Talidomida. Pasado y presente de un fármaco en busca de indicación. Revisión Bibliográfica.

Actualidad

Desde mediados de la década del 90 hasta la fecha la talidomida ha vuelto a ser noticia, pero esta vez por diferentes efectos terapéuticos asociados a su uso en el manejo de enfermedades graves y condiciones invalidantes.(9) 

Las indicaciones originales, según estudios practicados en este fármaco, apuntaban a propiedades como ansiolítico, hipnótico ligero y antiemético. Hoy en día sus capacidades para inhibir la angiogénesis, regular el sistema inmunológico y como inhibidor del factor de necrosis tumoral alfa (TNF-alfa, siglas en Inglés), hacen que surja una cascada de aplicaciones, tales como: el tratamiento del mieloma múltiple, el eritema nudoso leproso, la enfermedad de Crohn, en la enfermedad de rechazo a transplante de médula ósea, en la artritis reumatoidea, el cáncer y en complicaciones provocadas por el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), entre otras. (10-13)

 La seriedad de los trastornos de salud en que se estudian las propiedades terapéuticas de la talidomida, agregado al limitado arsenal terapéutico con eficacia y efectividad probadas conque se dispone para combatir esos males y el natural desenlace terminal a que llevaría una conducta contemplativa en casos como el cáncer, o las consecuencias del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), hacen que la comunidad médica vuelva una mirada de esperanzas hacia este viejo fármaco.(14,15) 

   Año 2002. Universidad Médica de Camagüey. Facultad de Medicina.