ANEXOS

Figura 1

Mycobacterium Tuberculosis después de ser fagocitado por el macrófago, es encapsulado dentro de una partícula conocida como endosoma en donde prolifera fuera del alcance de los anticuerpos. Posteriormente el microorganismo será atacado por los lisosomas originados en el retículo endosplasmático.

 

Figura 2

Las moléculas del complejo mayor de histocompatibilidad CMK II se ligan a los antígenos provenientes del microorganismo, estas moléculas del CMK II transportan el antígeno para presentarlos en la membrana celular del macrófago infestado. Allí interactuará con el receptor del linfosito TCD4+

Figura 3

Se muestra la interacción del macrófago con la célula diantela unión del CMK II y el antígeno con su receptor específico, desencadena la liberación de diversas citocinas. Estas citocinas inducen la actividad lítica del macrófago, manifestada en la producción de TNF, óxido nítrico y radicales libres de oxígeno, que en última instancia llevan a la muerte del microorganismo.

Figura 4

Respuesta inicial ante la infección por M.Tuberculosis. El macrófago contiene bacilos viables que exportan proteínas unidas a moléculas de la clase II del CMH que son presentados al linfocito CD4. Esta célula activada puede tomar 3 vías: reclutar monocitos y convertirse en célula de memoria o sufrir apoptosis.

Figura 5

Modelo de la exportación o secreción de proteínas de las micobacterias. La proteína es transportada por una chaperona hasta un aparato de translocación localizado en la membrana del bacilo. Allí es hendida y luego de atravesar la pared de la micobacteria alcanza la membrana de la célula huésped.

Figura 6

 

 

Figura 7

 

 

Regresar a Menú Ppal.