Resultados y discusión:

 

Cuadro #1 “Distribución de los casos según grupo de edades y sexo”.

Hospital Militar Clínico-Quirúrgico-Docente Dr. “Octavio de la Concepción y de la Pedraja”.

 

Grupo de edad

Masculino                  No                   %

Femenino             No                   %

Total                     No                   %

20-49

0                        0

5                   27.8

 5                  13.2

50-79

20                  100

9                   50.0

29                 76.3

80 y más

0                        0

4                   22.2

4                   10.5

Total

20                  100

18                  100

38                  100

Fuente: Archivo del departamento de Anatomía Patológica.

 

En el cuadro #1 se puede apreciar una mayor incidencia de tumores de recto entre los 50 y 79 años para un 73.3 % de todos los casos. En cuanto al sexo se encontró se encontró semejanza con un ligero predominio del masculino con 20 casos donde los mismos estuvieron en el grupo de edad de 50 y 79 años.

 

 

 

Cuadro #2 “Hallazgos anatomopatológicos”.

 

Histología del tumor

No

%

Adenocarcinoma

23

60.5

Pólipo velloso

9

23.7

Adenoma velloso

4

10.6

Carcinoma epidermoide

1

2.6

Carcinoma indiferenciado

1

2.6

Total

38

100.0

Fuente: Archivo del departamento de Anatomía Patológica.

 

Nótese que en el cuadro #2 que la variedad histológica que predominó fue el adenocarcinoma (60.5 %), seguido del pólipo adenomatoso (26.35 %).

 

 

 

Cuadro #3 “Correlación clínico-patológica”.

 

Correlación

No

%

35

92.1

No

3

7.9

Total

38

100

Fuente: Archivo del departamento de Anatomía Patológica.

 

En cuanto al cuadro #3 se puede plantear que existió una adecuada correlación clínico-patológica en la mayoría de los casos (92.1 %).

 

 

Cuadro #4 “ Detección de tumores por años”.

 

Años

No

%

93-93

2

5.3

95-96

4

10.5

97-98

19

50.0

99-00

13

34.2

Total

38

100.0

Fuente: Archivo del departamento de Anatomía Patológica.

 

En el cuadro #4 se muestra la detección de tumores de recto por años la cual fue en ascenso y se mostró con un mayor número de casos entre  los años 1997 y 1998 para un 50 %.

 

Discusión de los resultados.

 

En la actualidad los factores predisponentes y desencadenantes de la formación de tumores de recto continúa en ascenso y con esto su incidencia y prevalencia. Las estrategias trazadas para recolectar datos necesarios y encaminarse  hacia la lucha contra este mal se sitúa por un lado en la frontera entre la ciencia y el arte y por otro en una frontera ética entre la vida, expectativa de vida y la muerte.

 

En la bibliografía consultada se constata que los tumores de recto aumentan su incidencia con la edad. La mayoría de los autores plantean que predominan en el período comprendido entre las edades de 50 a 79 años(6, 12-15), mientras que otros como Robbins consideran que los mismos son más frecuentes entre los 60 y 70 años(3). Entre los resultados obtenidos en la investigación se encontró que la mayoría de los casos estaban comprendidos entre los 50 y 79 años.

 

Al hacer referencia a la incidencia de tumores de recto según el sexo los autores señalan que no existen diferencias importantes en cuanto a la aparición de los mismos(4, 16-19) lo que coincide con los resultados obtenidos en la investigación donde la incidencia por sexos fue aproximadamente la misma con un ligero predominio en el sexo masculino.

 

Con relación a los hallazgos anatomopatológicos se plantea que prácticamente el 98% de los canceres del intestino grueso(incluyendo el recto) son adenocarcinomas siendo esta la variedad histológica que con mayor frecuencia se presenta(4, 15, 16, 20) lo que se comportó de igual forma en este trabajo. Esto podría estar relacionado con la escasa sintomatología que acompaña al resto de los tumores que suelen anteceder a este tipo histológico que al aparecer se acompaña de síntomas precoses que conllevan a la realización inmediata  de exámenes que permiten su diagnóstico.

 

En estudios realizados se ha determinado que la correlación clínico-patológica existente ha sido adecuada(12, 15, 16, 20). Esta investigación corrobora esta afirmación, sirviendo este hallazgo como aliciente por la efectividad de los médicos en la detección de este mal.

 

Los resultados arrojados en cuanto a la detección de los tumores por años demuestra que estos fueron aumentando, siendo los años 1997 y 1998 en los que fueron detectados mayores cantidades de tumores. Es indiscutible que el avance de los métodos diagnósticos ha tenido gran importancia en el descubrimiento de tumores de recto(2,4,21). En este hospital   aumenta la detección a partir de instaurada la realización de rectosigmoidoscopia. En el periodo comprendido entre 1999 y el año 2000 hubo un discreto descenso del número de casos detectados debido a que este proceder no se realizó en esta  etapa.