INTRODUCCION:

El aborto es una practica muy antigua, tanto es así que se desconoce cuando se puso en practica por primera vez. Desde entonces y en la actualidad, muchas sociedades lo prohiben y estas diferencias de criterios, aunque guardan estrechas relaciones principalmente con los diferentes patrones culturales y religiosos de los pueblos, obedecen de forma particular a que no existen criterios unificados sobre el fin o el propósito que se persigue con este proceder y en que momento debe realizarse. Desde la era hipocrática, entre las recomendaciones para aceptar la práctica del aborto, se proponen que el mismo puede ser realizado por varias causas tales como: por razones eugenésicas, para salvar la vida de la madre, evitar trasmisiones de enfermedades contagiosas, en caso de violación, rapto, no seguida de matrimonio y otros. Sin embargo, de forma general hasta la actualidad, el fin principal que ha perseguido la humanidad con la realización del aborto ha sido lograr la regulación de la fecundidad, es decir evitar un nuevo nacimiento. Las razones que justifiquen el uso de este proceder a través de la historia como método regulador de la natalidad, también son múltiples y entre ellos se encuentran, las desventajas que representaban los hijos para una población nómada, poblaciones partidarias de familias de un solo hijo, hijos no deseados, exceso de hijos, conservar la belleza de la mujer, situación socioeconómica precaria de los progenitores, madre soltera, etc.(1)(2)

En la actualidad el aborto es un problema mundial y de proporción epidémica, las muertes causadas al ser ejecutado ilegalmente originaron un aumento importante en la morbilidad y mortalidad maternas.(2)(3)

Con el objetivo de solucionar lo antes planteado, se han desarrollado diferentes actividades y regulaciones sociales como a continuación se describe; es decir, que para evitar las complicaciones que puedan derivarse de una maniobra abortiva, en primer lugar surge en el mundo, hace pocos años, un movimiento mundial que define de manera oficial las condiciones en que la mujer puede poner fin a un embarazo no deseado y así "el aborto legal'' según Marhland, se eligió como medida de planificación familiar y pasó a ser una importante tarea que realiza el médico para proteger y mejorar la salud del individuo, de la familia y la comunidad.(4)Al legalizar este proceder en la mayoría de los países del mundo, también comenzó a perfeccionarse el amplio instrumental de que se disponía desde el final del siglo XIX para dilataciones y legrados uterinos y en1927 con el propósito de utilizar cada día técnicas nuevas , menos traumáticas se realizan por primera vez la interrupción del embarazo por aspiración al vacío.

Un problema aún pendiente de solucionar, pues las regulaciones son diferentes de acuerdo con el sistema social de cada país, es definir el período de tiempo límite de la gestación que debe admitirse para realizar la interrupción de un embarazo, ante el este problema, el hombre trata de que realmente para la regulación de la fecundidad, la mujer no tenga que recurrir a la interrupción de la gestación, sino que utilice otros métodos anticonceptivos idóneos que impidan la gestación en circunstancias desfavorables o cuando no se desea (5).De todas formas el mismo autor confirma que es raro encontrar alguna mujer que no haya recurrido, al menos en una ocasión, a practicarse un aborto, confirmándose con este planteamiento, que mientras no exista el anticonceptivo ideal, aunque no se logre reducir el número de mujeres que soliciten un legrado o una regulación menstrual, deberá preservarse la habilidad y práctica de estas técnicas. (6)

Después del triunfo de la Revolución Cubana, en el país se produce un aumento del nivel educacional de la población y con ello aparece también la incorporación de la mujer a todas las labores de la sociedad logrando su completa liberación social, económica y cultural. El nuevo desarrollo social y cultural condiciona la aparición de diferentes factores que necesariamente influyen en la reducción de la natalidad, entre los que pueden citarse: la incorporación de la mujer al trabajo, la elevación del nivel de vida del pueblo; el país en vías de desarrollo se propone modificar los indicadores que con mayor precisión mide este logro, como es la reducción de la Mortalidad Infantil y Materna. De esta forma se ponen en ejecución múltiples programas, el principal de ellos, el de atención materno infantil.(7)

Atendiendo a lo antes expresado, es evidente que en Cuba para lograr una adecuada regulación de la fecundidad se han contemplado diferentes características de las mujeres en edad fértil, desde el punto de vista social su condición de trabajadora, ama de casa, nivel socioeconómico, entre otros, y atendiendo al aspecto biológico, se ha considerado la posibilidad de que sea una mujer sana, de riesgo o enferma. Por tanto el país también ha tenido que actuar sobre los dos problemas antes planteados y de esta forma ofrece a la mujer cubana una serie de métodos anticonceptivos y atención médica dispensarial, con el fin de que logren concebir a sus hijos en el momento ideal, que la interrupción del embarazo sea cada día menos utilizada como método regulador de la fecundidad, lo que no ocurre actualmente, ya que hace muchos años en el país, si que la provincia Guantánamo se encuentre exenta del problema ocurrido. Ha habido en relación con el número de interrupciones del embarazo que se efectúan, sobre todo es más notable en la población joven; de aquí la importancia que tiene nuestro servicio de legrado programado, con personal cada vez más especializado, para ayudar a controlar su ejecución tan pronto se produzcan retrasos menstruales.(1)(4)(7)

Por todo lo antes expuesto, considero que existen motivos justificados para decidir la realización del presente estudio, ya que es necesario determinar qué aspectos pueden tener relación con este comportamiento y a la vez, identificar las causas reales que ocasionan que la pareja tome esta decisión.