Introducción

Inicio
Introducción
Objetivos
Resultados-Discusión
Conclusiones
Recomendaciones
Anexos
Bibliografía

 

La historia de las drogas y su utilización por el hombre nos llega desde la antigüedad remota: las plantaciones de adormidera (de donde se extrae el opio) en el sur de España y de Grecia, en el noroeste de Africa, en Egipto y en Mesopotamia son probablemente las más antiguas del planeta, la primera noticia escrita sobre esta planta aparece en tablillas sumerias del tercer milenio a. C (1).

Las drogadicciones constituyen una de las grandes tragedias del mundo actual, sólo comparable en lo referente a significación humana con las guerras, las hambrunas y la miseria (2). Las potencialidades nocivas de estas afecciones llamadas también farmacodependencias, abuso de sustancias, toxicomanías, o trastornos debido al consumo de sustancias psicotropas son de tal magnitud que el nivel de sufrimiento, invalidez y muerte que determinan es equivalente al asociado a las enfermedades cardiovasculares y al cáncer. Resulta impresionante además reconocer que en países desarrollados, la mitad de las camas hospitalarias dedicadas a la atención de adultos se ocupan actualmente por personas con adicciones o con complicaciones relacionadas (3). Por sólo citar un ejemplo se estima que el consumo actual de tabaco, en el mundo desarrollado, se tipifica en Estados Unidos de América, donde anualmente se producen 623 000 millones de cigarrillos y donde existen 55 millones de dependientes al tabaco (4); por otra parte sólo en Estados Unidos de América se consumen cada año 200 000 millones de tazas de café. Después de petróleo es la segunda mercancía legal más importante en el comercio internacional (5).

En nuestro país a raiz de las medidas económicas imprescindibles tomadas para superar el período especial con el consecuente desarrollo intensivo del turismo y la legalización del dólar, determinan que Cuba comience a ser una plaza de interés para el narcotráfico internacional (6). Es por esto que resulta oportuno reforzar desde ahora nuestras potencialidades para la prevención del consumo de drogas ilegales, desarrollar cada vez más nuestros controles sobre las substancias adictivas legales y de prescripción médica e incorporar conocimientos, actitudes y habilidades para el tratamiento de los que desgraciadamente sean afectados por este flagelo mundial que recibirá el próximo milenio como el problema de salud más relevante de la humanidad (7).

Por todo lo antes planteado nos sentimos motivados a realizar este trabajo para obtener una visión general acerca del conocimiento de nuestros médicos en atención primaria al respecto, por ser estos el eslabón fundamental en la atención de los adictos a cualquier tipo de drogas, sean estas legales, de prescripción médica, o ilegales y que por su vínculo más directo con la comunidad representa la primera y más importante tropa de choque de nivel profesional en el enfrentamiento a esta problemática (2).

 

| Inicio | | Introducción | | Objetivos | | Material-Métodos | | Resultados-Discusión | | Conclusiones |

| Recomendaciones | | Anexos |
| Bibliografía |