Resumen:

Se realizó un estudio sobre la incidencia de tumores de recto  en el hospital Militar Clínico-Quirúrgico-Docente Dr. “Octavio de la Concepción y de la Pedraja” en un período comprendido desde el 1ro de Enero de 1993 hasta el 31 de Diciembre del 2000 en 38 pacientes. Entre los resultados más importantes tenemos que: los tumores de recto fueron más frecuentes entre los 50 y 70 años de edad, la incidencia en cuanto al sexo fue semejante, la variedad histológica que predominó fue el adenocarcinoma existiendo correlación clínico-patológica en el 92.1 %. Se detectaron más tumores entre los años 1997 y 1998.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Introducción.

En los últimos 50 años, los países de América Latina y el Caribe han experimentado  cambios demográficos y epidemiológicos que provocaron un aumento relativo y absoluto  de las enfermedades no trasmisibles, como el cáncer. Cada año enferman 9 millones de personas en el mundo y mueren por cáncer unos 5 millones.  Se informa que en la actualidad existen alrededor de 14 millones de enfermos de cáncer. Las consecuencias económicas y sanitarias del cáncer lo convierten en un importante problema de salud para la humanidad. Además como resultado del incremento de los factores de riesgo, entre ellos el envejecimiento gradual de la población , se prevee, si no se toman medidas de control, un incremento de su incidencia y su mortalidad.(1,2).

Los tumores epiteliales del intestino son una causa importante de morbilidad y mortalidad en todo el mundo. En la inmensa mayoría de los casos, la distinción entre la malignidad y la benignidad de los mismos puede hacerse morfológicamente con determinada certeza; a veces sin embargo, el tumor desafía cualquier intento de clasificación. Se plantea que no todos los tumores son necesariamente benignos y malignos; pues, ciertas características anatómicas indican inocuidad, mientras que otras apuntan hacia un potencial canceroso. En última instancia todo diagnóstico morfológico es subjetivo y constituye una predicción que se ve complicada por la notable discrepancia entre el aspecto morfológico del tumor y su conducta biológica: una cara inocente puede ocultar una naturaleza malvada. Sin embargo estas ambigüedades o engaños  no son habituales ; existen criterios que permiten distinguir entre tumores benignos y malignos y el comportamiento de estos se atiende a la distinción(3).

El colon (incluyendo el recto) es la víscera en la que se origina mayor número de neoplasias primitivas de todo el cuerpo. Los tumores colorrectales malignos constituyen  la segunda causa de muerte por cáncer sólo superados por los de pulmón(4).

Para el diagnóstico de las neoplasias de recto la Anatomía Patológica constituye una faceta dinámica de la práctica médica la que se basa en análisis de laboratorio de  muestras de tejidos contribuyendo de forma activa en el cuidado de los pacientes, es por ello que estas alteraciones modificadas o en frascos explican muchos de los hallazgos  físicos asociados con las enfermedades de los seres humanos. Es por ello que debemos mencionar la frase a menudo citada , por Sir Willian Osler: “saber anatomía Patológica es saber Medicina”(5-9).

De esta forma es importante tener en cuenta que si el cáncer es detectado tempranamente el tratamiento será inducido con situación curativa. Para ello tiene gran importancia la sospecha clínica y la realización posterior de exámenes de forma precoz que corroboren el diagnóstico.

Con tales incidencias la organización mundial de la salud recomendó desde 1985 (9,10) elaborar programas nacionales de control de cáncer para organizar adecuadamente la lucha contra esta enfermedad. Es por ello que los autores del trabajo se sintieron motivados por el estudio de la incidencia de tumores de recto.

 

 

 

 

 

Objetivos:

General:

Describir la incidencia de los tumores de recto en el Hospital Militar Clínico-Quirúrgico-Docente Dr. “Octavio de la concepción y de la Pedraja”.

Específicos:

1.      Exponer la incidencia de tumores de recto en relación con los grupos de edades y el sexo.

2.      determinar la variedad histológica más frecuente.

3.      Mostrar la correlación clínico-patológica en el diagnóstico de los tumores de recto.

4.      Identificar la detección de tumores de recto por años.

 

 

 

 

 

 

 

 

Método:

Se realizó un estudio observacional descriptivo en el  Hospital Militar Clínico-Quirúrgico-Docente Dr. “Octavio de la Concepción y de la Pedraja” en el periodo comprendido entre el 1ro de Enero de 1993 hasta el 31 de diciembre del 2001.

El universo estuvo conformado por 38 pacientes. La fuente primaria de datos estuvo constituida por las boletas de biopsia del archivo del Departamento de Anatomía Patológica de dicho hospital. En todos los casos se tomaron las siguientes variables:

·        Grupo de edades.

·        Sexo.

·        Variedad histológica.

·        Correlación clínico-patológica.

·        Detección de tumores por años.

Los datos recogidos se codificaron manualmente y se procesaron en una microcomputadora IBM compatible, utilizando el paquete de programas estadísticos Microsta.

Operacionalización de variables:

Correlación clínico-patológica: Ocurre cuando los pacientes se diagnostican clínicamente y este diagnóstico se corrobora por Anatomía Patológica.

 

 

 

 

 

Conclusiones.

El diagnóstico de las lesiones premalignas y malignas colorrectales constituye un problema múltiple y desafiante. La mayor incidencia de tumores por edades estuvo comprendida entre los 50 y 79 años. En cuanto al sexo los resultados fueron equitativos con un ligero predominio del sexo masculino. La variedad histológica más frecuente fue el adenocarcinoma de recto y existió correlación clínico-patológica en 35 casos. La detección de casos por años fue en ascenso siendo mayor entre 1999 y el 2000.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recomendaciones.

En pacientes asintomáticos se deben hacer estudios de detección sistemática con examen digital rectal a partir de los 40 años y de esta forma contribuir al programa de la OMS en la detección precoz de los tumores de recto.

En pacientes con sintomatología baja mayores de 35 años se debe realizar la rectosigmoidoscopia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Referencias bibliográficas.

  1. Nacional Cancer Control Ppogrammes. Polices and Managerial Guidelnes; A Handbook Produced by the World Health Organization Global Programmefor Cancer Control. Geneva: WHO, 1993.
  2. Camacho Rodríguez Rolando; Fernández Garrote Leticia; Martín García Antonio; Abascal Ruíz María Elena; Díaz Cabrera Manuel. Rev Cubana Med gen Integral 1994 Julio-Sept-Octubre, 10(3):215-219.
  3. Contran Ramzi S; Kumar V; Colliast. Robbins Patología Estructural y Funcional. Madrid: Mc Gray-Hill; 1999. 862-872.
  4. Gerald Murphy p; Watter Lawrnce; Raymond Lenhard E. Cancer de colon y recto. Oncología Clínica. Washington: American Cancer Society; 1995: 267.
  5. Landis SH, et a: Cancer Statistics. 1998.CA Cancer I Clin 48:6 1990.
  6. Haenszel W, Kurikara M, Studies of Japanese Migrants: 1 Mortality From Cancer Isnt 40:43, 1990.
  7. Staszewski J. Haenszeh W; Cancer Mortality Among the Polish Bom in the United Staed. I Natl  Cancer Inst 35-291, 1991.
  8. Giovannucci E Willett WC: dietary factors and risk of colon cancer. Ann med:443, 1994.
  9. Lynch HT, Watson P, Lanspas, et al Clinical Nuances of Lynch Syndromes I and II. En: Steele G Jr, Burt RW, Wsinawer SJ, Karr JP, eds. Basic and clinical perspective of colorectal polyps and cancer. New York, NY: Alan R Liss Inc; 1995: 117-118.
  10. Eddy Dm. Setting Prioritiesfor Cancer control programs. INCI. 1986;75:187-99.
  11. Boss LP. Uses of date to plan cancer prevention and control programs. Public Health Rep 1990; 105(4):354-60.
  12. Adachi M; Muto T; Okinaga. Clinicopathological feactures of the flat adenoma. This colon recto. 1991,34:981-986.
  13. Adachi M; Ryan P; Collopy B, et al.Adenoma-carcinoma of the large Bowell. Aust. J. SNZ. J. Surg. 1991,61:409-414.
  14. Boring CC; Squires TS; Tong T; et al. Cancer stadistics. 1994, cancer J Clin 44: 19-36.
  15. Hill M. J. Ther Aetiology of colorectal cancer. Inc: Wright R (ed). Clinics in gastroenterology, Supply: recent advance in gastrointestinal pathology. 1980. sunder, sussex, 297-310.
  16. Hunt Dr, Cherian M. Endoscopies diagnosis of small flat carcinoma of ther colon. 1990. This colon rect 33:143-147.
  17. Brow LJR, Smeeton NC, Dixon MF. Assessment of dysplasia in colorectal adenomas: An observer variation and morphomrtric study. 1985.J. Clin path 38: 174-179.
  18. Crawford BE, Stromeger FW. Small carcinomas of the large intestine cancer. 1983, 51: 1760-1763.
  19. Fearson ER, Vogelstein R. A.Genetic model for colorectal tumorigenesis. 1990. cell 61: 759-767.
  20. Gilbertsen V, Nelmes JM. The precaution of invasive cancer of the rectum. 1978. Cancer 41: 1137-1139.
  21. Steele G: JR. Colorectal cancer. En: Mc Jkenna RJ SR, Murphy GL, EDS. Cancer Surgery. Philadelphia. 1995.