INTRODUCCIÓN

 La diarrea se define como el aumento en el número y/o disminución de la consistencia de las deposiciones con o sin presencia de moco y sangre(1). Es una de las causas principales de enfermedad y muerte en niños menores de 5 años en los países en desarrollo, donde ocurren aproximadamente 1300 millones de episodios y 3,2 millones de muertes al año por esta causa. Estos niños padecen un promedio de 3,3 episodios de diarrea por año, pero en algunas áreas el promedio es mayor de 9 episodios por año.
Se estima que aproximadamente 80-90% de las muertes por diarrea ocurre en niños menores de 2 años. La causa principal de muerte asociada a diarrea aguda es la deshidratación, la cual se presenta debido a la pérdida de líquidos y electrólitos en las heces. Otras causas importantes de muerte son disentería, desnutrición e infecciones graves tales como la Neumonía(2).
La diarrea es una causa importante de desnutrición y esto es debido a que durante la enfermedad los pacientes comen menos por la anorexia y se reduce transitoriamente la capacidad de absorción intestinal, además los requerimientos nutricionales se incrementan como resultado del proceso infeccioso(3-4).
Cada vez se da más importancia a la relación existente entre las IRA y las EDA por las siguientes causas:
- Las diarreas y las IRA, constituyen entre el 60 y el 80% de todas las causas de consulta a los servicios primarios de atención.
- Las IRA en conjunto son el diagnóstico que más frecuentemente se asocian a diarrea, representando en los 2 últimos años el 71,7%.
El que la IRA más frecuente, en el último año haya sido la OMA, comprueba la necesidad de hacer una evaluación completa del paciente y no limitarse simplemente a establecer la presencia o no de deshidratación(5-6).
Debido a la alta frecuencia con que se asocian las IRA y las EDA, nos motivamos a realizar este estudio para determinar su comportamiento en nuestro Hospital.