La tabla # 1 refleja que el grupo de edades que mayoritariamente predomina es el de 6-10 años 250( 62.5%) ,siguiéndole en orden de frecuencia los menores de 6 años y los de 11-15 años con 103 (25.75 %) y 47 (11.75%) respectivamente; existiendo un franco predominio del sexo masculino con 256 (64%) respecto al femenino 144(36%).Los niños de la edad escolar son los de mayor predisposición a padecer de T.C.E porque son los que están constantemente realizando diferentes actividades, van solos a la escuela etc., todo esto unido al desconocimiento del peligro ,los hace más vulnerable al trauma.Debemos señalar que los menores de 6 años sobrepasan en cifras a los 11-15 años pues en estos predominan más los accidentes domésticos provocados muchas veces por la inocencia propia que los caracteriza,el instinto investigativo de estos , así como el descuido de los padres.El predominio del sexo masculino es debido a que los niños tienen mayor actividad física en relación con las niñas,similares resultados aportan autores consultados (3,4,5).

En la tabla #2 se observa la ausencia de predominio manifiesto entre la procedencia urbana 203 (50.75%) y rural 197 (49.25%) de nuestros pacientes que se justifica por el desarrollo alcanzado por nuestro país ,donde se brindan iguales oportunidades a ambos grupos poblacionales.

Al observar la tabla #3 se refleja que los accidentes son la principal causa de T.C.E y de estos las caídas de grandes alturas son los que reportan un mayor número de pacientes 118 ( 29.5% ), siguiéndole en orden de frecuencia los accidentes del tránsito 111 ( 27.8% ) y los accidentes domésticos 121 con un (17.7%).También se pueden destacar los accidentes por caídas de sus pies 50 y las agresiones personales 40 para un 12.5% y un 10.0% respectivamente.Datos similares aportan autores revisados (1,2,3).

En la tabla #4 se comprueba que las lesiones por fracturas predominan en la bóveda craneal en 115 pacientes (28.7%) y dentro de estas las lineales.Se evidenció además el predomino de la lesión cerebral difusa 83 con un 20.7% y dentro de ellas la contusión cerebral.Dentro de las lesiones focales predominó el hematoma subdural agudo.La mayor incidencia de la forma de presentación de los T.C.E depende de la forma en que se realice el estudio , cuando es de corte general , por ejemplo estudios en provincias se observa un predominio de las fracturas craneales y la conmoción cerebral. Se plantea con frecuencia que de los T.C.E las contusiones cerebrales , las fracturas de cráneo y los hematomas subdurales tienen alta incidencia en los servicios neuroquirúrgicos del país.El doctor Sánchez en estudio realizado en UCI del Hospital "Calixto García" encontró una prevalencia significativa de las dos primeras entidades y entre las fracturas craneales la más frecuente fue la de base de cráneo lo que no coincide con nuestros resultados .

En la tabla # 5 se reflejan las lesiones asociadas más frecuentes y dentro de ellas las de mayor incidencia son las maxilofaciales 121 con 30.7% ,seguido de las de extremidades 68 y las de tórax 43 con un 17.0% y 10.7 % respectivamente.Por las circunstancias en las que ocurren los T.C.E más frecuentemente ,hacen que los pacientes se presenten como politraumatizados lo que provoca mayor riesgo de muerte y más cuando las mismas implican presencia de factores secundarios que van en detrimento de la función neurológica .

En la tabla #6 se comprueba que la sepsis respiratoria 27 (6.75%) y dentro de ella la bronconeumonía constituyen en nuestra serie no solo una causa importante de complicación sino de una estadía prolongada y de muerte. Se ha acusado al medio hospitalario como fuente primordial de microorganismos oportunistas y en cierta medida lo es , sin embargo es bueno recordar que la hospitalización misma no predispone al paciente a la infección , antes bien , el paciente hospitalizado a menudo huésped alterado con mayor susceptibilidad a las infecciones a causa de la enfermedad o el tratamiento. Por eso sobre todo el factor etiopatogénico las microatelectasias , las alteraciones de la secreción de moco , la reducción de la limpieza ciliar pueden contribuir al estasis , acumulación de secreciones pulmonares, lo que favorece el crecimiento bacteriano local, se puede actuar enérgicamente y contribuir a la disminución de esta complicación muchas veces letal.Le sigue en orden descendente la flebitis por venipuntura 26 para un (6.50%), esto como resultado del uso de soluciones parenterales de alto peso molecular como el manitol, así como el descuido del proceso de asepsia y antisepsia a realizar en estos pacientes que ocasiones tienen largas estadías con soluciones deshidratantes cerebrales. Luego le sigue la sepsis urinaria 21 para un (6.25%) que nosotros planteamos su aparición debido al sondaje vesical continuo a que son sometidos estos pacientes por su estado neurológico .Destacamos la presencia de hidrocefalia postrumática caso raro en las literaturas revisadas.

En la tabla # 7 observamos que 317 (79.25% ) de los pacientes egresaron vivos , con solo 83 (20.75%) de fallecidos siendo esto un índice revelador de la calidad científica en la atención prestada a estos niños por nuestros médicos en la provincia .

En la tabla #8 se comprueba que 34 de nuestros fallecidos tienen como causa directa de muerte el edema cerebral para un 40.9 %,siguiéndole en orden de frecuencia la bronconeumonía 29 con (34.9 %), la contusión cerebral 14 con (16.9 %) y finalmente la H.S.A 6 con el (7.3 %).En una serie de estudios necrópsicos se encontró que el 8.0% presentaban lesiones cortico - subcorticales y excepcionalmente lesiones primitivas troncoencefálicas. Las primeras se caracterizan por destrucción completa de los hemisferios cerebrales atribuibles a HIC y lesiones troncoencefálicas secundarias y con edema cerebral severo rebelde al tratamiento que explican la causa directa de muerte en estos pacientes . Es importante destacar que a las lesiones iniciales se agregan con posterioridad otras originadas por la anoxia, isquemia y HIC con compromisos secundarios sobre el tronco encefálico.

ANTERIOR

SIGUIENTE