Interpretación de los sueños a fines del siglo 20

Autores:

* Doctor en Ciencias Médicas, Especialista de segundo grado en Fisiología Normal y Patológica del Departamento de Fisiología del Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas Victoria de Girón. Instituto Superior de Ciencias Medicas de la Habana, Ministerio de Salud Pública, Cuba

** Profesor Auxiliar de la Escuela Nacional de Salud Pública, Instituto Superior de Ciencias Médicas de la Habana. Especialista de segundo grado en Fisiología Normal y Patológica del Departamento de Neurofisiología Clínica de la Clínica del Adolescente, Ministerio de Salud Pública, Cuba

*** Doctor en Ciencias Médicas. Profesor Titular Consultante del Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas Victoria de Girón. Instituto Superior de Ciencias Medicas de la Habana, Especialista de 2do grado en Fisiología Normal y Patológica del Departamento de Neurofisiolgía Clínica de la Clínica del Adolescente. Ministerio de Salud Pública, Cuba.

Dr. Nibaldo Hernández Mesa

Dr. Ramón Aneiros Riba

Dr. José Aquino Cías

Introducción.

La conferencia pretende introducir a los lectores al complejo campo de la interpretación de los sueños. Este aspecto no ha sido resuelto durante el siglo 20, debido en parte a la priorización de otros estudios del sueño. En el análisis que vamos a efectuar, comenzaremos realizando una breve revisión de las concepciones imperantes en las culturas greco-latinas comenzando por Aristóteles, y también en otras culturas como la China y el Tibet, hasta los tiempos modernos. Las ideas de Freud y de su alumno Jung son relatadas de modo que permiten precisar sus coincidencias y contradicciones acerca del papel del subconsciente en el sueño que para Freud es pasivo en lo esencial, mientras que para Jung ejercería un role mucho más activo y creativo. Continúa el desarrollo por plantear algunas preguntas que los investigadores contemporáneos tratan de responder: Entre ellas: ¿Cómo sueñan hombres y mujeres?, ¿Cómo son los sueños de los epilépticos y otros enfermos? ¿Pueden nuestros sueños ser creativos ?
¿Podemos interpretar nuestros sueños?. Proseguimos con una discusión necesaria acerca de la relación de las imágenes oníricas de los sueños con la función cerebral más intrigante y relevante la conciencia. Planteamos el punto de vista de que de es necesario un esclarecimiento de la naturaleza íntima de la conciencia para lograr una interpretación cabal de las ensoñaciones Finalmente se presentan las consideraciones finales. En ellas se destacan los avances logrados a partir del siglo XIX (girar a las concepciones científicas), los de inicios del siglo XX con las ideas de Freud y de su alumno Jung. Luego conjeturamos acerca de la dicotomía en el interés dirigido más hacia el dormir que hacia el soñar de la segunda mitad del siglo XX. Concluyen estas consideraciones con la vinculación de nuestros sueños con la conciencia y el role del sueño en algunas concepciones de nativos de Australia, el Amazonas y los Indios norteamericanos, a la luz de las contradicciones sobre la conciencia del tiempo en Occidente. Luego del listado de citas bibliográficas se presentan varios anexos que contienen: a) Comparación entre las ideas de Freud y Jung, b) Ejemplos del simbolismo en sueños de Sigmund Freud, c) El simbolismo chino de Chang Men que aún se utiliza, d) Una de las técnicas propuestas para recordar los sueños y tal vez para provocar creatividad en estos, y e) Un listado de frases acerca de los sueños por personajes históricos y célebres. Aunque el trabajo puede ser leído por capítulos independientes, los autores sugerimos la lectura ordenada del mismo. Indicamos finalmente que serán bien recibidas las informaciones, y comentarios acerca de errores, dudas, sugerencias, etc.

Arriba

Desarrollo.

HISTORIA BREVE DE LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS

Los antiguos en su mayoría creían que sus sueños estaban en relación con un mundo de seres sobrenaturales y traían revelaciones de los dioses y de los demonios, anunciando el porvenir del soñante. Aristóteles pensaba que los sueños no tenían que ver con dioses sino con demonios. A partir de Aristóteles se esbozaron dos vertientes de interpretación de los sueños: - Sueños veraces y valiosos enviados al durmiente para ponerlo en guardia o anunciarle el porvenir; - sueños vanos y engañosos con el propósito de inducir en errores al durmiente. Cuando Jerjes planeaba su campaña contra Grecia fue disuadido por sus consejeros para no tomar la decisión, más sus sueños lo alentaban. Artábanos el intérprete de los sueños de los Persas le decía a Jerjes que las imágenes de los sueños contenían la mayoría de las veces lo que ya el hombre pensaba en la vigilia. Jerjes no escuchó al prudente Artábanos creyendo que sus sueños eran mensajes de los dioses y se lanzó a la batalla que sería fatal para los Persas. Luego como muchos otros a lo largo de la historia buscó las culpas fuera de sí y mandó a azotar al mar para castigarlo por la derrota sufrida. Lucrecio Caro en su poema "Rerum Natura" planteó claramente su concepción acerca del sueño reflejando la realidad:

In somnis eadem plenumque videmur obire;

Causidici causas agere et componere leges,

Induperatores pucnare ac proelia obire

Parece que al soñar los abogados

defienden causas e interpretan leyes,

los generales dan asaltos y combates

Cicerón también era partidario de un punto de vista similar lo que indicó al decir que "En nuestros sueños en particular se agitan en el alma los restos de las cosas en que hemos meditado y hemos promovido en la vigilia". En la antigüedad tardía la mayor autoridad por consenso en cuanto al tema fue Artemidoro Daldiano quien en su obra minuciosa "Oneiro crítica" señalaba que los sueños se dividen en dos clases: - influidos por el presente o el pasado pero sin significación futura (incluye insomnio y pesadilla) - con significación para el porvenir (incluye: augurio directo u oraculum; predicción de acontecimiento inminente o visio; y el sueño simbólico que requiere explicitación. Esta interpretación del sueño ingenua se mantendría así en Occidente hasta el siglo XIX.. Datos de todas esta parte pueden obtenerse en (Freud, 1979a y b).
Se puede concluir esta parte señalando que los sueños han sido muy importantes para diversas culturas. En la Biblia los sueños aparecen como guía de la acción de los humanos. Los sueños del Faraón interpretados por José en el antiguo testamento indicaron como evadir la miseria en el antiguo Egipto. En el nuevo testamento el escape hacia Egipto de Jesús recién nacido fue consecuencia del sueño de San José. La cultura judía enfatiza también la importancia del sueño y de su interpretación. En la antigua Grecia los sueños tenían significación especial. Para los griegos de las edades tempranas los sueños eran algo que realmente se experimentaría. Más tardíamente es que en Grecia se conformó la idea del sueño como experiencia imaginaria. La consecuencia de esa actitud fue que el pueblo sentía la necesidad de crear condiciones para que los sueños ocurrieran y de ahí los ritos de incubación existentes en diversas culturas, que provocaban una manía artificial en la que se creía que el alma hablaba directamente. Se conocía como atechnos o divinat en Latín. El templo de Asclepius fue ejemplo de esa práctica en la que se utilizaba el sueño creado para hacer curaciones. De ahí surgieron muchos intérpretes de sueños con fines terapéuticos como Artemidoro (Xavier, 1996)
Otras culturas como la china y tibetana se ocuparon también en la antigüedad de los sueños. La interpretación basada en la escuela dialéctica de Chang Men comenzó 1050 años antes de Cristo. El sistema de interpretación descansa en una explicación antitética que actualmente se prosigue con las modificaciones actuales, por ejemplo los automóviles se mimetizan por carrozas. Los primeros filósofos chinos creian que los sueños eran una realidad instructiva desarrollada por el alma, el duplicado inmaterial del cuerpo. Esa idea fue modificada en el siglo 1 por Wang Chung quien se opuso a Chang Men para Chung los sueños eran mera ilusión. No obstante Chung estaba solo en sus opiniones pues los augurios de los sueños eran una parte importante del modo de vida de la corte imperial. Los sueños en la corte eran tomados como instrucciones de los gobernantes divinos. Para los doctores tibetanos los sueños tienen valor en el diagnóstico: Pacientes que sueñan con rata, mono, león o chacal significa la muerte. Si sueña con caballo, cerdo, búfalo, pato o camello indica malos signos. Si la persona sueña que cae en un precipicio, que duerme en un crematorio, rodeado por multitudes, fantasmas hambrientos, vistiendo ropas rojas indica muerte. Si una persona con buena salud sueña esas cosas indica mal pronóstico. Los sueños que tienen más significado son los del despertar en la mañana y la mejor manera de recordar los sueños es descansando sobre el lado derecho. Es bueno soñar con dioses, sacerdotes, santos, reyes, hombres famosos, atravesando el océano o ríos, escapando de prisiones o sitios obscuros, venciendo enemigos. Son signo de prosperidad, longevidad y salud. Se puede colocar un talismán para protegerse contra los malos sueños. resulta útil recopilar los sueños, anotando el sueño y los eventos que los siguen. No faltan en estas culturas orientales ideas de corte agnóstico respecto a los sueños. Chuang Tzu, filósofo indicó en el siglo I de nuestra era: "Una vez soñé que era una mariposa. Estaba consciente solamente de mis fantasías como mariposa, e inconsciente de mi individualidad como un hombre. De súbito desperté, y fui otra vez yo mismo. Ahora desconozco si entonces era un hombre soñando que era una mariposa, o si ahora soy una mariposa soñando que soy un hombre" (Cassidy, 1991). La agudeza de la conjetura de la antigua China se puede ver destacando el hecho que se requirieron muchos siglos para que Descartes conjeturara de modo similar a Chuang Tzu, en su discurso del método en los momentos que nacía nuestra ciencia con Galileo

FREUD Y JUNG EN LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS

Propósito de los sueños

El objetivo del análisis del sueño de Freud era convertir representaciones displacenteras en placenteras. Freud estudiaba psicopatología del sueño y en cierta manera hablaba del sueño como síntoma y germen de la neurosis mientras Jung incluía observaciones psicológicas en sujetos sanos y sus sueños eran en esencia naturales en primordio. Freud veía el sueño como realización de deseos deformados por la censura o represión que los conceptos morales del soñante aplicaban sobre si mismo. Ello equivalía a considerar al sueño como síntoma, signo que significa otra cosa. Jung veía el sueño no sólo como satisfacción de deseos. Primero estuvo influenciado por Bleuler que consideraba al sueño una elaboración psicológica de complejos. Mas tarde creo su teoría de la compensación de los sueños. El mayor descubrimiento de Jung fue el de la autorregulación de la psiquis. Los sueños serían entonces la reacción natural de este sistema de autorregulación. Su mayor función sería tratar de restablecer la homeostasis psicológica produciendo materiales que restablecerían sutilmente el balance psíquico. Freud veía al sueño como fenómeno psíquico deformado por los deseos subconscientes ocultos; Jung consideraba al sueño sometido a causalidad y con un finalismo (Xavier, 1996)

Sigmund Freud

El sueño y el subconsciente.

Subconsciente para Freud era puro deseo bruto sediento de sexo, para Jung era fuente de creatividad. Para Freud el sueño era un fachada, para Jung una construcción muy fina. Si no lo comprendemos no es porque el subconsciente lo distorsionaba sino por nuestra incapacidad. Donde Freud veía represión Jung veía un modo creativo de comunicación del subconsciente. Los sueños tendrían el valor de una idea positiva, de una guía o de un objetivo de significación superior al contenido de la conciencia. El subconsciente en la hipótesis de Jung poseía autonomía mientras que Freud lo hacía un subproducto de la conciencia (Xavier,1996)

Compensación del consciente por el subconsciente

La idea de la compensación presupone la psiquis como sistema auto-regulado. El sueño entonces contiene la compensación subconsciente del consciente que requiere ser compensado. Si deseamos por tanto interpretar un sueño tenemos que tener clara la situación del consciente en ese momento, ya que el sueño contiene el complemento del consciente. La relación entre la mente consciente y el sueño es estrictamente causal, e interactúa en modos sutiles. Para interpretaciones de sueño precisas , uno debe investigar el estado de conciencia del soñador y analizar críticamente la situación del mismo sueño, relacionándolo con la conciencia. Los sueños están en situación dialéctica con respecto a la conciencia. La compensación actúa en el sentido de actualizar la totalidad que Jung llamo individuación = uniquiness. Cada inconsciente dinámico tiene su finalidad que Jung llamó proceso de individuación. Ella le confiere el carácter único e irrepetible de cada persona y de su subconsciente. Por ello los sueños deben ser interpretados casuísticamente (Xavier, 1996).

Función prospectiva de los sueños.

La función prospectiva de la psiquis es una anticipación en el subconsciente de los logros de la conciencia: plan, esquema, cuyos símbolos contienen a veces la solución de un conflicto. La conciencia puede captar tan sólo una o dos figuras a una vez pero el subconsciente es más global. El subconsciente elabora todas las percepciones y posibilidades en forma de construcciones creativas que pueden o no estar seguidas por la conciencia. La prospección debe tomarse en consideración como guía cuando la actitud del consciente es proveniente desde el subconsciente (Xavier, 1996)


Karl Jung

Interpretación de los sueños

En primer lugar se debe ver en cada sueño una nueva teoría del sueño que posee dos premisas: a) el sueño tiene un significado y b) el sueño adiciona algo esencial a la conciencia. El simbolismo presupone multiplicidad de significados y constituye el lenguaje propio del subconsciente. Para comprender el lenguaje del subconsciente es importante reconstruir el contexto en el cual el sueño se construye por el método de asociación pero diferente al de Freud. Si buscamos una explicación psicológica del sueño se debe primero conocer la experiencia fuera del sueño que lo preceden. Necesitamos colectar el material. Si tenemos un sueño oscuro no se debe primero entenderlo o interpretarlo sino establecer el contexto con mucho cuidado. El método de asociación libre consiste en ir asociando imágenes en zig zag, mientras que el de asociación de Jung consiste en ir asociando ideas interconectadas como circunvalando.

Freud buscaba los complejos en los sueños y Jung trataba de conocer lo que el inconsciente estaba haciendo con los complejos en el sueño. Otra diferencia con el psicoanálisis respecto de la interpretación es que Jung rompe con la perspectiva concretística de Freud basada en el Cartesianismo. Freud postula la interpretación del signo, concretística, analítica. Jung lo hace de modo simbólico basado en el hecho que el subconsciente es simbólico. El método consiste en evaluar el símbolo (imagen o fantasía) no semióticamente, como un signo para los procesos instintivos elementales, sino simbólicamente, entendiendo símbolo como el puente uniendo los polos convirtiéndose en la base de una función trascendente. Mientras el significado de Freud de los sueños depende completamente de una serie de causas, siendo en esencia un signo que representa a otro, para Jung los sueños son simbólicos y su significado solo se aclarará si aclaramos al propio subconsciente que nos habla. Por muy progresiva que quisiera aparecer la teoría de los símbolos, Freud acabó reduciéndola a sus concepciones anteriores. No solo redujo el simbolismo a procesos regresivos que se perdían en lo prenatal, sino que, además, halló su fundamento en contenidos reprimidos: solo lo que estaba reprimido podía representarse simbólicamente. Con Freud el simbolismo presupone un movimiento de regresión debido a que el subconsciente se consideraba exclusivamente como almacén de contenidos reprimidos.

Los símbolos oníricos no eran sino desfiguraciones procedentes de épocas remotas y que seguían teniendo afecto. Jung con Adler en cuanto al contenido simbólico del sueño se acerca más a la tradición oriental, alejada del biologicismo sexual de Freud. Para Jung las representaciones que aparecen en los sueños son representaciones del soñador. Se debe interpretar primero si la imagen que aparece en el sueño tiene significación objetiva o subjetiva. Así si la imagen de una persona afectivamente relacionada con el soñador aparece la interpretación objetiva es la correcta. Lo válido sería para la subjetiva en caso que soñáramos con alguien que nos relacionamos muy poco. "De la misma manera que el planteamiento causal se completaba con el planteamiento finalista, orientado hacia lo prospectivo, Jung ponía también frente al explicar, el comprender; frente a la interpretación de los signos, el procedimiento hermenéutico". En tal sentido una serie de sueños se interpreta mejor que un sueño aislado. La interpretación del sueño en síntesis de acuerdo con Jung es válida sólo para dos personas, el soñante y el doctor, y por ello no importa si el doctor entiende o no el sueño, lo que importa es que el paciente lo entienda (Xavier, 1996). Este autor relaciona algunos criterios útiles para la interpretación de los sueños:

  1. La interpretación de los sueños requiere conocimiento exacto del estado de conciencia y tomar en cuenta las convicciones filosóficas y morales del soñante
  2. El sueño es un fruto del subconsciente, pero influido por el consciente y por lo tanto por el balance entre los dos polos.
  3. Se desprende del punto 2 que el contenido del sueño debe tomarse simbólicamente y por tanto mutable en su esencia por el dinamismo del subconsciente y de sus símbolos.
  4. El postulado sin embargo de algunos símbolos relativamente fijos expresa que las partes mas básicas de la psiquis referidas a las formas primarias arcaicas y vinculadas a motivos mitológicos
  5. El sueño utiliza imágenes colectivas porque tiene la finalidad de expresar un problema eterno el cual se repite indefinidamente y no un desequilibrio personal)
  6. Debemos considerar el símbolo en la situación lo que significa que debemos renunciar a cualquier idea preconcebida y tratar simplemente de ver que esas cosas significan para el paciente. Ej caída de la tarde (P se asusta y N se alegra)

ALGUNAS PREGUNTAS DIFÍCILES DE RESPONDER

¿Cómo sueñan los hombres y mujeres?

Schredl y Palmer (1998) investigaron sueños con ansiedad en niños de 10 a 16 años. las chicas tuvieron con mayor frecuencia estos sueños. Los niños frecuentemente soñaban con monstruos y las chicas con pequeños animales agresores y humanos. La socialización del género sexual se demuestra con estos hallazgos. Con respecto a la relación de estos sueños con la solución de problemas debe hacerse mas investigación.

El simbolismo planteado, sin embargo, debe estar sujeto sin dudas a la realidad del país en que sea analizado por las diferencias culturales consabidas. Serían necesarios estudios en nuestro medio relacionados con el tópico. Los mismos autores investigaron la relación entre el sexo, las características del sueño y el patrón de estilo de vida en contactos sociales. Generalizaron la relación que tiene el sexo con las características del sueño y con el modo de vida de la vigilia.

Los resultados parcialmente confirman una continuidad entre la conciencia del estado de vigilia y el soñar (Schredl y cols 1998). Indudablemente existen diferencias entre varones y mujeres en los patrones de vigilia que bien pueden estarse reflejando en el soñar así como en otras acciones.

Es particularmente interesante el reporte de Belgrado en el que se realizó un estudio de los temas de sueño en mujeres. En el trabajo de 122 sueños reportados por 122 mujeres, estudiantes de psicología se clasificaron en: De muerte (27 -22%-); pesadillas (53 -43%-); Amor (34 -28%-); atípico (7 -5.7%-), no sueño (1 –0.8%-) (Zivkovic, 1996).

La mayor proporción de pesadillas y sueños de muerte parecen estar vinculadas con el sexo y no con la situación reinante en ese país desde hace varios años. Este estudio debería completarse con investigaciones en varones de la misma edad. No obstante es un resultado interesante que bien podría ser analizado en otros contextos.

¿Como es el soñar de ciertos sujetos afectados por: epilepsia, migraña, asma, estrés?

De acuerdo a Korabelnikova y cols (1997) en niños epilépticos se intensifican los sueños y sus aspectos cuantitativos. Son sueños de carácter aprensivo, con estereotipias, brillantes, coloreados. Los sueños aparecen mucho antes que la manifestación objetiva clínica de la epilepsia. Sugieren que puede ser un marcador de epileptización. Indudablemente que la epilepsia constituye la afección neurológica más frecuente y representa una alteración de la excitabilidad cerebral con predominio de excitación sobre inhibición. En ese sentido el análisis de los sueños y el control de estos por los pacientes y familiares puede ser un buen indicador para guiar el tratamiento y tal vez conocer el período en que se encuentra la afección. Nada de esto puede ser esquematizado pues la epilepsia puede tener variadas etiologías y formas clínicas, al punto que hoy en día se habla más bien de las epilepsias.

Heather y cols (1996) reportan la relación entre sueños displacenteros y migrañas en 37 migrañosos. Los resultados indican que 4 variables contribuyen al efecto de provocar sueños displacenteros y encaminar a los sujetos a una mayor frecuencia de migraña: furia, mala fortuna, aprensión, agresividad. Se enfatiza en las recomendaciones el valor predictivo de los sueños en relación con la migraña nocturna.

Parmar y cols, 1998 presentaron datos relacionados con el estrés emocional que bien se reconoce como causante de espasmo coronario. Enfatizaron que la asociación entre sueños y muerte súbita se describe por el folklore y la historia de la medicina. Las reacciones simpáticas son observables en esos sujetos. Con esas ideas se analizaron 4 pacientes que no tenían evidencias de enfermedades coronarias anteriores y, que bajo los efectos del estrés emocional provocado por pesadillas o sueños de muerte, todos tuvieron trastornos coronarios de diverso tipo. Los autores especularon sobre el mecanismo que debe ser analizado con sumo interés en los próximos años.

Schredl y cols (1998) reportan que los pacientes con insomnio recuerdan mas los sueños debido tal vez a despertares continuos. Los sueños reflejaban estresores de la vida diaria en estos pacientes. Las emociones de los sueños eran negativas en esos sujetos. En casos que el insomnio era provocado por depresión o coincidía con ésta, los pacientes con tratamiento antidepresivo recordaron menos los sueños.

En 46 niños y adolescentes neuróticos (10-18 años) Korabelnikova y Golubev (1996) comprobaron que los sueños de estos sujetos se caracterizaron por activación afectiva, cognitiva, ampliación de espacio-tiempo, colores y sueños repetidos

¿Las pesadillas?

Las pesadillas son muy comunes en niños, particularmente alrededor de los 6 años, disminuyendo después y sin diferencias de sexo. Las más frecuentes son: persecuciones, caídas y, finalmente, pérdida de familiares (Schredl y Palmer, 1997).

Schredl y cols (1996) demostraron la hipótesis de que los que recuerdan muchos sueños también recuerdan con facilidad los hechos de la niñez. La mayoría de estos sujetos habían tenido pesadillas sobre todo en la etapa infantil. Cuando despiertan, tras pesadillas, presentan alteraciones autónomas a predominio simpático. Un ejemplo de ello fue citado por Coy en 1996 en un paciente con estrés post-traumático que soñó que se disparaba a sí mismo durante una pesadilla. Verrier y cols (1996) también discuten la relación entre sueños y muerte súbita.

Zadra y Pihl, en 1996, analizaron sueños lúcidos que ocurren cuando una persona está consciente que está soñando. Ellos analizaron 5 casos de pacientes en que los sueños lúcidos consistían en pesadillas, con un gran componente de ansiedad. Estos autores sugieren un tratamiento para esta situación, compuesto por relajación, imaginería guiada e inducción de sueños lúcidos en 5 casos. Tras un año de seguimiento 4 individuos no tuvieron más pesadillas y 1 disminuyó la frecuencia. Se discute que los sueños lúcidos mejoran pero no se sabe el mecanismo. Se especula que puede ser por el propio sueño vívido o por modificar algún aspecto de la pesadilla

¿Cómo afectan las drogas y otras substancias el sueño ?

Un grupo de drogadictos interrogados durante 6 semanas de abstinencia reportan en su mayoría más sueños con drogas durante la abstinencia que cuando usan drogas (Christo y Faney, 1996). Este dato puede generar investigaciones dirigidas a monitorear de este modo el tratamiento de pacientes en estado de abstinencia.

El método de la entrevista es un instrumento desarrollado recientemente en interpretación de sueños en sujetos adictos en distintas fases. En un reporte reciente, se defiende que este método permite al terapeuta acelerar el logro de insights (Flowers y Zweben, 1996) indispensables para el tratamiento de las adicciones.

Sueños y registro eléctrico del cerebro

En un estudio en el que se monitorea sueño, contenido del sueño y estado de ánimo (Beauchemin y Hays, 1996) se reporta que el contenido del sueño se relaciona con el estado de ánimo que prevalece en el sujeto con trastornos bipolares. Ciertos tipos de sueños preceden los cambios de polaridad. Los resultados se resumen en:

  • la latencia del MOR tiende a aumentar en relación con el estado de ánimo en bipolares pero es estable y aun disminuye en unipolares deprimidos;
  • el contenido del sueño parece ser diferente en bipolares y unipolares
  • sueños de muerte frecuentes en bipolares en transición.

Otros reportes tratan acerca de sueño MOR y parasomnias en casos de pesadillas (Schenck y Mahowald, 1996 y sobre la correlacionaron de la erección con la fase REM. 9detectando.6 % de fallos en 1290 hombres en hombres de 40-70 años (Sohn y cols , 1996)

¿Cómo interpretar los sueños ?

Silver (1996) describe técnicas útiles para autoanálisis que pudieran ser importantes para guiar a los neófitos. Investigando aspectos del sueño o asociaciones que brindan información de la vida psíquica del soñante y de su entorno, Olsson en 1996 estudió el valor informacional de los sueños y asociaciones.

Retomando el que hacer de los psicoanalistas, Shengold (1996) reporta sueños con lepidópteros. Los bichos aparecen como víctimas y predatores y se interpreta como la madre del niño.

Popp y cols (1996) defienden la idea de que hay correlación entre las narraciones que hacen algunos sujetos despiertos y las que realizan durante los sueños. Kohler y Borchers (1996) exploraron para ver si era cierta la idea de Freud que los elementos del sueño están particularmente relacionados con el subconsciente reprimido, y que las asociaciones encuentran resistencia creciente. Para ello a 15 mujeres le indicaron que asociaran las partes de sus sueños y las de un sujeto control. La resistencia eléctrica de la piel (REP=SCR) se midió durante los procedimientos. Los resultados muestran que la reacción SCR estuvo presente en las asociaciones con sus propios sueños y no con los de los demás.

Ogden (1996) reconsidera los aspectos de la técnica psicoanalítica y el análisis de sueños. Otro tanto hace Bollas (1996) refiriéndose a las figuras en los complejos como el de Edipo y el simbolismo en los sueños.

Basado en los estudios de Derr y Zimpfer (1996) se pueden exponer los sueños en un grupo tratando de encontrar interpretación colectiva. Con el objetivo de evitar represiones se pueden describir los sueños anónimamente o empleando seudónimos, por ejemplo, por escrito.

La interpretación de sueños es un hecho notable desde la antigüedad hasta nuestros días (Sjostrand, 1998) pero aún permanece como un desafío y un reto cuando apenas iniciamos un nuevo siglo que se ha dado en denominar de muchas maneras, siendo para nosotros, el siglo del cerebro. Tal vez se requiera mucha investigación para lograr alcanzar una mejor respuesta a la pregunta o tal vez sea necesario no tan sólo eso sino esclarecer el problema más complejo de la estructura de nuestra mente y su relación con el cerebro, conocido también como problema de la conciencia. Cuando soñamos estamos conscientes de que somos un Yo. el mismo de la vigilia aunque viva en un mundo diferente y con un espacio-tiempo diferente.

¿Expresan nuestros sueños pasivamente nuestro mundo psíquico o pueden ser creativos ?

La existencia de sueños más lúcidos que otros (Leguerica. 1996) está en consonancia con un mayor nivel de conciencia que puede monitorearse mediante experiencias en las que se ubiquen registros de MOR (REM). Tales sueños que expresan un nivel más elevado de la conciencia se ubican hacia el final de un continuum con relación a los menos lúcidos. En ese orden de ideas el nivel más elevado de conciencia puede alcanzarse tal vez en aquellos sueños en que nos damos cuenta que estamos soñando (Leo, 1998) o bien cuando soñamos que tenemos otros sueños.

La hipnosis puede utilizarse para provocar sueños. En un trabajo de Pinnell en 1998 los sujetos con facilidad de caer en hipnosis (n =20) y que pasaron a recibir sugestiones de sueños reportaron mayores procesos primarios en sus sueños que otros 20, fácilmente hipnotizables, que fueron instruidos a permanecer alertas.

La capacidad de narrar historias puede vincularse con una mayor creatividad. La narración de sueños como propone Groves (1997) indica que los sueños reflejan creatividad, lo que se enmarca dentro de otros trabajos como el de Silva (1997) en que se estimula mediante el entrenamiento el recuerdo de los sueños y su posibilidad de solucionar problemas al soñante. Estas ideas están enmarcadas en la hipótesis de Jung que considera al sueño como proceso creativo del subconsciente comunicando ideas creativas mediante símbolos que pueden interpretarse mediante ciertas técnicas (Freid-R, 1991).

Puede pensarse que los sueños son importantes en la regulación de la conducta, afectos, emociones, intenciones, adaptación general.. En este contexto la asimetría hemisférica puede darnos algunas pistas. Se plantea por Daele (1996) que el hemisferio izquierdo es la región del pensamiento mientras que el derecho es el de los sueños.

Muff (1996) sugiere que los sueños en personas con SIDA pueden iluminar actividades del subconsciente para guiar a una muerte en paz.

¿Cómo interpretan al sueño otras culturas?

La interpretación del tiempo por algunas culturas indoamericanas parecen influir en sus concepciones generales sobre la vida, la muerte, los sueños. Las ideas de Highwater (1983) al respecto son que en occidente el tiempo se concibe como un escenario espacial en el que el pasado está detrás (decimos antes) el presente está aquí (decimos ahora) y el futuro está delante (decimos después) mientras que para los indígenas tienen una concepción del tiempo completamente diferente que denomina temps-rêve en su concepción no hay pasado, ni futuro, todo funciona como si estuviéramos siempre en un presente. Por eso muchas cosas que nos asombran y parecen fantásticas a nosotros son normales para ellos. En tal sentido cita las experiencias de Castaneda con Don Juan y otros rituales. No parece sencillo ubicarnos en esa concepción temporal que permite predecir el futuro y vivir de nuevo el pasado. Pero si pensamos seriamente que el presente es muy difícil asirlo en nuestra concepción, desaparece de pronto el complejo hegeliano que nos asigna superioridad en todo. Al menos está claro que nuestra concepción del tiempo como escenario de sucesos inalterables y donde la simultaneidad existe no coincide con los datos aportados por la teoría de la relatividad, hasta el presente irrebatible. En ese orden de ideas el sentido común actual en occidente continúa considerando al tiempo absoluto de Newton y nos asombran las diferencias temporales de un mismo suceso aceptadas por al relatividad y por los indígenas pero no por los sabios que permanecemos aferrados a viejas tesis aparentemente superadas. Pues bien, esa forma de ver el tiempo por esas culturas se parece bastante a como vemos las cosas en el mundo que vivimos mientras soñamos, que al despertar nos parece ilusorio.

En línea con lo dicho Narby (1992), un antropólogo interesado en las culturas amazónicas, estudió en si mismo y analizó los efectos de una bebida conocida como ayahuasca con sus visiones (para nosotros alucinaciones) provocadas por la dimetiltriptamina, sustancia similar al LSD, que se encuentra en el brebaje mezclada con antagonistas de la MAO que degrada a la sustancia activa alucinógena.

Para los chamanes de la zona sus visiones son tan reales como para nosotros los átomos y moléculas que curiosamente nunca vemos directamente. Se señala la regularidad relativa de tales visiones indicando que las más peculiares son visiones de serpientes dobles y de la vida del sujeto que pasan como escenas de un filme pero con un nivel de interpretación increíble que no se tenía en el instante primario.

El ritual requiere beber el ayahuasca escuchando cánticos del chaman en un ambiente tranquilo de la selva. Luego de beber ayahuasca muchas personas cambian su forma de vida incluyendo a drogadictos. Narby señala además que en otras zonas no es el ayahuasca sino el tabaco, el peyote y un ritual inductor de sueños que tienen los chamanes australianos.

Posiblemente para analizar nuestros sueños deberíamos tener presente al filósofo chino Chuang Tzu, contando uno de sus sueños (Cassidy, 1991). Partiendo del punto de vista de que nuestras concepciones temporales son erróneas, más cercanas a la concepción clásica newtoniana, estamos analizando entonces un fenómeno que ocurrió en una concepción quizá distinta del tiempo a la que tenemos en la vigilia pero con los parámetros de la vida diurna. Sería interesante que un chaman con su concepción de temps-rêve analizara nuestros sueños, tal vez encontraríamos explicación a algunos datos incomprensibles.

LA CONCIENCIA EN LAS ENSOÑACIONES

Tal vez la dificultad más inalcanzable en nuestra época para interpretar los sueños está en que no sabemos todavía el origen ni lo mecanismos de la conciencia. Si bien es cierto que no conocemos su origen y mecanismos si podemos definir sus posibles funciones. Cuando realizamos una actividad a la que estamos muy acostumbrados como caminar al retornar a casa la secuencia de pasos flexores y extensores no es consciente y sin embargo la seguimos ejecutando siempre que nuestro sistema nervioso conserve su integridad. Pero si vamos caminando y escuchamos el claxon de un coche que surge de súbito detenemos la marcha y se hace consciente que debemos esperar el paso del auto para dar inicio de nuevo a la marcha, que tan sólo a los inicios será consciente. Esto puede aplicarse a las habilidades motoras que aprendemos en los deportes. En el Karate, el Judo, la Gimnasia, la calistenia, o el baseball las acciones más habilidosas tan sólo son conscientes cuando se están aprendiendo pero cuando se dominan si empleamos la conciencia en detallar los pasos específicos que las constituyen la actividad se ejecuta generalmente mal. Eccles (1992) ha conjeturado que nuestras acciones conscientes utilizan los sectores corticales mientras que en las acciones habilidosas inconscientes ya aprendidas juega un rol principal el cerebelo. La conciencia en tal caso emergería ante la necesidad de solucionar un problema pero una vez resuelto en lugar de ayudar perjudicaría la ejecución habilidosa. Un buen jugador de baseball como Omar Linares que por una razón dada ( justificada o no) al batear se concentrara en las acciones musculares flexoras, extensoras y de apoyo postural obtendría como resultado una mala ejecución del bateo siendo con seguridad su conexión nula. Quizá el gasto energético superior que implica la acción consciente con respecto a la no consciente sea la causa.

Los sueños son atisbos de conciencia en un mar de inconciencia y si aceptamos a priori la función de solucionar problemas de la conciencia también nuestros sueños deberían surgir ante la necesidad de resolver problemas, extinguiéndose una vez que este haya sido resuelto. Tenemos la sensación algunas veces que hemos soñado demasiado y coincide que nos sentimos muy cansados, o bien tras una pesadilla o un sueño desagradable nos sentimos deprimidos o alterados, aquí la emergencia de la conciencia en el sueño parece habernos jugado una mala pasada parecida a la sucedida a Omar Linares. En otras sin embargo los sueños nos dejan recuerdos placenteros que duran casi todo el día. En estos últimos el rol ha sido, beneficioso aunque no podamos interpretar la razón exacta. La manifestación de deseos subconscientes mediante el sueño como pensaba Freud, la equilibración de Jung del subconsciente con el consciente mediante el soñar creativo, la simbolización de estímulos internos y externos son explicaciones que pudieran estar incluidas junto a otras dentro de una más simple pero más general que nuestros sueños son actividad consciente que justificadamente o no emerge para solucionar problemas. Queda entonces la interrogante ¿qué problemas? Investigaciones dirigidas en ese sentido deberían proyectarse. Somos del criterio que no tan sólo aclararían mucho mejor el problema de nuestros sueños sino que también contribuirían con la solución del problema de la conciencia, para muchos el problema fundamental de las neurociencias.

Arriba

Conclusiones

La interpretación de los sueños en el siglo XIX se separó de las ideas no científicas en que se desarrollaron las primeras experiencias que condujeron a la separación de los estudios del dormir y del soñar que se mantuvieron unidos hasta esa época. Estas investigaciones fueron en su mayoría análisis de los sueños de los propios experimentadores. Los resultados más importantes resaltaron la importancia de estímulos exteriores, de la vida diaria y de las aspiraciones de los sujetos en la conformación de los sueños

Sobre la base de estudios minuciosos de la interpretación del soñar en Occidente desde la Grecia hasta las observaciones del siglo XIX, Freud elaboró una hipótesis de sueño que posibilitó el desarrollo de la interpretación en pacientes psiquiátricos y que constituyó un impulso para el desarrollo directo del psicoanálisis y de la psicoterapia e indirectamente para la utilización de psicofármacos y estudios de la conciencia. La hipótesis de Freud expresa que los sueños son resultado de nuestra actividad psíquica y no provienen de dioses ni de otros seres, expresan nuestros deseos que son reprimidos en la etapa de vigilia permaneciendo ocultos en el subconsciente apareciendo de modo simbólico en nuestros sueños debido a la actividad de censura presente también en el soñar. Muchos han sido los pacientes beneficiados por Freud y por sus seguidores, y una variedad de resultados importantes que han sido obtenidos siguiendo la hipótesis.

De los estudios originales de Freud uno de sus seguidores que se convirtió en su crítico desarrolló otra hipótesis. Similar en el sentido que utiliza la relación del consciente con el subconsciente igual a la de Freud, pero diferente en el sentido que indica que los sueños no son deseos reprimidos ni síntoma, sino una operación creativa del subconsciente. Para Freud el subconsciente está supeditado al consciente mientras que para Jung el subconsciente viene a ser la madre del consciente. El hecho que los sueños nos abren la perspectiva cuando estamos ofuscados y que existan casos en la historia de reportes de sueños creativos hace que esta hipótesis reciban cierto apoyo y que las ideas antiguas acerca de los sueños aunque ingenuas tengan algo de real.

Freud y Jung aunque terminaron como enemigos han dado aportes que se complementan y han impulsado estos estudios. Como sucede con muchos ejemplos de la ciencia contemporánea las dos hipótesis son útiles para el diseño de experiencias y se mantienen vigentes y aportando resultados. No hay conclusión aún acerca de si deben ser rechazadas para convertirse en teorías o rechazadas con lo que se convertirían en descaminadas. Continúan siendo hipótesis tentativas.

En contraposición a las ideas de Freud y Jung de que el sueño es una actividad psíquica los conductistas minimizaron el papel de los sueños. Ello se debió a la idea conductista de las cajas negras en la que lo importante es la relación Estímulo —> Respuesta. Al conductismo no le interesa la flecha, es decir la psiquis, la conciencia, lo que considera un aspecto irrelevante o inexistente. Comoquiera que mientras soñamos somos conscientes que somos un Yo que sufre y que al menos cree que actúa en un mundo raro pero mundo al fin si se ele resta importancia a ese aspecto entonces desaparece el interés en el soñar y reducimos éste al dormir ya sea soñando o no. La noche negra del conductismo es responsable del descuido que se le ha dado en una buena parte del siglo a los estudios de la conciencia y a la interpretación de los sueños. Hoy día ha sido enterrado por el cognitivismo pero debemos alertarnos en el sentido que es como la madrastra de Blanca Nieves que regresa después de la muerte.

¿Qué función cumplen finalmente los sueños? No cabe dudas que dormimos diariamente y que a veces tenemos etapas de ese dormir en que nos encontramos soñando con situaciones, personas y cosas que se olvidan con facilidad. Existen datos que permiten sugerir que una serie de procesos como el crecimiento en niños, la memoria y la compensación de energías disipadas por el que hacer diario se facilitan mientras dormimos. Aunque se requieren verificaciones más precisas algunos de estos procesos son coincidentes con las etapas del dormir en que suelen aparecer las ensoñaciones (fase 4 de del sueño de ondas lentas y etapa MOR o REM). Puede por tanto al menos sugerirse cierto paralelismo entre el sueño con ensoñaciones y ciertos procesos corporales que incluyen secreciones hormonales, variaciones del sistema autónomo, de la temperatura, crecimiento, memoria, etc. En tal caso las ensoñaciones jugarían un rol positivo.

Algunas personas señalan que cuando sueñan no descansan. ¿Será acaso que en esos sueños que recordamos, despertamos seguidamente y al despertar gastamos energía que recuperamos al dormir sin sueños? Resultados en pacientes deprimidos con y sin tratamiento apuntan a que los sueños dejan de recordarse en los pacientes con tratamiento y se recuerdan vívidamente en los no tratados. En ese orden de ideas los sueños serían un grito de alarma y tal vez un síntoma de alteración.

Comoquiera que están planteadas dos alternativas (función positiva o de alarma) deberíamos buscar otras posibles sendas que permitan descubrir funciones de las ensoñaciones. Resulta difícil definir la función del sueño sobre la base de estudios comparados con otras especies. No obstante existe la certidumbre de muchos propietarios de perros domésticos de que a veces estos tienen pesadillas u otros sueños.

Existen también en este sentido ejemplos contradictorios. El consenso de observadores de la conducta de los mamíferos acuáticos, como los delfines, señala que estos no duermen nunca sino que van inhibiendo alternativamente cada hemisferio con vistas a poder respirar en la superficie. En tal caso las funciones de los sueños, ya sean de alarma u otras beneficiosas tendrían que ser suplidas de alguna manera.

En los últimos años y debido al apoyo de las Neurociencias, de nuevas tecnologías, y del desarrollo del cognitivismo en contraposición del conductismo los estudios de la conciencia han aumentado en interés hasta el punto que algunos entendidos creen que estamos en la gestación de una nueva ciencia, la ciencia de la conciencia. La interpretación de los sueños sin dudas se está beneficiando mucho con esto. Las interpretaciones de nuestros sueños jamás podrán ser totales sin que se aclare la relación de nuestros cerebros con nuestras mentes, el llamado problema mente-cuerpo o cerebro-mente. Los sueños son un subproblema de este problema mayor.


También en los últimos tiempos se ha tomado en cuenta, en Occidente, de la necesidad de extraer aspectos positivos de otras culturas. La meditación de los indios, los ritos de los chamanes australianos que provocan sueños creativos y curativos, los brebajes como el ayahuasca y el peyote que son alucinógenos y que se utilizan como el tabaco por ciertas culturas de América junto a cantos y danzas para inducir sueños despiertos en los que se cuenta que desfilan por delante de nosotros como en un filme pasajes de nuestras vidas que se califican por nosotros como alucinaciones, pero para los chamanes son visiones. Será necesario incorporar estos datos para que obtengamos una visión más acabada. La realización de un programa de investigaciones completo en el que se desarrollen acciones de laboratorio y en el terreno de los chamanes es el camino a seguir.

¿Pueden ser creativos nuestros sueños? A veces cuando soñamos con algo que nos deja recuerdos agradables nos sentimos estimulados fuertemente durante el día. Otras veces sucede lo contrario, tenemos una pesadilla, o un sueño contrario a nuestras preferencias y nos deprimimos para la actuación diaria. En otras ocasiones los sueños son neutros en cuanto al sabor que nos dejan al amanecer.

Durante la vida diurna hay ocasiones en que aparecen soluciones súbitamente a problemas que nos han ofuscado durante mucho tiempo que pasan al olvido si no nos percatamos que debemos fijarlos, escribiéndolos o de otra manera. El grito de Eureka de Arquímedes y el yo la tengo de Poincoiré son dos ejemplos clásicos de tal hiperlucidez. Se puede especular que las ensoñaciones pudieran ser un atisbo de la conciencia que aparece durante el estado de inconciencia. Comoquiera que la conciencia juega un rol en la solución de problemas complejos, nuestros sueños tendrían como función principal la de enfrentar problemas, que pueden ser agudos provenientes del organismo durmiente o de su entorno o crónicos que nos ocupan en el estado de vigilia. Los ejemplos de sueños creados o modificados por el despertador que suena y la solución que dieron Kekulé, Lomonosow y Loewi a problemas candentes de la ciencia mediante sueños creativos apoyan la sugerencia.

Arriba

Anexo 1. Personalidades célebres y ensoñaciones

Las imágenes del sueño contienen la mayoría de las veces lo que el hombre ya piensa en la vigilia. Artábanos, intérprete de sueños de los persas disuadiendo a Jerjes que soñaba frecuentemente que vencía a los griegos

Los sueños son de naturaleza demoniaca, no divina Aristóteles, 1er tratado de sueños

Parece que al soñar los abogados defienden causas e interpretan leyes, los generales dan asaltos y combates Lucrecio Caro, fragmento del poema rerum natura, de la naturaleza de las cosas

En nuestros sueños en particular se agitan en el alma los restos de las cosas en que hemos meditado y hemos promovido en la vigilia. Cicerón

Duerme poco, que nunca antes

las rosas de la felicidad

perfumaron el sueño de nadie

y en lugar de entregarte

a ese hermano de la muerte

bebe vino!

Omar Kayan, 1100

Yo sueño que estoy aquí

de estas prisiones guardado

y soñé que en otro estado

más lisonjero me ví

¿qué es la vida, un frenesí,

que el mayor bien es pequeño

pues toda la vida es sueño

y los sueños, sueños son?

Calderón de la Barca

La imagen del mundo nace en nosotros porque nuestro intelecto moldea las impresiones que le vienen desde afuera en las formas del tiempo, el espacio y la causalidad. Los impulsos del interior, del simpático, se exteriorizan en el día a lo sumo como influencia inconsciente. Pero de noche, cuando cesa el efecto ensordecedor de las impresiones diurnas, las impresiones que emergen del interior pueden atraer la atención, de igual modo que de noche escuchamos el murmullo de las fuentes que el alboroto diurno hace imperceptible. El intelecto ante esos estímulos reaccionará y transformará estos en figuras que ocupan tiempo y espacio, que se mueven siguiendo el hilo de la causalidad, y así nace el sueño. Schopenhauer, 1851

Nunca se retoma la vida diurna con sus alegrías, sus dolores, sus placeres; más bien el sueño se propone liberarnos de ella. Burdach, 1838

El sueño es algo enteramente separado de la realidad vivenciada en la vigilia.....pero por extraordinario que sea su trámite, nunca podrá separarse verdaderamente del mundo real Hildebrandt, 1875

Nous rêvons de ce que nous avons vu, dit, désiré ou fait. Maury, 1878

Los sueños son la calzada real del subconsciente. Sigmund Freud, 1900

En los sueños colocamos lo más universal, verdadero, eterno que descansa en la obscuridad de la noche primordial. Está allí aún el todo y el todo está en el soñante, indistinguible de la naturaleza y descansando sobre el ego escondido. De esas profundidades surgen los sueños, que no son ni infantiles, ni grotescos, ni inmorales. Karl Jung. 1954

Anexo 2. Sueños creativos

Fase 1.- ¿Cómo recordar los sueños?

Entrenamiento que dura un mes como promedio aunque algunas personas logran antes de ese tiempo resultados. Consta de 7 pasos.

En primer lugar debe preparar las condiciones de la cama y tener a mano un lápiz y papel para cuando despierte de inmediato escribir lo que recuerde

  1. Hacer un descanso mental 1O minutos antes de ir a la cama. Sentada (o) en un sitio cómodo, agradable y con poco ruido y luces no molestas deje que vuele el pensamiento haciendo balance PNI de lo acontecido en el día (P= lo positivo del día que culmina; N= lo negativo; I= lo interesante que llama la atención pero que no puede clasificar como bueno ni como malo.)
  2. En el mismo sitio y en la misma posición (5 minutos) proponerse los objetivos a alcanzar en el sueño y en el día de mañana.
  3. Ya en la cama y en decúbito supino (boca arriba) dirija los ojos hacia arriba unos 20 grados y discretamente hacia arriba, cierre los párpados suavemente y cuente regresivo del 50 al 1 tratando de visualizar los números brotando de su frente al ritmo de cada espiración (expulsión del aire) lenta del aire pero no esforzada.
  4. Cuando llegue al 1 ubicar la mente visualizando un sitio o situación agradable en la que haya sido exitoso o triunfado en su vida. Recréese aquí un rato (3 minutos aproximadamente).
  5. Pasado ese tiempo y visualizando el mismo sitio repítase una 10 veces en conteo regresivo la frase: "Cada día en todos sentidos estoy mejor, mejor, mejor"
  6. Finalmente se cuenta del 1 al 5 también durante la espiración diciéndose mentalmente al inicio que cuando cuente el 5 se dormirá y que tendrá esa noche un sueño que recordará al despertarse.
  7. Cuando despierte anote todos los datos del sueño

Fase 2. Sueños creativos

Una vez terminado el entrenamiento comienza la de sueños controlados que pueden ser muy creativos. Se sigue el mismo esquema de 7 pasos con los cambios siguientes:

  1. Hacer un descanso mental 5 minutos antes de ir a la cama. Sentada (o) en un sitio cómodo, agradable y con poco ruido y luces no molestas deje que vuele el pensamiento haciendo balance PNI de lo acontecido en el día (P= lo positivo del día que culmina; N= lo negativo; I= lo interesante que llama la atención pero que no puede clasificar como bueno ni como malo).
  2. En el mismo sitio y en la misma posición (3 minutos) proponerse los objetivos a alcanzar en el sueño y en el día de mañana.
  3. Ya en la cama y en decúbito supino (boca arriba) dirija los ojos hacia arriba unos 20 grados y discretamente hacia fuera. Cierre entonces los párpados suavemente y cuente regresivo del 10 al 1 tratando de visualizar los números brotando de su frente al ritmo de cada espiración (expulsión del aire) lenta del aire pero no esforzada.
  4. Cuando llegue al dígito 1 ubicar la mente visualizando un sitio o situación agradable en la que haya sido exitoso o triunfado en su vida. Recréese aquí un rato (3 minutos aproximadamente).
  5. Pasado ese tiempo y visualizando el mismo sitio repítase una 5 veces en conteo regresivo la frase: "Cada día en todos sentidos estoy mejor, mejor, mejor".
  6. Finalmente se cuenta del 1 al 5 también durante la espiración diciéndose mentalmente al inicio que cuando cuente el 5 se dormirá y que tendrá esa noche un sueño que le dará la solución a un problema bien identificado y que recordará el sueño al despertarse.
  7. Cuando despierte anote todos los datos del sueño y trate de ver de inmediato que significado tiene con respecto al problema. Siga los dictados de su corazón y anótelo rápidamente aunque crea que es ridículo. si lo deja para más tarde no recordará el sueño o sus razonamientos impedirán el verdadero análisis.

Anexo 3

Comparación de interpretación de sueños de Freud y Jung

Hipótesis de Sigmund FREUD Hipótesis de Karl JUNG
Radical contra viejas tesis del sueño Cierta asociación con viejas tesis
Consciente è Subconsciente (SC)
Subconsciente è Consciente
Sueño como germen de Neurosis
Sueño modo natural de hablar del SC
Sueño como deseos ocultos
Sueño compensador : SC è C
Símbolos generales
Simbolismo individual
Sueños como síntomas de afecciones
Sueños creativos

Ejemplos de símbolos del sueño según recopilación de Freud.

Símbolo
Significado
Techo de habitación con arañas y sapos
Dolor de cabeza
Horno llameante
Pulmones
Un hombre encuentra en la calle: clarinete, pipa de fumar o abrigo de piel
Sueño sexual del hombre. Clarinete y pipa el pene y piel = vello pubiano
Mujer que sueña que atraviesa un patio para llevar una carta a un señor
sueño sexual en mujer: patio=unión de muslos; vagina=senderito estrecho
Caminar por calles enfangadas
estímulo intestinal
Sueño con aguas espumosas
estimulación de vejiga
Pelea con perros o toros bravos
estimulación dolorosa
Mujer perseguida por hombre desnudo
sueño sexual en la mujer
Rey y reina en sueños
Padre y madre
Armas largas, cuchillos, bastones, tronco de árbol, paraguas, lima de uñas
Pene
Estuches, cajitas, armarios, cofres, hornos, barcos, cavidades, recipientes
Vientre femenino
Caída
angustia
Flotar en el aire, volar
erotismo, erección
Nadar con placer surcando las olas
Enuresis
Fuego
Enuresis
Mujer soñando que la rescatan del agua
Parir
Ladrones, fantasmas, visitantes nocturnos
Enuresis
Fractura de un hueso
Ruptura matrimonial

Ejemplos de simbolismo del sueño en China según la interpretación de sueños de Chang-Meng (William Cassidy, 1991)

Ancestros: Visualizar antecesores en sueños significa que la buena fortuna está arribando

Bebidas. Borracheras indica enfermedad. Beber en un lugar alto indica mucho dinero llegando

Botes. Conducir en sueños un bote de velocidad indica una suma substancial de dinero que te llegará. Conducir un bote pasando bajo un puente indica gran fortuna y dinero. Ver o guiar un bote lento indica paz, tranquilidad y algún dinero. Un bote de mal aspecto indica desventaja en algún beneficio esperado.

Caballos. Montar un caballo veloz indica buenas noticias. Montar un caballo lento indica malas nuevas. Un caballo bailando frente a su puerta indica el fin de preocupaciones y problemas.

Campanas. Una campana tañendo indica visita de un familiar o amigo muy distante

Campos. Un campo productivo indica que siempre tendrás dinero. Caminar en sembrados de vegetales indica suerte en asuntos de dinero. Caminar en un jardín significa buena suerte. Soñar que estás sembrando vegetales indica larga vida.

Cangrejos. Ver cangrejos indica que tu enfermedad terminará. Si se ve un cangrejo que se convierte en pez perderá su dinero y propiedades.

Carros. Un carro que no anda indica que no obtendrás lo que deseas. Un carro sin neumáticos indica pérdida de moneda. Si una persona enferma entra al coche indica mala fortuna muy seria. Un carro que anda indica un período de buena suerte en asuntos menores.

Casas. Un diente en el piso de la casa indica preocupación por tu mamá. Un diente en la sala indica evento desafortunado para tu familia. Piso roto indica enfermedad para ti. Caminando hacia un piso alto de la casa indica buena fortuna. Casa vacía indica que alguien que conoces se irá. Limpiando la casa indica que un visitante lejano vendrá. Decorando la casa indica buena fortuna. Caminar dentro de la casa señal de buena fortuna. Quemar la casa indica ventajas en negocios. Un poste o pilar de la casa cayéndose indica un gran desastre.

Cisne. Un cisne volando en el cielo indica un pequeña discusión. Un cisne blanco por la vía indica un encuentro nada placentero con la policía. Cotorras llamándolo con su nombre indica una discusión. Un pájaro cayendo sobre tu cuerpo indica un niño con fama y fortuna. Un peacock indica grandes cantidades de dinero. Un pollo sobre un árbol indica dinero llegando.

Colinas . Caminando o ascendiendo una colina sin yerba verde indica el fin de una enfermedad. Correr loma abajo indica que el dinero está llegando

Comidas. Soñar que comes sólo vegetales indica mala suerte. Comer carne de res indica buena suerte. Comer un gran trozo de res indica una discusión. Comer maíz indica separación. Comer carne cruda indica mala fortuna. Comer carne cocida indica buena fortuna

Danza o baile. Ver en sueños una danza indica una discusión. Danzas en el agua indica dinero y buena fortuna

Deudas. Si se ve pagando deudas en el sueño significa que se recupera de las enfermedades

Discusiones: discutir en sueños con el marido o esposa quiere decir que enfermarás. Si alguno te humilla recibirás dinero de una fuente no esperada. discusiones con algún extranjero o alguien que se conoce vagamente indica buena fortuna.

Dragones. Un dragón que se te acerca indica mucho dinero y fama. Un dragón acompañado de una serpiente indica pequeña suma de dinero

Enfermedad. Una persona llorando y riendo al mismo tiempo indica que tu enfermedad desaparecerá.

Espíritus buenos. Penetrar en sueños al templo con un espíritu en movimiento indica que una gran fortuna se te acerca. Si se mueven las estatuas de los espíritus en tu cuarto indica gran fortuna. Si te ves orando con estatuas en movimiento quiere decir que el dinero está llegando. Hablar con espíritus significa buena fortuna. Recibir espíritus en tu casa una familia feliz y afortunada. Si los espíritus están molestos significa mala fortuna. Espíritus y santos entrando en tu casa significa comida y ropas en abundancia. Hablar con un espíritu del sexo femenino indica un niño con fama y fortuna en la casa. Si te muerden los espíritus es signo de mala fortuna.

Fantasmas. Discusión con fantasmas indica que prolongará su vida. Ser derrotado por fantasmas indica mala fortuna.

Follaje. Verse en medio de un follaje indica buena familia. Viendo que su huerto produce verdor maravilloso indica muchas clases de buena suerte. Ver un follaje muerto significa que hay una mala persona rondándote. Sentado o descansando en una tienda de flores indica el fin de una enfermedad. Dividiendo flores con otros significa separación.

Ganado vacuno: Un buey o vaca amarillo entrando en tu casa indica dinero, fama y fortuna. Un buey yendo loma arriba indica gran fortuna y éxito. halar un buey indica que grandes cantidades de dinero viene.

Gatos. Un gato persiguiendo una rata indica que el dinero está llegando.

Hacer fuego. Todas las preocupaciones y problemas desaparecerán rápidamente

Hormigas: Soñar con hormigas subiendo a la cama indica malas noticias en el futuro

Joyas. Joyas indican que la riqueza vendrá. El jade indica la mayor riqueza y poder.

Llanto. Escuchar o ver llanto distante indica enfermedades

Muertos. Verse muerto en el sueño rodeado de otros muertos significa gran fortuna que se acerca. Ver un muerto que se levanta indica que recibirás una carta.

Nubes. Nubes a tu alrededor quiere decir éxito en negocios. Blancas buena fortuna, negras mala fortuna. Nubes que no cubren al sol indica solución de un problema. Nubes coloreadas indica gran fortuna. Cielo nublado indica fracaso. Un cielo con nubes y lluvioso es mala fortuna.

Pañuelo. Indica una discusión.

Peces. Capturar un pez con una red indica que grandes sumas de dinero están llegando.

Peleas. Derrotar a una persona indica que recibirás pronto asistencia. Pelear con tus hermanos indica buena fortuna. Pelear con tu esposa o esposo indica que sus problemas serán resueltos. Si tu amor te muerde o golpea indica mala fortuna. Dos mujeres peleando indica enfermedad. Derribado por un policía indica que recordarás un familiar fallecido. Si terminas empatado con alguien indica enfermedad.

Pelo. Ver pelo blanco cayendo desde tu cabeza indica preocupación por hijos o nietos. Verse el pelo totalmente blanco indica vida larga y gran fortuna. Cabello descuidado indica que hay un asunto que debes tratar con urgencia. Ver una mujer con cabello descuidado indica encuentro sexual. Si se le cae el pelo y coincide con dolor de estómago en el sueño indica mala fortuna. Verse rascándose el cabello y lavándose la cara indica el fin de preocupaciones. Lavándose la cara y mudándose a una nueva residencia indica el fin de enfermedad

Perros. Un perro que muerde indica preocupación y pérdida de dinero.

Puentes. Un puente roto indica encuentro con la policía o el gobierno. Un puente roto con agua puede indicar dinero de fuentes de gobierno o por leyes.

Puertas. Una puerta rota indica mala fortuna. Una puerta que se abre indica que tu pareja tendrá un amante. Una puerta abierta indica gran fortuna

Rinoceronte. Un rinoceronte entrando en tu casa indica que alguien que conoces se irá

Sangre. Si hay sangre cubriendo tu cuerpo esto indica buena fortuna

Sarcófago. Un sarcófago penetrando en la tierra indica el fin de preocupaciones y problemas. Un sarcófago abierto indica fortuna excelente. Ver un muerto o vivo levantándose de un sarcófago indica que el dinero viene.

Tumbas. Verdor maravilloso alrededor de la tumba indica gran fortuna. Suciedad sin verdor indica mala fortuna.

Vestido. Cortando un vestido con una tijera o cuchillo indica recepción de dinero

Vestimenta. Vistiendo ropa muy apretada indica que su nieto será saludable. Vestido nuevo significa un amante nuevo.

Referencias Bibliográficas.

  1. Beauchemin KM; Hays P. Dreaming away depression: the role of REM sleep and dreaming in affective disorders. J Affect Disord. 1996 Nov 25; 41(2): 125-33 .
  2. Bollas C. Figures and their functions: on the oedipal structure of a psychoanalysis. Psychoanal Q. 1996; 65(1): 1-20
  3. Cassidy W. L. Introduction to Chan Meng: Chinese Dream Analysis. ? 1991 Disponible en: http://users.deltanet.com/~wcassidy/astro/dreamintro.html
  4. Christo G; Franey C. Addicts' drug related dreams: their frequency and relationship to six month outcomes. Subst Use Misuse. 1996 Jan; 31(1): 1-15. 101
  5. Derr DB; Zimpfer DG. Dreams in group therapy: a review of models. Int J Group Psychother. 1996; 46(4): 501-15.
  6. Eccles. JC. la evolución del cerebro. Formación de la Conciencia. Editorial Labor. SA. España. 1992
  7. Flowers LK; Zweben JE. The dream interview method in addiction recovery. A treatment guide. J Subst Abuse Treat. 1996; 13(2): 99-105.
  8. Freud S. La interpretación de los sueños (primera parte). Recopilación y comentarios de James Strachey, con ayuda de Anna Freud. Obras completas (vol 4: 1900). Amorrortu editores. Buenos Aires, 1979.
  9. Freud S. La interpretación de los sueños (segunda parte). Recopilación y comentarios de James Strachey, con ayuda de Anna Freud. Obras completas (vol 5: 1900-1901). Amorrortu editores. Buenos Aires, 1979.
  10. Frey Rohn, L. De Freud a Jung. FDE, Mexico, 1991.
  11. Groves JE. The narrative and rhetoric of dreams: six literary fragments by a novelist Am J Psychother. 1997;51(1): 1-13
  12. Heather Greener GQ; Comstock D; Joyce R. An investigation of the manifest dream content associated with migraine headaches: a study of the dreams that precede nocturnal migraines. Psychother Psychosom. 1996; 65(4): 216-21.
  13. Highwater J. L´Esprit de Láube, Vision et realité des indiens D´Amérique. Editions L´Age d´Homme, SA, New York, 1984
  14. Kohler T; Borchers H. Experimental psychological evaluation of Freud's dream theory. Replication and extension of an earlier study. Psychother Psychosom Med Psychol. 1996 ; 46(12): 419-22.
  15. Korabel'nikova EA; Golubev VL. Dreams in neuroses in children and adolescents. Zh Nevropatol Psikhiatr Im S S Korsakova. 1996; 96(3): 29-31.
  16. Korabelnikova EA; Kalinina LV; Golubev VL. Epilepsy and dreams in children. Zh Nevropatol Psikhiatr Im S S Korsakova. 1997; 97(1): 5-7.
  17. Leo S. "I dreamed that I was dreaming". Psychother Psychosom Med Psychol. 1998; 48(8): 268-73.
  18. Lequerica A. Lucid dreaming and the mind body relationship: a model for the cognitive and physiological variations in rapid eye movement sleep. Percept Mot Skills. 1996; 83(1): 331-6.
  19. Muff J. Images of life on the verge of death: dreams and drawings of people with AIDS. SO: Perspect Psychiatr Care. 1996; 32(3): 10-21
  20. Narby J. Le Serpent Cosmique L´ADN et les orïgines du savoir. George Editeur. Geneve Suiza, 1995
  21. Ogden TH. Reconsidering three aspects of psychoanalytic technique. Int J Psychoanal. 1996; 77 ( Pt 5): 883-99
  22. Olsson G. The informational value of dreams and associations. Scand J Psychol. 1996; 37(1): 16-36.
  23. Parmar MS; Luque Coqui AF. Killer dreams. Can J Cardiol. 1998 Nov; 14(11): 1389-91.
  24. Pinnell CM; Lynn SJ; Pinnell JP. Primary process, hypnotic dreams, and the hidden observer: hypnosis versus alert imagining. Int J Clin Exp Hypn. 1998; 46(4): 351-62.
  25. Popp CA; Diguer L; Luborsky L; Faude J; Johnson S; Morris M; Schaffer N; Schaffler P; Schmidt K. Repetitive relationship themes in waking narratives and dreams. J Consult Clin Psychol. 1996; 64(5): 1073-8.
  26. Schredl M; Lossnitzer T; Vetter S. Is the ratio of male and female dream characters related to the waking-life pattern of social contacts? . Percept Mot Skills. 1998, 87(2): 513-4
  27. Schredl M; Morlock M; Bozzer A. [Childhood memories and adult dreams]. Z Psychosom Med Psychoanal. 1996; 42(1): 25-33.
  28. Schredl M; Pallmer R. Sex specific differences of nightmares in students. Prax Kinderpsychol Kinderpsychiatr. 1998, 47(7): 463-76.
  29. Schredl M; Schafer G; Weber B; Heuser I. Dreaming and insomnia: dream recall and dream content of patients with insomnia. J Sleep Res. 1998; 7(3): 191-8.
  30. Silber A. Analysis, reanalysis, and self analysis. J Am Psychoanal Assoc. 1996; 44(2): 491-509
  31. Silva J., Bernd Jr E. El método silva para mantenerse en forma. Editorial Grijalbo, Mexico, 1997
  32. Sjostrand L. Dream interpretation a heritage from antiquity. Lakartidning. 1998; 95(51-52): 5902-4
  33. Sohn M; Sikora R; Hendrischke A. Value of registering nocturnal REM phase reated erections in diagnosis of erectile impotence. Wien Med Wochenschr. 1996; 146(13-14): 389-90.
  34. Shengold L. The moth as an allusion to (symbol of?) mother. Psychoanal Q. 1996; 65(3): 518-47.
  35. Verrier RL; Muller JE; Hobson JA. Sleep, dreams, and sudden death: the case for sleep as an autonomic stress test for the heart.Cardiovasc Res. 1996 Feb; 31(2): 181-211
  36. Xavier M. Dream interpretation in jung's theory a comparative analysis. (1996). Disponible en http://www.cgjungpage.org/iparticles.html.
  37. Zadra AL; Pihl RO. Lucid dreaming as a treatment for recurrent nightmares. Psychother Psychosom. 1997; 66(1): 50-5.
  38. Zivkovic M. Quantitative and qualitative scores on dream test. Percept Mot Skills. 1996 83(3 Pt 1): 867

Arriba

Última actualización: 16 de Mayo del 2002
Copyright © 2001 Facultad de Ciencias Médicas "Cmdte. Manuel Fajardo"
cev2002@infomed.sld.cu
 
Se ve mejor con Internet Explorer 4 o superior