INTRODUCCION

La primera meta de la estomatología es la preservación de la dentición natural y la restauración de la cavidad bucal hasta un estado de función normal.

Los implantes se vienen realizando con el objetivo de sustituir órganos dentarios desde tiempos muy antiguos. Es muy importante destacar que se denominan implantes dentarios a los elementos aloplásticos (sustancias inertes extrañas al organismo humano) que se alojan en pleno tejido óseo o por debajo del periostio, con la finalidad de conservar dientes naturales o de reponer piezas dentarias ausentes. Los implantes se confeccionan generalmente de (vitallium quirúrgico) tantalio o de sustancias plásticas cuya ausencia de toxicidad ha sido totalmente comprobada por numerosas investigaciones.

Son muchos los implantes odontológicos ideados para reponer piezas dentarias ausentes; solo los implantes intradentarios (endodónticos y trasodónticos) tienden a conservar dientes naturales.

Los implantes odontológicos pueden ser externos (intraóseos o yuxtaóscos) e internos, Los implantes externos intraóseos se colocan en los maxilares atravesando el epitelio, tejido conectivo de soporte, períostio y cortical ósea hasta penetrar el tejido óseo esponjoso. Los implantes externos subperiósticos y yuxtaóseos se aplican por debajo del periostio y se apoyan en tejido óseo compacto (cortical), El implante endodóntico intraóseo consiste en la colocación de un perno metálico a través del conducto radicular que se aloja en pleno tejido óseo esponjoso.

 

OBJETIVO GENERAL:

Contribuir al desarrollo de la rehabilitación protésica mediante la aplicación de la técnica del implante endodóntico intraóseo.

OBJETIVO ESPECIFICO:

Evaluar la eficacia del implante endodóntico simple.