Principal Resumen Introducción Material y Método Resultados y Discusión Conclusiones Recomendaciones Bibliografía

MATERIAL Y MÉTODO

En nuestro estudio adoptamos la técnica de dichos autores (3,14,15,16), realizando la confección del tapón artesanalmente.

El tapón se confecciona con una pieza plana de malla de polipropileno, enrollada como un cono. Esta se mantiene en su posición con un punto de sutura monofilamento. Este proceder se repite confeccionando dos conos más de tamaño decreciente. Finalmente los tres conos de colocan uno dentro del otro y se fijan con un punto monofilamento en el vértice. (Figura #2)

La técnica quirúrgica es la habitual en la hernia inguinal, incluyendo la preservación del nervio ilioinguinal, la movilización y reparación del cordón espermático. Se realiza la disección alta del saco que es invaginado una vez liberado adecuadamente a través del anillo interno, operación facilitada por las posición en Trendelemburg de la mesa operatoria. En caso de hernias complicadas en operaciones de urgencia se abrió el saco para revisar su contenido y realizó ligadura alta y sección del mismo. El tamaño del plug se ajusta de acuerdo al tamaño del orificio inguinal profundo o el defecto herniario de la pared posterior, y se inserta primero el extremo puntiagudo del cono. Con vistas a asegurar que el tapón no será eyectado, se sutura a los bordes de la crura en su base amplia con sutura no absorbible monofilamento, en las hernias grado 2 y 3. (Figura #3)

Esta misma técnica de suturar la base del cono a los bordes del defecto se utiliza en las hernias de tipo 4 , 5 y 6, sin importar cuán grande sea el defecto o si la hernia sea primaria o recidivada. En ambas hernias directas fusiformes o saculares se secciona el saco peritoneal y la fascia tranversalis debilitada que lo cubre hasta exponer la grasa preperitoneal; esto crea una abertura en el espacio preperitoneal donde el tapón debe ser colocado, se invagina a este espacio el saco herniario y se coloca en el defecto el tapón, que después se fija con los puntos sueltos necesarios al tejido intacto (fascia tranversalis) que lo rodea. En las hernias en pantalón con dos defectos separados y distintos, se utilizan dos tapones de malla. En las hernias grados 4 ,5 y 6 se coloca una pieza plana de malla de polipropileno en la cara anterior de la pared posterior del conducto inguinal, que se fija con un punto al hueso púbico en el extremo inferior de la prótesis, esta malla se corta para adaptarse al tamaño y la forma del conducto inguinal y su porción lateral se abre para abrazar el cordón. (Figura #3). Esta pieza de malla se continua lateralmente por debajo de la aponeurosis del oblicuo mayor para reforzar el triángulo lateral de Frouchaud.

En etapas iniciales de nuestra experiencia añadimos la malla suprayacente también a las hernias grado 2 y 3, proceder que también fue reportado por los autores originales. (13,14,15,16)

En las hernias femorales (grado 7) también se usa el plug de Rutkow utilizando la vía de abordaje infrainguinal, después de disecar y reducir el saco herniario, se introduce el mismo adecuando su tamaño al defecto y ulteriormente fijándolo a la fascia adyacente, ligamento de Cooper y Poupart. No se utiliza malla suprayacente.

No se utilizó esta técnica en nuestra casuística para las hernias tipo 7, sin embargo colocamos un tapón en el anillo crural por vía posterior (por lo que no la incluimos en este serie) en una mujer recidivada dos veces sin complicaciones postoperatorias ni recidivas después de quince meses de operada.

En nuestro estudio los tapones y la pieza de malla plana para la pared posterior, se confeccionaron previamente y fueron esterilizados en una cámara de óxido de etileno.

Principal Resumen Introducción Material y Método Resultados y Discusión Conclusiones Recomendaciones Bibliografía