de Guanabacoa, Ciudad de la Habana, en el período comprendido entre Enero de 1995 y Diciembre del 2000.

Nuestro universo de trabajo lo constituyeron todos los recién nacidos vivos con menos de 2500 gramos de peso al nacer independientemente de la edad gestacional, en dicho centro y en el período de tiempo mencionado. La muestra estuvo conformada por 448 pacientes.

Para la recolección de los datos primarios se consultaron las historias clínicas de las 423 pacientes madres de los BPN, sus tarjetones de embarazada, el libro de recién nacidos vivos del Departamento de estadísticas y el libro de registro de ingresos del servicio de Neonatología del hospital.

Metódica:

Se procedió a definir y categorizar las siguientes variables:

Factores de riesgo del BPN dependientes de la madre:

 

Factores de riesgo del BPN dependientes del feto:

Se recogieron además todas las complicaciones sufridas por los recién nacidos y el número de muertes neonatales así como la causa del fallecimiento.

Se determinó también el índice de BPN por año en el hospital.

Fue creada una base de datos para el vaciamiento de la información la cual fue procesada estadísticamente y los resultados se muestran en porcientos y números totales en tablas y gráficos para su análisis y discusión.

 

ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

Tabla 1: Incidencia del BPN en el Hospital Ginecoobstétrico de Guanabacoa, enero de 1995 a diciembre del 2000.

Año

Total de nacidos vivos

Total de nacidos bajo peso

Índice de bajo peso

1995

2236

173

7.7

1996

2197

150

6.8

1997

2471

184

7.4

1998

2310

129

5.6

1999

1998

116

5.8

2000

1894

107

5.6

 

Fuente: Departamento de Estadística.

Como se observa en la tabla 1 la incidencia del BPN en el Hospital de Guanabacoa fue disminuyendo en el tiempo, obteniéndose los índices más bajos en los años 1998 y 2000 para un 5.6 % en ambos. El año 1995 fue el que reportó mayor índice de BPN.

 

Tabla 2: Edad materna. Hospital Ginecoobstétrico de Guanabacoa, enero de 1995 a diciembre del 2000.

Edad materna

No.

%

Menos de 20 años

98

23.17

20- 35 años

276

65.25

Más de 35 años

49

11.58

Total

423

100

Fuente: Historias clínicas.

La tabla 2 nos muestra que de las 423 mujeres estudiadas la mayoría se encontraba entre 20 y 35 años para un 65.25 %. Le siguió en orden de frecuencia el grupo de menores de 20 años con un 23.17 % de incidencia.

 

 

 

 

Tabla 3: Estado civil de las madres. Hospital Ginecoobstétrico de Guanabacoa, enero de 1995 a diciembre del 2000.

Estado civil

No.

%

Casada

219

51.77

Soltera

57

13.48

Divorciada

28

6.62

Unión consensual

119

28.13

Total

423

100

Fuente: Historias clínicas.

Podemos apreciar en esta tabla que el 51.77 % (219) de las mujeres estaban casadas, siguiéndole en orden de frecuencia las que vivían en unión consensual. Del total de mujeres estudiadas sólo 28 refirieron ser divorciadas.

 

Tabla 4: Escolaridad de la madre. Hospital Ginecobstétrico de Guanabacoa, enero de 1995 a diciembre del 2000.

Escolaridad

No.

%

Primaria

66

15.60

Secundaria

158

37.35

Técnico medio

43

10.17

Preuniversitario

128

30.26

Universitario

28

6.62

Total

423

100

Fuente: Historias clínicas.

La tabla 4 nos muestra que hubo un franco predominio del nivel secundario (37.35 %) seguido muy de cerca por el nivel preuniversitario. Del total de la muestra sólo 28 eran universitarias.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla 5: Ocupación de la madre. Hospital Ginecobstétrico de Guanabacoa, enero de 1995 a diciembre del 2000.

Ocupación

No.

%

Ama de casa

233

55.08

Estudiante

37

8.75

Trabajadora

153

36.17

Total

423

100

Fuente: Historias clínicas.

Como podemos ver, la gran mayoría de las mujeres eran amas de casa para un 55.08% y sólo 37 se encontraban estudiando en el momento del embarazo.

 

Tabla 6: Ganancia de peso durante la gestación. Hospital Ginecoobstétrico de Guanabacoa, Enero de 1995 a Diciembre del 2000.

Ganancia de peso (kilogramos: Kg)

No.

%

Menos de 8 kg.

209

49.41

8-12 kg.

192

45.39

Más de 12kg.

22

5.20

Total

423

100

Fuente: Historias clínicas.

Prácticamente la mitad de las embarazadas (49.41 %) tuvieron una ganancia de peso inferior a 8 kg y sólo 22 de ellas aumentaron más de 12 kg.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla 7: Antecedentes patológicos personales. Hospital Ginecoobstétrico de Guanabacoa, Enero de 1995 a Diciembre del 2000.

Antecedentes

No.

%

Anemia gestacional

149

35.22

Toxemia gravídica

73

17.26

Asma bronquial

64

15.13

Infección del tracto urinario

56

13.24

Infecciones vaginales

20

4.73

Hipertensión arterial crónica

12

2.84

Muerte intrauterina anterior

12

2.84

BPN anterior

9

2.13

Diabetes mellitus

7

1.65

Epilepsia

7

1.65

Neoplasia intraepitelial cervical (NIC).

6

1.42

Obesidad

3

0.71

Retardo mental

3

0.71

Sin antecedentes

120

28.37

Fuente: Historias clínicas.

Como se puede observar en esta tabla la mayoría de las mujeres tenía algún antecedente patológico en el momento del embarazo. De las 423 mujeres estudiadas, sólo 120 no presentaron ninguno de estos. El antecedente que más se encontró fue la anemia gestacional (35.22 %) seguido de la toxemia gravídica con un 17.26% y del asma bronquial con un 15.13 %. La obesidad y el retardo mental fueron los que menos incidieron. Una gran parte de las pacientes exhibían varios antecedentes asociados y sólo un pequeño grupo presentó uno sólo de estos.

Del total estudiado 123 mujeres tenían el hábito de fumar y ninguna refirió el antecedente de alcoholismo o drogadicción.

En cuanto al momento de la captación del embarazo en la gran mayoría se realizó precozmente, 15 tuvieron captación intermedia y sólo 7, tardía.

Con respecto a la historia obstétrica anterior recogimos que 128 mujeres eran primigestas. De todas, 185 tuvieron uno o ningún aborto anterior al embarazo y 238 tuvieron dos o más abortos anteriores.

En relación al período intergenésico, este fue mayor de dos años en 222 pacientes para un 52.48 % y en 201 este fue menor de dos años para un 47.52 % cifra que aunque menor resulta significativa.

 

Tabla 8: Distribución por sexo de los BPN. Hospital Ginecoobstétrico de Guanabacoa, Enero de 1995 a Diciembre del 2000.

Sexo

No.

%

Masculino

198

44.20

Femenino

250

55.80

Total

448

100

Fuente: Historias clínicas.

Como se puede ver en la tabla 8 hubo un predominio ligero del sexo femenino sobre el masculino con 250 pacientes para un 55.80 %.

 

 

Tabla 9: Distribución por peso de los BPN. Hospital Ginecoobstétrico de Guanabacoa, Enero de 1995 a Diciembre del 2000.

 

Peso

No.

%

Menos de 999 g.

5

1.12

1000-1499 g.

22

4.91

1500-1999 g.

94

20.98

2000-2499 g.

327

72.99

Total

448

100

Fuente: Historias clínicas.

Esta tabla nos muestra que la gran mayoría (72.99) de los recién nacidos se encontraba entre 2000 y 2499 g de peso y que sólo 5 de ellos pesaban menos de 999 g.

 

 

 

 

 

 

Tabla 10: Distribución por edad gestacional. Hospital Ginecoobstétrico de Guanabacoa, Enero de 1995 a Diciembre del 2000.

 

Edad gestacional

No.

%

Menos de 37 semanas

189

42.19

37-42 semanas

256

57.14

Más de 42 semanas

3

0.67

Total

448

100

Fuente: Historias clínicas.

Como podemos apreciar en esta tabla la mayoría de los pacientes objeto de estudio fueron recién nacidos a término para un 57.14 % y 189 fueron pretérmino. Sólo tres de ellos nacieron después de las 42 semanas.

 

Tabla 11: Complicaciones más frecuentes de los BPN: Hospital Ginecoobstétrico de Guanabacoa, Enero de 1995 a Diciembre del 2000.

 

Complicación

No.

%

Infecciones

63

14.06

Acidosis metabólica

51

11.38

Hipoglicemia

40

8.93

Asfixia

28

6.25

Enfermedad de membrana hialina

27

6.03

Síndrome de distres respiratorio transitorio

25

5.58

Hiperbilirrubinemia

15

3.35

Hipotermia

15

3.35

Anemia

9

2.01

Traumas obstétricos

8

1.79

Síndrome parabiótico

1

0.22

Conflicto ABO

1

0.22

Conflicto Rh

1

0.22

Hemorragia intraventricular

1

0.22

Hemorragia pulmonar

1

0.22

Sin complicaciones

212

47.32

Fuente: Historias clínicas.

Esta tabla nos muestra las complicaciones presentadas por los BPN. En ella podemos apreciar que más de la mitad de ellos presentó al menos una complicación mientras el 47.33 % no tuvo ninguna. Las infecciones fueron las de mayor incidencia para un 14.06 %, seguidas de los trastornos metabólicos (acidosis e hipoglicemia) que se vieron en el 11.38 % y el 8.93 % de los pacientes respectivamente. Los trastornos respiratorios ocuparon los valores más destacados después de los ya mencionados. Más de la mitad de los recién nacidos sufrieron más de una complicación simultáneamente.

De los 448 recién nacidos 67 fueron CIUR lo que representa el 14.96 % y 38 necesitaron ventilación mecánica. Esta medida terapéutica sólo se utilizó en los casos de membrana hialina y bronconeumonía.

En el estudio se encontraron 41 gemelares lo que representa el 9.15 %. De ellos 14 fueron primer gemelar y el resto nació en segundo lugar.

En cuanto al conteo de Apgar la gran mayoría de los BPN tuvo mas de 7 puntos al minuto y a los cinco minutos del nacimiento con 423 y 425 respectivamente. Sólo un pequeño grupo (4 y 7 respectivamente) obtuvo entre 0 y 3 puntos.

Las malformaciones congénitas más frecuentes fueron la criptorquidia (8 casos), la que coincidió en la mayoría de los casos con los recién nacidos pretérmino, y la hipospadia con 2 pacientes.

Con respecto a la mortalidad encontramos un total de 12 fallecidos (Muerte neonatal), tres en el año 1995, dos en 1996, tres en 1997, tres en 1998, ninguno en 1999 y 1 en el 2000 lo que muestra que la mortalidad del BPN ha ido disminuyendo con los años. Dentro de los fallecidos no hubo predominio significativo entre los sexos y las dos causas principales de muerte fueron las infecciones y la asfixia en ese orden.

 

 

 

DISCUSIÓN

 

El recién nacido de bajo peso ha constituido un elemento que determina en la política del sistema de salud, puesto que la medida señalada para otras áreas del mundo lo ubica entre un 6 y 8 % de los nacidos vivos. En Cuba el índice del BPN ha ido disminuyendo con los avances y logros de la medicina, principalmente la preventiva y actualmente estamos en un 7.3 %. Esta cifra se asemeja a la de muchos países desarrollados como Finlandia que reporta un índice de 5.4 %, Noruega un 5.7 %, Estados Unidos que reporta una cifra de 6.9 % aunque este valor no es del todo real pues es aplicable solo a los recién nacidos de la raza blanca y se estima que dicho índice en la raza negra es de 14 %. Sin embargo países africanos reportan índices de BPN entre 11 y 34 %. La Organización Mundial de la Salud plantea que uno de cada 6 niños nace con bajo peso, y se reporta un índice del 17 % a nivel mundial (4, 5, 6). Nuestro hospital mostró cifras similares a las del país y a la de muchos países desarrollados.

Al estudiar el BPN y su relación con la edad materna no obtuvimos resultados estadísticamente significativos, igual lo reporta Stüsser y colaboradores en Cuba (6, 7, 8). Sin embargo otros autores no concuerdan con nuestros resultados reportando influencia de la edad materna sobre todo en madres con menos de 16 años y mayores de 35 (9, 10). Es de destacar que sí encontramos un número importante de mujeres menores de 20 años aunque no fue la mayoría.

La literatura revisada indica que el riesgo de BPN se incrementa en madres adolescentes pues las condiciones biopsicosociales repercuten en mayor cuantía en el estado de salud de la embarazada. A la adolescencia se le han asociado además otros factores como la soltería, la baja escolaridad y una pobre atención prenatal por irresponsabilidad materna (5, 6, 8, 9, 10).

Muchos autores citan como importante factor de riesgo el estado civil pues aluden que la mujer soltera carece de cuidados necesarios para el buen desarrollo del embarazo y sufren afectación psicológica así como mayor grado de estrés por el hecho de enfrentar una nueva situación solas (7, 10). No obstante nuestro estudio mostró un gran número de mujeres con pareja ya fuera oficialmente o no por lo que no encontramos relación significativa entre el estado civil y el BPN. Debemos añadir que nos sorprendió el gran número de pacientes unidas en matrimonio y pensamos que sea debido a que muchas de ellas, asumen por matrimonio la unión consensual.

La escolaridad en nuestro estudio constituyó un factor muy significativo lo cual coincide con la literatura consultada siendo los niveles primario y secundario los más asociados con el BPN (9, 10, 11).

La ocupación de la madre constituyó también un factor importante en el estudio realizado lo que concuerda con la literatura la cual plantea que las mujeres amas de casa no se preocupan lo suficiente por su bienestar físico y en muchas ocasiones esto se encuentra asociado a bajo nivel socioeconómico (7, 9, 10).

La ganancia de peso durante el embarazo resultó ser una variable altamente significativa lo cual se corresponde con la bibliografía revisada que alude que los efectos del estado nutricional materno sobre el feto durante el primer trimestre son insignificantes, sin embargo a medida que se acelera el crecimiento fetal los requerimientos aumentan y llegan a ser insuficientes cuando la dieta es inadecuada. Llama poderosamente la atención que la ganancia de peso de menos de 8 Kg durante el embarazo eleva de 15 a 16 veces el riesgo de CIUR (6, 8, 9, 10, 11).

Los antecedentes patológicos de la madre constituyeron fuente de debate pues la anemia gestacional representó el factor más significativo. Respecto a esto la literatura indica que la anemia intensa sí es causa demostrada de BPN. La toxemia se comportó como una causa importante de disfunción útero- placentaria lo cual se corresponde plenamente con estudios cubanos e internacionales que la señalan como un importante factor de riesgo del BPN (6, 8, 9, 10, 11). Investigaciones del oriente del país entre 1994 y 1999 señalan que las variables biológicas de mayor asociación con el BPN fueron la infección del tracto urinario y las infecciones vaginales por el riesgo de prematuridad que conllevan. Otros estudios confirman la asociación entre bacteriuria asintomática y el riesgo de BPN, Mittendorf halló una verdadera asociación (5, 6, 8, 10). El asma bronquial que en nuestro estudio fue tan significativa no es reflejada de esta forma en la literatura lo cual nos hace pensar que esto sea debido a la alta incidencia de esta enfermedad en nuestro país. La diabetes es considerada también por la bibliografía un factor a ser tenido en cuenta pues aluden al daño vascular que acarrea la enfermedad tanto a nivel de la placenta como del músculo uterino lo cual desencadena en muchas ocasiones un parto pretérmino (6, 10). Otros antecedentes que deben ser tenidos en cuenta señalados por la literatura son el antecedente de una muerte intrauterina o un recién nacido bajo peso anterior (12, 16).

El hábito de fumar constituyó un factor de riesgo importante en nuestro estudio lo cual coincide con la bibliografía que plantea que el cigarrillo implica un aumento de la carboxihemoglobina en sangre lo que lleva a una menor oxigenación fetal. Para algunos, fumar cigarrillos es el factor de riesgo más ampliamente conocido para el BPN (13, 14). Se ha demostrado que los hijos de mujeres fumadoras pesan al nacer de 200 a 300 gramos menos que los hijos de madres no fumadoras. En un estudio realizado en Escandinavia, se demostró que las madres fumadoras tienen dos veces más probabilidades de tener un recién nacido bajo peso (6, 13, 14).

La captación del embarazo no fue un factor de riesgo importante en nuestro trabajo pues con el programa de atención primaria a la embarazada, la mayoría de las mujeres son captadas precozmente. Sin embargo se recoge de la literatura el dato de que una deficiente atención prenatal podría repercutir en el peso del recién nacido (11).

La historia obstétrica de la madre tuvo relevancia en el estudio pues vemos que hubo un gran número de primíparas y la mayoría habían tenido más de dos abortos anteriores al embarazo actual lo que coincide con la literatura donde se refleja como el segundo hijo y cada hijo posterior pesa un promedio de 180 gramos más que el primogénito. Se plantea además que el riesgo de BPN aumenta en aquellas mujeres que presentaron 2 o más abortos anteriores y se incrementa aún más este riesgo cuando se asocia a un período intergenésico menor de 6 meses (10, 14, 15, 16). Este último factor no fue muy significativo en el estudio aunque debe ser señalado por la incidencia que tuvo el período intergenésico menor de 2 años. La literatura indica al respecto que durante el embarazo y la lactancia la mujer disminuye sus recursos biológicos y nutritivos por lo que necesita tiempo para recuperarse. Esto explica la alta frecuencia de BPN cuando el tiempo que media entre un embarazo y otro es corto (6, 10, 16).

El sexo del recién nacido puede constituir factor de riesgo para el BPN pues según reporta la literatura es más frecuente en las féminas lo cual coincidió con nuestra investigación aunque no exista una explicación completa para este suceso, quizá en nuestro medio podría deberse al mayor nacimiento de niñas con respecto a los varones (19, 20).

El peso de la mayoría de los recién nacidos osciló entre 2000 y 2499 gramos lo que coincide con la literatura consultada y con diversos estudios realizados en el país (18, 19, 20).

Vemos que la edad gestacional no constituyó un factor de riesgo importante para el BPN a diferencia de otros estudios donde se asocia la prematuridad con el bajo peso (20, 21).

Dentro de las complicaciones presentadas por los recién nacidos apreciamos en primer lugar las infecciones seguida por los trastornos metabólicos lo cual concuerda plenamente con la literatura aunque hay algunos autores que plantean en primer lugar los trastornos metabólicos y señalan la hiperbilirrubinemia, principalmente asociada a prematuros (18, 20, 21). Es importante destacar como la incidencia de la enfermedad de la Membrana Hialina (EMH) ha disminuido considerablemente en nuestro medio no así en estudios reportados por otros autores que la destacan como una frecuente complicación principalmente asociada al parto pretérmino (18, 20, 21). Se debe invocar como causa de la disminución de esta complicación la prevención de la prematuridad, el uso de esteroides prenatales, incluso poco antes del parto y el seguimiento adecuado del embarazo gemelar, entre otros.

El conteo de Apgar es un indicador vital de la mortalidad futura. Se dice que los recién nacidos con Apgar de 0-1 en los primeros 5 minutos tienen una mortalidad del 50 % durante el primer mes de vida, la cual disminuye hasta el 20 % si el Apgar fue entre 3 y 6 y casi llega a cero si el conteo es mayor de 7. En nuestro estudio la gran mayoría de los recién nacidos presentaron un conteo mayor de 7 lo que se corresponde con la literatura (18, 21).

Las gestaciones múltiples pueden producir alteraciones placentarias por lo que predisponen al bajo peso. Se dice que la gemelaridad es la responsable de más del 20 % de los BPN y que tiene más riesgo el segundo gemelar lo cual no coincide con nuestro estudio pues el embarazo múltiple no representó un factor significativo para el BPN (5, 19, 20, 21).

Las malformaciones congénitas evidentemente en nuestro estudio no tuvieron significación alguna.

Hubo un pequeño porciento de CIUR lo que no concuerda con la literatura que plantea que esto representa la principal causa del BPN (20, 21).

Respecto a la mortalidad del BPN, contrario a otras investigaciones, en nuestro trabajo presentó índices muy bajos y las principales causas de muerte la constituyeron las infecciones y la asfixia lo cual concuerda con la bibliografía consultada aunque citan otras que no constituyen problemas en nuestro medio como los traumas obstétricos, las malformaciones congénitas y la EMH. Estos resultados se deben al esfuerzo conjunto de los neonatólogos y los médicos de familia así como de todo el personal de la salud (20, 21).

CONCLUSIONES

 

 

  1. Hubo un mayor porciento de mujeres entre 20 y 35 años de edad.

  2. Predominó entre las madres el estado civil de casada, la escolaridad secundaria y la ocupación de amas de casa.

  3. Hubo en la mayoría de las pacientes una ganancia de peso menor de 8 Kg.

  4. Los antecedentes patológicos que predominaron fueron la anemia gestacional, la toxemia gravídica, el asma bronquial, las infecciones del tracto urinario y las infecciones vaginales.

  5. Hubo un porciento significativo de madres fumadoras y que tuvieron un período intergenésico corto.

  6. El sexo femenino fue el predominante entre los recién nacidos.

  7. La mayoría pesaron entre 2000 y 2499 gramos y nacieron entre las 37 y 42 semanas.

  8. Las complicaciones más frecuentes presentadas por los recién nacidos fueron las infecciones, los trastornos metabólicos y la asfixia.

  9. La mayoría de los recién nacidos tuvo un conteo de Apgar de más de 7 puntos.

  10. Hubo un porciento pequeño de gemelares.

  11. El índice de mortalidad fue bajo y las principales causas de muerte fueron las infecciones y la asfixia.

     

  12. El índice de BPN disminuyó por años en nuestro hospital encontrándose las menores cifras en 1998 y 2000.

 

 

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Córdova, L.: Práctica pediátrica en Cuba. En Pediatría I. Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1996. P.1-28.

  2. Kliegman, R.: El feto y el recién nacido. En Tratado de Pediatría de Nelson. Vol 1, 15ª ed. Madrid: Interamericana, 1998. P.541- 642.

  3. Lubchenco, L. O., et al: Birth weight data al 24 to 42 weeks of gestation. Pediatrics 32. 1963.

  4. Cuba. Ministerio de Salud Pública. Dirección Nacional de Salud Materno Infantil y Planificación Familiar. Programa para la reducción del bajo peso al nacer. Ciudad de la Habana: editorial Ciencias Médicas, 1998.

  5. Regüeiferos, L. A.: Temas de Perinatología. Ciudad de la Habana, editorial Científico- Técnica, 1999. P.43- 60.

  6. Díaz, G., González, I., Fernández, L., Cueto, T.: Factores de riesgo en el bajo peso al nacer. Rev Cubana Med Gen Integr 1996; 11(3): 224- 231.

  7. Stüsser, R., et al: Riesgo de bajo peso al nacer en el área de Plaza de la Revolución en la Habana. Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana. Vol.14 (3) 1994.

  8. Colectivo de autores: Guías de Prácticas clínicas en Neonatología. Ciudad de la Habana: Editorial Ciencias Médicas, 1999.

  9. Sainz, M. J.: Factores asociados a la aparición de recién nacidos con bajo peso al nacer. Trabajo para optar por el Título de Especialista de Primer Grado en Ginecología y Obstetricia. 1995.

  10. Colectivo de autores: Manual de Diagnóstico y Tratamiento en Obstetricia y Perinatología. La Habana: ed. Ciencias Médicas, 2000.

  11. Cuba. Ministerio de Salud Pública. Dirección Nacional de Salud Materno Infantil y Planificación Familiar. Procederes en Obstetricia y Ginecología para el Médico de Familia. Ciudad de la Habana: ed Ciencias Médicas, 1998.

  12. Klufio, C. A., Amoa, A., Wurr, F.: A case-control study of singleton low birthweight babies at the Port Moresby General Hospital. PNG Med. J, 1997, 40 (3-4): 136-45.

  13. Nordentoft, M. Et al: intrauterine browth retardation and premature e delivery. Effect of smoking and psychosocial factors. Ugeshr laeger, 1997, 159(22): 393-400.

  14. Chattinggius, S.: Materna, age modidies the effect of maternal smoking on intrauterine growth retardation but not on late fetal death and placental abruption. Am J. Epidemiol, 1998, 145(4): 319-323.

  15. Zhou, W., Sorensen, H., Olsen, J.: Induced abortion and low birthweight in the following pregnancy. Int J. Epidemiol, 2000, 29(1): 100-6.

  16. Cruz, O.: Estudio de algunos factores maternos asociados con el bajo peso. Rev. Cub. De Obst y Ginecología. Vol 24 (1), 1998.

  17. Schofield, D., Cotran, S.: Enfermedades durante la lactancia y la niñez. En Patología Estructural y Funcional de Robbins. Sexta edición. Madrid: Interamericana, 2000. Pp 485-518.

  18. Craig, T., Darlene, L.: A conceptual framework for interventions with low birthweight premature children and their families. In Goldson, E.: Nurturing the premature infant. Developmental interventions in the neonatal intensive care nursery. New York: Oxford University Press, 1999. Pp86-101.

  19. Manual Merck, 10 ed; Edición del centenario. Sec. 19. Pediatría. Cap. 260. Enfermedades de los recién nacidos y de los lactantes, 2000.

  20. Castillo, E., Alonso, C., Bertolo, J.C. : Supervivencia al alta de los recién nacidos bajo peso. Anales españoles de pediatría, 2000. Vol. 52(4): 356-361.

  21. Hernández, F.: El recién nacido de bajo peso, comportamiento de algunos factores de riesgo. Rev. Cub. Med. Gral. Intg., 1996. Vol 12(1): 298-305.